Godoy e Iriarte se hicieron con la bahía

Participantes de la 51 edición de travesía a nado de Semana Grande/Lobo Altuna
Participantes de la 51 edición de travesía a nado de Semana Grande / Lobo Altuna

El riojano Marcos Godoy y la navarra Amaia Iriarte fueron los dos primeros nadadores en cruzar la línea de meta, quedando Iriarte séptima en la clasificación general | La travesía a nado de Semana Grande se ha disputado con un cambio de recorrido debido a las condiciones del mar

PAULA MUNGUÍASan Sebastián

Un año más, además de los nadadores y las nadadoras, el estado del mar fue el protagonista del jueves en la Travesía a nado del Paseo Nuevo, que este año ha celebrado su edición número 51. Como ya ha pasado en otras ocasiones, el tiempo no acompañó y las condiciones meteorológicas provocaron que la travesía cambiase de recorrido por motivos de seguridad.

Así lo explicaba Aitor Burgoa, del C.D. Fortuna y uno de los organizadores del evento: «El mismo día de la carrera sale una embarcación que analiza las condiciones de la mar, y en función de ello la organización decide qué plan se va a llevar a cabo, teniendo siempre en cuenta que nuestra prioridad es la seguridad de los nadadores».Y es que para que una actividad como esta, al aire libre y en el mar, salga bien, es necesario extremar las precauciones. «Aunque desde tierra parezca que el mar está tranquilo, cuando se sale de la bahía las condiciones cambian y empiezan los problemas», aseguraba Burgoa. Por ello, pasadas las diez de la mañana la organización daba a conocer la decisión del cambio de recorrido. En consecuencia, se llevaría a cabo el 'plan B', el cual consistía en salir desde la playa de La Concha y bordear la isla en sentido contratio a las agujas del reloj.

Entre los nadadores había de todo, desde los que se alegraban por no tener que pasar por el trago de luchar contra la marejada y los que, decepcionados, ansiaban precisamente eso, la pelea contra el viento y el mar. Los nervios previos al comienzo de la carrera eran palpables entre los participantes. Finalmente, 562 deportistas corrieron hacia la orilla con el pistoletazo de salida para cubrir los casi 3.000 metros de recorrido. Entre ellos había de todo: adultos, jóvenes, veteranos, novatos... Todos con la misma ilusión de cruzar la linea de meta. Antiguamente el recorrido comenzaba en el puente de Santa Catalina de Gros y finalizaba en la playa de La Concha. No obstante, el índice de participación ha ido aumentado tanto cada año que la organización tuvo que cambiar el recorrido de la travesía y poner el punto de salida en la playa de La Zurriola.

Salida por tiempos

La travesía correspondiente a la categoría infantil, por su parte, tuvo lugar una hora antes que la adulta, a las 11 horas. Los más jóvenes, de entre 11 y 14 años, partían del Náutico y, como los mayores, finalizaban en la playa de La Concha. A pesar de la lluvia que cayó durante el recorrido, los pequeños disfrutaron de la actividad y la experiencia. Fueron un total de 68 jóvenes promesas las que se animaron a meterse al agua.

Esta edición ha traído una novedad destacable. En ediciones pasadas las chicas iniciaban el recorrido cinco minutos antes que los chicos, independientemente de las marcas de unas y otros. Este año el sistema de salida ha cambiado, y por primera vez ambos sexos han salido al mismo tiempo.

Por motivos de seguridad, los nadadores salieron desde la bahía

Por primera vez, hombres y mujeres tomaron juntos la salida, por tiempos

El Club Fortuna ha desarrollado un plan de igualdad para doce de los deportes que ofrece. «Todos los participantes son iguales. Solo nos fijamos en el tiempo, independientemente del sexo, la edad o las condiciones físicas», explicaba el organizador. A June Ilzarbe, una de las nadadoras participantes en la travesía, le parecía «adecuado y necesario» el cambio que se ha llevado a cabo con la salida de la carrera. «Considero más apropiado que nos junten por tiempos y no por sexos, ya que el que las chicas salgamos a la vez que los chicos no implica que no podamos ganar o llegar antes que muchos ellos», explicaba June. Además, esta joven nadadora asegura que existen diferentes ritmos de nado en la travesía y que cada persona «tiene su cuerpo y sus condiciones físicas, al margen de su sexo».

Los ganadores

Muchos nadadores toman la salida por participar, pero otros muchos vienen a competir y a ganar. Este jueves, el ganador fue Marcos Godoy Martínez, de tan solo 19 años, que se llevó la victoria con un tiempo de 34'59''. Este nadador riojano pertenece a la Selección Española y compite en aguas abiertas en mar y en lago. Godoy participó en la travesía de Getaria-Zarautz y, encantado con el ambiente, se animó a participar también en la de Semana Grande.

«Me ha gustado mucho realizar la travesía, tanto por el lugar como por el ambiente», explicaba Godoy. Además, el joven nadador volverá para realizar la travesía del próximo día 25. En segungo lugar, Unai Arruabarrena Mayor cruzaba la línea de meta completando un tiempo de 36'39''. El nadador de Bidasoa no pudo hacerse con el primer puesto, como ya lo hizo otros años. Momentos después llegaba a la orilla el nadador del Fortuna Luis Goñi Iradi, con 37'25''. Y parece que todo se queda en familia, ya que su hijo quedó quinto en la absoluta, todo un logro teniendo en cuenta que tiene 14 años.

En categoría femenina ganó Amaia Iriarte Larralde, con un tiempo de 37'40'', que le permitió ser la séptima en la clasificación general. El pasado año la navarra ganó todas las travesías en las que tomó parte, y este año parece que lleva el mismo camino. La vizcaína Itxaso Alonso Fernández cruzó segunda la línea de meta con un tiempo de 39'31'', y tan solo cuatro segundos después la guipuzcoana Andrea Gómez Espinosa se hizo con el tercer puesto con un tiempo de 39'35''.