Montaña

El Cervino, un clásico en los Alpes

La piramidal forma del Cervino es una cima alpina que atrae a muchos montañeros. / DV
La piramidal forma del Cervino es una cima alpina que atrae a muchos montañeros. / DV

Martín Elorza, guía de montaña, da una serie de consejos para quienes quieran acometer esta mítica ascensión por la vertiente suiza

LARRUNARRI

De todos es sabido que estos meses de verano muchos montañeros ponen sus miradas en los Alpes, algunos como afán de superación tras muchas ascensiones en Picos, Pirineos y con visos a intentar posteriormente montañas más altas en Andes o Himalaya. Otros porque son sus montañas habituales, sin más pretensiones. En cualquier caso, los Alpes se prestan siempre a esas innumerables visitas.

El alpinista donostiarra Martín Elorza de Donostia, guía titulado de la UIAGM -Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña- dependiente de la UIAA -Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo-, el máximo organismo mundial que homologa a guías cualificados, ofrece una serie de consejos para acometer la ascensión a una de las míticas cimas de los Alpes, el Cervino, por la arista Hörnli.

Comenta que para intentar hacer cumbre en el Cervino «es imprescindible tener una experiencia más que suficiente en terreno alpino. Pocas montañas en el mundo son tan reconocibles o inspiradoras al instante como el Matterhorn, este es su nombre original, de 4.478 metros en la frontera suizo-italiana. Es fácil entender por qué su cumbre está en la lista de deseos de cualquier alpinista».

Elorza recomienda a los montañeros que para acometer la preciosa arista de Hörnli «hay que sentirse cómodo en aristas de AD (III) expuestas. La experiencia previa en aristas alpinas es necesaria ya que la dificultad puede variar mucho según las condiciones de la vía».

Para salir a la montaña hay que estar en buenas condiciones físicas, siendo básica y absolutamente necesaria dependiendo de la altura una buena aclimatación. «Me parece básico saber qué hacer con la cuerda y tener practica en progresión con cuerda corta». Para hacer cumbre en la arista Hörnli pueden ser necesarias doce horas. «En un terreno expuesto y psicológicamente exigente. El mejor entrenamiento implica centrarse en moverse sobre este tipo de terreno con fluidez y seguridad».

Consejos prácticos

Para escalar esta arista en el Cervino se han establecido unos turnos de salida del refugio. «Al principio pensé que era injusto, pero en realidad ahora es esencial», comenta. Los primeros en salir de madrugada hacia la montaña son los guías de Zermatt. Después lo hacen otros guías de montaña y por último los escaladores que van por su cuenta, tomándose esta medida absolutamente por seguridad.

Elorza recomienda que el día de cumbre se madrugue e incluso se esté en la mesa del refugio antes de que enciendan las luces «para desayunar rápido y colocarse en la cola con todo el equipamiento listo, encordados y 100% listo para escalar».

Respecto al equipo, adelanta que con una mochila de 35 litros es suficiente y aconseja llevar unas buenas botas semirígidas ligeras y cramponables, piolet, crampones, casco y arnés. Respecto a la cuerda comenta que «como guía, utilizo una de 40 metros, aunque una de 50 para dar un colchón adicional podría ser útil».

Y sugiere que «el día antes de planear escalar la montaña, es una buena idea llegar temprano al refugio Hörnli para ver la primera sección de la ruta durante el día. Recomendaría ir hasta el segundo couloir. Cuando se sale de noche, conocer la ruta hasta este punto será de gran ayuda». Y como conclusión, decía que «no hay que ser un escalador de pared, pero si un alpinista en buena forma física con experiencia en terrenos expuestos de tercer grado, y con buen manejo de la cuerda, el piolet y crampones tanto en bajada como en subida». Y, por supuesto, consultar la meteo y contratar los servicios de un guía y dejarse aconsejar por los expertos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos