Herri Kirolak

Dos equipos mixtos y uno femenino, en la Harri Handia de Usurbil

Vista de la piedra 'Harri Handia' de Usurbil./
Vista de la piedra 'Harri Handia' de Usurbil.

Txorierri, Lasuen y Emarri se enfrentarán mañana a partir de las 18 horas a la mole de 3.800 kilos en una prueba que no se disputaba desde 1987

Iñigo Goñi
IÑIGO GOÑI SAN SEBASTIÁN.

Treinta y dos años después la Harri Handia de Usurbil volverá a ser protagonista de una competición. Tres equipos se enfrentarán no solo a la mole de 3.800 kilos, sino que también lo harán entre sí a lo largo de media hora cada uno, a partir de las 18.00 horas.

Los equipos mixtos de Lasuen y Txorierri, y el femenino de Emarri son los participantes. Lasuen y Txorierri son vizcaínos, aunque con algunos integrantes guipuzcoanos. Cuentan con seis tiradores, cuatro hombres y dos mujeres.

Emarri, formado por mujeres de Astigarraga y alrededores, es íntegramente femenino y lo forman 22 tiradoras. Eso hace que la forma de tirar sea diferente al estilo tradicional. La piedra está preparada para que seis tiradores tiren de la misma y para poder tirar 22 acondicionarán la roca con una estructura. En la forma tradicional se tira hacia atrás, en cambio con veintidós se empuja.

El récord a batir es una plaza, 11 clavos y 1,10 metros logrado por Artadialde hace 32 años

Una piedra histórica

La Harri Handia de Usurbil es una mole que pesa 3.800 kilos ante la que se las verán los tres equipos participantes, y a la que siete equipos se enfrentaron el 18 y 21 de junio de 1987.

Usurbil Herri Kirol Taldea ha sido el encargado de organizar de nuevo una competición que prueba a los hombres y mujeres más fuertes de Euskadi. La presencia femenina ha hecho que la modalidad tenga que cambiar de denominación. En 1987 esta modalidad deportiva se llamaba Gizon Proba (arrastre de piedras a cargo de hombres), pero con el tiempo ha evolucionado para llamarse Giza Proba, término que abarca a hombres y mujeres.

En el equipo de Txorierri tirarán dos mujeres guipuzcoanas, Elixabeth Txertudi y la campeona de sega y aizkora Alatzne Etxaburua. En Lasuen las tiradoras femeninas serán Gorane Ugarte y Batirtze Izpizua.

El objetivo es mejorar la marca que se realizó en 1987. Los datos de hace 32 años nos dejan un récord de una plaza, 11 clavos y 1,10 metros. Lo logró el equipo vizcaíno de Artadialde, del que formaba parte, entre otros, León de Markina. Se quedaron a poco de completar las dos plazas que era su objetivo, pero no pudo ser. Compitieron el 18 de junio por la mañana.

El segundo clasificado fue el también equipo vizcaíno de Gabika con una plaza, siete clavos y 0,74 metros. Sabían la marca de Artadialde, ya que lo hicieron el mismo día por a tarde, pero no lo pudieron mejorar. Iruzubieta acabó tercero con una plaza, cuatro clavos y 0,35 metros.

Ninguno de los equipos que compitieron tres días más tarde pudo mejorar esas marcas. Los locales de Usurbil terminaron cuartos con una plaza, dos clavos y 0,15 metros; Ispaster fue quinto con una plaza, un clavo y 1,25 metros; Lapurdi no completó la plaza y culminó sexto con 12 clavos y 2,10 metros. Cerró la clasificación Motxotegi de Araba con ocho clavos y 1,05 metros.