Golf

Un gesto que huele a despedida

José María Olazabal juega un hierro y despedida en Wentworth. / AFP
José María Olazabal juega un hierro y despedida en Wentworth. / AFP

Olazabal es homenajeado en el torneo más carismático del Circuito Europeo, en Wentworth

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Solo él sabe cuándo abandonará de forma definitiva el tour profesional para pasar al sénior, pero por la despedida que le brindaron los jugadores y público en la prueba del circuito europeo que concluye hoy en Wentworth, a una hora por carretera de Londres, puede que no esté lejos de hacerlo. Por de pronto, es seguro que no volverá a esta cita tan carismática, en la que se impuso hace 25 años, cuando se denominaba Volvo PGA Championship.

José María Olazabal, de 53 años, no pudo contener las lágrimas cuando al finalizar su recorrido se abrazaba a su amigo del alma, Miguel Ángel Jiménez, mientras jugadores de ayer y hoy le brindaban un caluroso y largo aplauso. Todos quisieron arroparle bien en el green del hoyo 18 o en la zona de recogida de tarjetas para darle un abrazo. Era el particular tributo al campeón de dos Masters y santo y seña del golf español, europeo y mundial. Un competidor nato que sigue disfrutando con el reto que representa salir al campo cada día y que cada vez tiene más dificultades para estar en cabeza de un deporte en el que se prima más a los grandes pegadores que a los finos estilistas con los hierros como Olazabal.

La web del European Tour homenajeó también al jugador de Hondarribia con un emotivo vídeo colgado en sus redes sociales.

El caballero del golf se marchó con clase, como los grandes, con una vuelta de par en el West Course, jugando por la tarde, cuando las condiciones eran bastante más complicadas. Rubricó una vuelta muy ordenada, con dos birdies, uno de ellos al mítico y difícil hoyo 17, y dos bogeys. No le bastó para pasar el corte y jugar ayer y hoy. Jon Rahm, con -15, saldrá hoy en lo más alto empatado con Danny Willett.

'Ollie', sobrenombre por el que Olazabal es conocido entre los británicos, se despojaba de su gorra y se marchaba raudo sin poder contener las emociones que mostraba su rostro, aplaudido por Jon Rahm y el donostiarra Adrián Otaegui, entre otros. Justo se atrevió a agradecer el cariño con una reverencia.

«Durante todo el día estuve repasando mi carrera en el Circuito Europeo, especialmente en los torneos jugados en este lugar tan especial (cuartel general del European Tour)», dijo. «Cuando llegué al hoyo 18 miré a las tribunas repletas de aficionado y vi a un gran grupo de jugadores españoles allí; fue cuando me emocioné y tuve que mirar hacia atrás. Tengo recuerdos maravillosos de todas las veces que jugué aquí, es un campo de golf maravilloso».

Olazabal compitió por primera vez en Wentworth en 1986, su temporada de novato en el Circuito Europeo. Pasó el corte antes de acabar en el puesto 44.

Con frecuencia sacó lo mejor de su juego en West Course. Se colocó entre los veinte primeros en seis de los siete siguientes años antes ganar en 1994, un mes después de vestir su primera chaqueta verde en el Masters de Augusta.

En aquel triunfo en West Course, Olazabal superó por un golpe a Ernie Els, en una temporada en la que obtuvo el cuarto lugar en la Orden del Mérito detrás de Seve Ballesteros, Bernhard Langer y Colin Montgomerie.

En dos semanas, en Madrid

Adorado en cada campo en el que juega, Olazabal ha confirmado su presencia en el Mutuactivos Open de España que se juega del 3 al 6 de octubre en el Club de Campo de Madrid. Vuelve a una cita que no jugaba desde 2014, cuando se disputó la edición en el PGA de Cataluña.

El capitán del equipo europeo de la Ryder Cup 2012 en aquella victoria irrepetible de Medinah, doble ganador del Masters de Augusta (1994 y 1999), así como de 30 títulos internacionales -seis de ellos en Estados Unidos- regresa a esta prueba para potenciar una nómina de jugadores espectacular, con Rahm, defensor del título; Sergio García, ganador en Holanda del KLM Open la semana pasada, Rafa Cabrera-Bello y Miguel Ángel Jiménez.

Jugar este torneo es especial para Olazabal porque fue en el que se estrenó como profesional en 1985, en el recorrido catalán de Vallromanas, aunque entonces no pasó el corte. Su mejor resultado fue en 1998 en El Prat, donde terminó segundo.