Hípica

Eduardo Álvarez no logra mejorar la sexta plaza de París

Eduardo Álvarez, durante la final de la FEI Jumping World Cup./Reuters
Eduardo Álvarez, durante la final de la FEI Jumping World Cup. / Reuters

El jinete español acaba octavo en la final de la FEI Jumping World Cup celebrada en Gotemburgo | El suizo Steve Guerdat se proclama campeón del mundo en una final espectacular

JESÚS BALLESTEROSGotemburgo

No pudo cambiar la historia Eduardo Álvarez Aznar y convertirse en el primer campeón del mundo de la FEI Jumping World Cup. No fue una buena final para el jinete madrileño que acaba octavo en la cita de Gotemburgo y se queda también sin la posibilidad de mejorar su sexto puesto de París de la pasada temporada.

El rider español arrancaba la final como líder del ranking y comenzaba saltando el último en la primera manga donde derribó hasta dos obstáculos. Otro derribo en la segunda manga lo terminaba condenando a la octava posición con 12 puntos en su cuenta. Lejos del ganador, el suizo Steve Guerdat que aprovechó la ventaja de la primera jornada de competición (sólo sumaba dos puntos de penalización) y firmó un doble cero que le aupaba a lo más alto, arrebatándole el título de Campeón del Mundo a la norteamericana Elizabeth Madden que terminó sexta.

Fue una final vibrante, de enorme emoción, en el que hasta tres jinetes lograron terminar el recorrido de forma inmaculada en las dos mangas. El campeón Steve Guerdat, su compatriota Martin Fuchs ()segundo en la final) y el saltador sueco, Peder Fredricson, que acabaría tercero.

Ya avisó el propio Eduardo Álvarez que nada había logrado porque la verdadera final se celebraba este domingo. Nervios, tensión, un circuito exigente, unido todo ello al cansancio acumulado desde el jueves, pesó sobre el madrileño. Salió el último en la primera de las mangas y conocía de las condiciones del circuito, pero llegó a cometer dos errores fatales que le terminarían condenando a la octavo posición general antes del último ejercicio. Posición que ya no abandonaría.

Lo hizo mejor en la manga decisiva, pero no pudo evitar en el sexto obstáculo fallar y alejarse ya de forma definitiva de las opciones de mejorar la final de París donde terminó sexto. Su montura, Rokfeller de Pleville Bois Margot, parecía llegar justo para superar los saltos, pero mantuvo el nivel en la ronda final.

La cita de Gotemburgo dejó momentos emocionantes no aptos para los corazones más débiles como se espera de una final de la Copa del Mundo (como los saltos finales de los tres primeros clasificados). El trazado del español Santiago Varela exigió lo mejor de los jinetes y sus monturas. La mayoría, incapaces de acabar sin errar.

Ahora, a por los Juegos Olímpicos

Ahora, al margen de los retos personales, a Eduardo Álvarez Aznar le queda otro objetivo mayúsculo que no es otro que el de lograr la clasificación con el equipo español para los próximos Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

El equipo nacional español sabe que para ello contará con hasta dos oportunidades en los próximos meses. En agosto, en la ciudad holandesa de Rotterdam y, de no lograrlo, buscará la bala final en octubre en Barcelona.

Como número uno español, Eduardo Álvarez Aznar será el encargado de liderar a un equipo que buscará repetir la presencia en la competición de saltos de Río de Janeiro de 2016.

Temas

Hípica