Golf

La Federación Francesa invirtió siete millones para organizar la Ryder

COLPISA PARÍS.

El Golf National de Saint Quentin en Yvelines, muy cerca de París, albergará del 28 al 30 de este mes la 42ª edición de la Ryder Cup, la primera organizada en Francia. Este campo inaugurado en 1990 y que pertenece a la Federación Francesa de Golf, invirtió entre 2015 y 2016 siete millones de euros para recibir el prestigioso torneo, con la instalación de 140 kilómetros de canalizaciones para el drenaje y 65 kilómetros de manguera para el riego. También fueron necesarias 24.000 toneladas de arena para modificar el terreno arcilloso del recorrido de 18 hoyos.

El encargado de mantener el campo perfecto es un andaluz, Alejandro Reyes, que prepara desde hace cerca de seis años la superficie en la que se jugará la Ryder Cup.

De 35 años, este ingeniero agrónomo almeriense explica que «la arcilla que encontramos en el 90% de los campos de golf es nefasta para la jugabilidad del recorrido, así como ocurre en los terrenos de juego de rugby o de fútbol. Las raíces no tienen oxígeno y si llueve no drena, se vuelve resbaladizo y se compacta. En el césped, que crece a la vertical, hemos metido una pequeña cantidad de arena, milímetro a milímetro con fertilizante».

Equipo de 180 personas

Cada noche de competición de la Ryder Cup, 180 personas se encargarán de 'retocar' el campo, donde el equipo Europeo tratará de recuperar el trofeo, tras la derrota a manos de Estados Unidos en la última edición, disputada en 2016 en el Hazeltine National de Minessota.

Alejandro Reyes dispone de un presupuesto operativo de 600.000 euros anuales para, entre otras cosas, «alquilar material como los cortacéspedes y la compra de abono, arena, carburante y uniformes para el personal». Dirige un equipo de 30 personas, reforzado con personal temporal durante el verano.