Natación | Mundial

Caeleb Dressel, récord mundial en los 100 mariposa y Regan Smith en los 200 espalda

Caeleb Dressel batió hoy el récord mundial de los 100 mariposa. /Afp
Caeleb Dressel batió hoy el récord mundial de los 100 mariposa. / Afp

La jornada dejó también la plusmarca del ruso Anton Chupkov en los 200 metros braza

ELODIE SOINARD (COLPISA / AFP)Gwangju

El estadounidense Caeleb Dressel, que el jueves se había coronado en los 100 metros libres, siguió deslumbrando en el Mundial de Gwangju 2019, este viernes en las semifinales de los 100 metros mariposa, donde arrebató además un récord mundial a su compatriota Michael Phelps.

Esa nueva plusmarca la consiguió con un crono de 49 segundos y 50 centésimas, que le permitió superar el tiempo que Phelps había logrado hace una década (49.82 en agosto de 2009, en la época de los controvertidos bañadores que propiciaron tiempos espectaculares antes del cambio de reglamentación). Dressel relegó al siguiente nadador de su prueba a un segundo y medio, con lo cual parece lanzado hacia un nuevo título en la piscina surcoreana.

Hasta ahora, el joven de Florida de 22 años parecía de hielo ante sus éxitos, pero esta vez se le pudo ver visiblemente emocionado. «Dejar huella, simplemente vivir este instante en el que puedo decir que he sido el mejor en un momento dado en la historia de la natación, eso es realmente muy especial. Sólo soy un muchacho de una pequeña ciudad. Es una locura ver hasta dónde puede llevarte el deporte», afirmó Dressel, que el jueves se había convertido en el primer nadador en bajar de los 47 segundos en los 100 metros libre fuera de la era de los bañadores que trajeron la polémica a la natación hace diez años.

Una treintena de minutos más tarde, Dressel dominó en las semifinales de los 50 metros, con un crono de 21 segundos y 18 centésimas. Quedó a tres centésimas de su mejor marca personal y a apenas siete centésimas del mejor tiempo de la historia sin contar los logrados con los bañadores de poliuretano.

En busca de conseguir de nuevo siete oros mundiales, una hazaña únicamente lograda por Phelps (2007) antes de que Dressel lo hiciera en 2017, la estrella actual de las piscinas tiene por ahora los títulos en 50 metros mariposa, 100 metros libre y en el relevo 4x100 metros libre. El sábado será el grandísimo favorito para coronarse en las finales de las pruebas en las que brilló este viernes en semifinales, los 100 metros mariposa y los 50 metros en estilo libre. «Es algo monstruoso lo que ha hecho», admitió el francés Mehdy Metella, que será el sábado uno de los rivales de Dressel en la final de los 100 mariposa.

Dominio estadounidense y ruso

La actuación de Dressel eclipsó las finales del día en Gwangju, donde Estados Unidos y Rusia destacaron especialmente.

Los estadounidenses se coronaron con Simone Manuel en los 100 metros libre femeninos (52.04), donde la australiana Cate Campbell (52.43) fue plata y la sueca Sarah Sjöstrom (52.46) bronce. Simone Manuel, doble campeona olímpica en Río, sumó su octavo oro en un Mundial. Se ha impuesto en las tres últimas grandes finales de la prueba reina femenina (Juegos de 2016, Mundiales de 2017 y 2019).

En la final de waterpolo femenino, Estados Unidos derrotó en la final a España (11-6), que se tuvo que conformar con la plata, igual que hace dos años en la final de Budapest 2017 contra el mismo rival. España, gracias a su presencia en la final, logró además clasificarse para los Juegos del próximo año en Tokio. Al waterpolo español le queda la baza de la selección masculina, que disputará el sábado la final contra Italia.

Por su parte, Rusia cosechó tres oros este viernes. Evgeny Rylov (1:53.40) se impuso en los 200 metros espalda. Los otros dos títulos rusos del día se dieron en los 200 metros braza, con Yuliya Efimova (2:20.17) y con Anton Chupkov (2:06.12), en ese último caso con nuevo récord del mundo.

En el relevo masculino 4x200 metros en estilo libre, Australia consiguió el único título del día que se escapó al dominio de estadounidenses o rusos. En esa prueba de relevos, el controvertido Sun Yang, protagonista el año pasado de un rocambolesco control antidopaje tras el cual no fue sancionado por un defecto de forma, apenas pudo ser sexto con su equipo.

La jornada dejó un tercer récord del mundo, el marcado por la estadounidense Regan Smith, de sólo 17 años, en los 200 metros espalda al firmar un registro de 2:03.35 en semifinales. La prodigio estadounidense rebajó en 71 centésimas el registro precedente de su compatriota Missy Franklin, que databa de 2012.