Reto

Carlos Peña certifica su récord mundial

Carlos Peña certifica su récord mundial

El nadador tolosarra culminó el pasado agosto su reto por la retinosis pigmentaria que consistía en nadar durante 24 horas sin interrupción

DV

Bajo el lema 'Apaga la luz y nadar' el tolosarra Carlos Peña llegó al club de remo Ur-Kirolak, en el rio Urumea del País Vasco, un poco más tarde de lo previsto, a las 16.37 horas y cumplió con creces su objetivo de batir un récord mundial nadando 24 horas a espalda, sin interrupción y con unas gafas especialmente diseñadas para la ocasión por un óptico (Ópticas Argizti de Tolosa, País Vasco), las cuales son unas gafas de sol de por sí ya muy oscuras y por dentro se les colocó un vinilo (negro) y a este se le realizaron 2 agujeros de 2 mm., en cada lente, simulando la Retinosis pigmentaria en su fase más extrema y con visión tubular o cañón de escopeta.

Así, logró también el propósito que desde un principio se buscaba con esta iniciativa: dar visibilidad a la asociación sin ánimo de lucro 'DameTVisión' y concienciar a la ciudadanía sobre la retinosis pigmentaria, unas de las 7.000 enfermedades raras que existen en el mundo y que afecta a la visión de las personas. En la mayoría de los casos deja completamente ciego a quien la sufre.

Así pues, después de revisar y validar toda la documentación aportada, Official World Record, OWR ha certificado este lunes que Carlos Peña ha establecido un nuevo récord del mundo por: Entre el día 20 de agosto de 2018 y 21 de agosto de 2018, el nadador Carlos Peña, nadó a estilo espalda ininterrumpidamente en el rio Urumea de San Sebastián durante 24 horas, 7 minutos y 58 segundos y una distancia de 51 kilómetros. Prácticamente sin visión, con gafas especialmente diseñadas que simulan la Retinosis Pigmentaria en fase avanzada.