Balonmano | Mundial

España se atasca ante Croacia

España se atasca ante Croacia

Los balcánicos ganaron la partida táctica a un ataque español deslavazado

M. A. PINDADOValladolid

Croacia jugó mejor sus cartas tácticamente y se impuso a España en la lucha por el liderato del grupo B y sobre todo los cuatro puntos con los que los balcánicos acceden a la siguiente fase. Si bien la defensa hispana funcionó correctamente al igual que la portería, fue el ataque, atascado durante muchos minutos y sin ideas, el que provocó la derrota de los de Jordi Ribera, que además tampoco estuvieron especialmente acertados en sus lanzamientos. España pasa a la segunda fase con tan solo dos puntos y mucho tendrá que mejorar en su ataque para contrarrestar las durísimas defensas de Alemania, Francia y Brasil a partir del sábado.

Croacia tomó buena nota de la buena defensa española ante el siete contra seis que le propuso Macedonia el día anterior y de salida prefirió atacar siguiendo las pautas tradicionales con su excelente primera línea en la que incrustó a Cindric como central con Duvnjak y Stepancic en los laterales. España comentó con más orden defensivo que ofensivo. Gedeón y Viran blocaban los lanzamientos y también Corrales se sumó a las tareas defensivas. Sin embargo en ataque solo Entrerrríos parecía saber lo que hacer sobre la pista. La obsesión de atacar el centro del 6-0 croata se convertía en misión imposible y la ausencia de lanzamiento exterior obligaba a jugar por unos extremos que parecían invisibles. La entrada de Sarmiento por Cañellas abrió más el juego y los hispanos empataron (6-6). Pero fue una jugada circunstancial la que cambio el ritmo de esta primera parte. Una recuperación hispana impidió el balance croata y se vieron obligados a defender en un 5-1, con Cindric de avanzado. Y España se atascó de manera espectacular.

Lino Cervar se dio cuenta de ello y mantuvo el avanzado mientras España, con un Alex Dujsebaev que empeñado en meterse al centro, fracasó en sus siguiente ataques. Croacia lo aprovechó como es habitual con un recital de contragolpes. Jordi Ribera paró el encuentro, pero fue peor el remedio ya que con los dos hermanos Dujsebaev sobre la pista el juego ofensivo careció de sentido y Croacia elevó el marcador hasta un 7-12 (min. 25). Además, Croacia, con esa ventaja, sacó a relucir su ataque de siete contra seis, que desconcertó por momentos al combinado hispano. Afortunadamente, un par de acciones de Corrales y el juego por los extremos, redujo las diferencias hasta el 10-13 con el que se llegó al descanso.

19

Corrales (4 paradas), Ángel Fernández (1), Raúl (2), Alex Dujsebaev (3), Aguinagalde (1), Cañellas, Ferrán Solé (3) –siete inicial–, Pérez de Vargas (6 paradas), Gurbindo (1), Sarmiento (1), Viran Morros, Aléix Gómez, Aitor Ariño (1), Guardiola (1), Figueras (2) y Dani Dujsebaev.

23

Sego (16 paradas), Duvnjak (2), Stepanicic (3), Horvat (8, 5 de penalti), Blazevic, Srtlek, Musa (6), –siete inicial–, Stevanovic, Vida, Karacic, Cindric (1), Mandic (2), Sipic (1).

marcador cada cinco minutos
3-2, 4-3, 4-6, 7-7, 7-12, 10-13; 13-15, 14-17, 16-19, 16-20, 17-20 y 19-23.
árbitro
Gjendin y Hansen (Dinamarca). Excluyeron a Gurbindo (min. 57) y a Musa (min. 28) y Duvnjak (min. 35).
incidencias
Lleno en el Olympiahalle de Múnich, con 10.000 espectadores en las gradas.

En la reanudación Croacia aprovechó su renta en el marcador para proponer jugar en superioridad y aunque España defendió bien tuvo la rémora de un ataque completamente deslavazado. Ni Entrerríos ni Sarmiento fueron capaces de poner un mínimo de orden, también es verdad que la compañia de los hermanos Dujsebaev no ofrecía precisamente la continuidad y el juego necesarios, excesivamente volcados siempre sobre el centro de la zaga y sin ofrecer la continuidad necesaria para sorprender a la robusta defensa croata acompañada de la permisividad arbitral. Croacia supo jugar con el marcador siemrpe a su favor con rentas de entre tres y cuatro tantos, sin que España fuese capaz de reducirla.

A falta de poco más de diez minutos, y ya sin ninguno de los Dujsebaev en pista, los Hispanos parecieron encontrar ese juego rápido, ágil, de fijación y continuidad, de combinaciones y cambios de dirección que le permitió, junto con las paradas de Gonzalo Pérez de Vargas, reducir la diferencia a tan solo dos goles (19-21). Incluso pudo haberse colocado a tan solo uno pero la madera en dos ocasiones escupió los lanzamientos. La exclusión de Gurbindo a poco mas de dos minutos para el final supuso la puntilla para el equipo de Jordi Ribera que pasa a la siguiente fase con solo dos puntos y donde se medirá a Alemania, Francia y Brasil.

 

Fotos

Vídeos