Atletismo I Mundiales de Doha

Las estrellas del mañana ya brillan en Doha

Sifan Hassan, gran estrella de los Mundiales de Doha con el oro en 1.500 y 10.000./AFP
Sifan Hassan, gran estrella de los Mundiales de Doha con el oro en 1.500 y 10.000. / AFP

Los Mundiales de Hassan, Coleman, Lyles y compañía encumbran a una serie de adolescentes que pelearán por las medallas y los récords del atletismo durante la próxima década

MIGUEL OLMEDAMadrid

Los Mundiales de Atletismo de Doha serán recordados por las condiciones inhumanas de las pruebas en ruta y por las gradas vacías, pero también como unos campeonatos de marcas históricas. La organización se encargó, aire acondicionado mediante, de crear un microclima en el interior del Khalifa Stadium perfecto para correr que incluso reconocieron los atletas.

Doha 2019 también valió para encumbrar a las nuevas estrellas del atletismo. Como Christian Coleman (100m), Noah Lyles (200m), Timothy Cheruiyot (1.500m), Joshua Cheptegei (10.000m) y Daniel Stahl (disco) entre los hombres; y Dina Asher-Smith (200m), Salwa Eid Naser (400m), Dalilah Muhammad (400m vallas) y Beatrice Chepkoech (3.000m obstáculos) entre las mujeres, referentes que aún no tenían un oro mundial. Como la neerlandesa Sifan Hassan, la gran figura del Mundial, que añadió a su cartilla de récords un doblete histórico en 1.500 y 10.000.

Por último, Doha descubrió diamantes en bruto, campeones inesperados y jóvenes medallistas que mañana serán estrellas. Como Donavan Brazier, que con 22 años ganó el primer oro de Estados Unidos en 800 con una marca espectacular de 1:42.34. Batió el récord nacional de Johnny Gray, que había cumplido ya 34 años, y el de los campeonatos.

Sifan Hassan fue la gran figura del Mundial con un doblete histórico en 1.500 y 10.000.

Nadie contaba con Tajay Gayle en la longitud. Juan Miguel Echevarría, a sus 21, era el favorito al título, y sin embargo el jamaicano, con 23 recién cumplidos, se exhibió con un salto de 8.69 que valió el primer oro de Jamaica con récord nacional.

Armand Duplantis, aún adolescente pero ya oro europeo, llevó al límite al campeón Sam Kendricks en la pértiga. Igual que el sueco, el etíope Selemon Barega (19 años) solo sucumbió ante su compatriota Muktar Edris en los 5.000 metros.

Más lejos llegó Niklas Kaul (21) en decatlón. Disputaba su primer Mundial como campeón de Europa sub23 y aprovechó la retirada por lesión de Kevin Mayer para ganar el oro con 8.691 puntazos. Y también triunfó en los 110 vallas el estadounidense Grant Holloway (21), que después de batir el récord universitario con 12.98 segundos se convirtió en el primero en la historia en conseguir el doblete NCAA-Mundial el mismo año.

Platas con mucho brillo

La estadounidense Sydney McLaughlin no pudo con Muhammad en los 400 vallas, pero su plata y sus 52.23 con solo 20 años le convierten de facto en candidata firme a arrebatarle el récord mundial a su compatriota.

Konstanze Klosterhalfen tiene apenas 22, pero le discutió hasta la última curva el dominio del 5.000 a la keniana Hellen Obiri. En Etiopía, Letesenbet Gidey (21) sueña con ganar las medallas de Dibaba y Ayana, y en Doha solo el ciclón Hassan pudo derrotarla en los 10.000 metros.

Y en la altura, Maria Lasitskene ya tiene rival para muchos años. Yaroslava Mahuchikh solo tiene 18 años, pero en Doha le discutió el oro saltando 2.04 metros, el récord mundial sub20. La plusmarca ucraniana está a un centímetro para ella y será cuestión de tiempo que ataque la mundial, de 2.09.