El Bidasoa-Irun no pudo reeditar el título en Egia

Kauldi Odriozola e Iker Serrano defienden en uno de los ataques del Toulouse. /Lobo Altuna
Kauldi Odriozola e Iker Serrano defienden en uno de los ataques del Toulouse. / Lobo Altuna

Los irundarras se estancaron en ataque mediado el segundo tiempo ante el Toulousey cedieron por un gol

I.A.

Después de dos victorias y un empate, el Bidasoa-Irun confiaba en seguir invicto en pretemporada y llevarse así el 'XXV Torneo Internacional de Egia', pero el Fénix Toulouse rompió la buena racha irundarra y se proclamó campeón, tomándose la revancha de la misma final jugada hace un año y que acabó con paseo irundarra y31-23 ante un equipo que luego acabó octavo en la liga francesa.

La derrota, más allá de traducirse en una copa más pequeña que la del Toulouse, llegó después de que en el segundo tiempo los irundarras se atascaran en ataque y dejaran abierto el paso a su portería, circunstancia que aprovechó el equipo francés para ponerse por delante por primera vez y llegar con vida al emocionante final del partido.

Sorprendió el Toulouse atacando siempre con siete pero la defensa irundarra no acusó esa circunstancia y, apoyada además en las seis paradas de Ledo, consiguió que pocos goles entraran en su portería en el primer tiempo. Eran diez a falta de dos minutos para el descanso y doce cuando los dos equipos fueron camino de vestuarios.

Empezando con el 1-0 de Seri, el Bidasoa-Irun fue siempre por delante, ensanchando su ventaja hasta los cuatro goles en el 9-5, tras un parcial de 3-0 con dos goles de De la Salud y uno de Azkue. Los dos centrales acertaron de cara a portería y también surtiendo de balones a sus pivotes, que hasta el descanso marcaron cinco goles, tres Esteban y dos Serrano. Esas combinaciones con los seis metros fueron de lo mejor del primer tiempo, además de la mencionada prestación defensiva, esquivando las ausencias de Tesoriere y Barthe, en teoría los dos mejores de la zaga amarilla. Tampoco jugó Cavero.

Agresividad defensiva

En la reanudación el equipo galo se remangó en defensa y motivó los fallos en la elaboración del ataque amarillo. En 5-1 o 3-2-1 muy agresivos y pegajosos, los franceses ponían muy caro cada gol local. Además, también mejoraron en ataque. Sirva como dato que habían metido doce goles en la primera media hora y nueve en el cuarto de hora posterior al descanso.

Del 17-15 se pasó al 19-22 y parecía que los irundarras debían rendirse ante un equipo más potente en envergadura y en número de efectivos. Pero Esteban, Azkue y Kauldi empataron a 22 y, con los dos Salinas excluidos aunque atacando con cinco, Azkue hizo el 24-23. No obstante, en la lotería de los últimos minutos el Toulouse se mostró más acertado y marcó el 25-26 a menos de un minuto. Pudo empatar Rodrigo y lo impidió el portero del Toulouse con una gran parada.

El Anaitasuna dominó el partido por el tercer puesto con rentas de hasta tres goles y, aunque sufrió al final, se impuso por 34-33 al Logroño. Fischer (ocho) y Da Silva (seis) en el equipo ganador y Dapiran (siete) y Garciandía (cinco) en el perdedor fueron los máximos goleadores.

25 Bidasoa

Ledo (6 paradas), Zabala, Kauldi (3), Esteban Salinas (4), Rodrigo Salinas (2), Azkue (3, 1 p.) Seri (3) -siete inicial-, Rangel (4 paradas, 1 p.), Nieto, Crowley (1), Mancisidor, Serrano (4), De la Salud (2) y Renaud (3, 2 p.).

26 Toulouse

Lettens (10 paradas), Leventoux, García (1), Gilbert (3), Solé (7, 3 p.), Steins (4), Abdi (6) -siete inicial-, Almeida, Chelle (2), Olsson, Margnoux (1), Jarry, Soudry, Benhalima (1) y Bonilauri (1).

Marcador cada cinco minutos:
2-0, 5-3, 7-5, 10-7, 12-9, 14-12 (descanso); 16-14, 18-18, 18-20, 21-22, 25-24 y 25-26.
Árbitros:
Gude y Mateo, que excluyeron a los bidasotarras Esteban (dos veces), Renaud y Rodrigo y a los franceses Steins, Solé, Olsson y Gilbert y mostraron roja directa a García.