Balonmano

El Bidasoa-Irun, virtualmente clasificado para Europa a pesar del empate

El Bidasoa-Irun, virtualmente clasificado para Europa a pesar del empate

Si el miércoles se cumple la lógica y ganan los culés, los de Jacobo Cuétara tendrán pasaporte europeo

IÑIGO ARISTIZABAL

El Bidasoa-Irun dio este domingo un paso más hacia el que desde hace un tiempo –que no al inicio de la temporada– es su objetivo: la consecución de un pasaporte europeo para la próxima temporada. Los irundarras empataron a 25 con el Quabit Guadalajara en un partido que registró otras trece igualadas y ese punto les permite aumentar la renta ante los rivales más peligrosos.

A tres jornadas para el final, los amarillos tienen 39 puntos y si el miércoles en el último partido de la jornada el Barça Lassa derrota al Fraikin Granollers, el billete europeo será para los de Artaleku. Para que ese premio no llegue al destino deberían darse tres circunstancias. Por un lado, que el Bidasoa no sumara más puntos en las tres últimas jornadas (visita al colista Alcobendas y al tercero Logroño y recibe al Cuenca) y que, además, Granollers sumara al menos siete puntos en sus últimos cuatro partidos para tener 40 –39 no le valen porque el average particular es de los irundarras– y que el Cuenca ganara sus tres. Cosas raras se ven en el deporte, pero que se produzca la suma de esos tres supuestos parece muy improbable.

Poco probable se antojaba también que el Bidasoa-Irun no sacara este domingo los dos puntos en Artaleku, donde este curso tenía diez victorias, un empate (Cangas) y dos derrotas (Barça y Logroño) y se enfrentaba a un Guadalajara duodécimo y con 18 puntos menos. Pero si algo ha dejado claro la presente Liga Asobal es la enorme igualdad existente y que casi cualquiera puede ganar a cualquiera. Salvo al Barça, claro.

Y no ganó el Guadalajara, pero sí rascó un empate en el partido de los ídems. Del 17 al 23, todos los cartones mostraron igualadas y en total fueron catorce en todo el partido. Lo lógico es que acabara en empate, aunque el desarrollo del encuentro tuvo altibajos en el marcador. Sobre todo en el primer tiempo, que vivió a golpe de parciales.

Duelo de porterías

Un tal José Javier Hombrados, 47 años, trajo de cabeza a los irundarras en el primer tiempo y especialmente en el primer cuarto de hora, en el que estaba por encima del 50% de acierto. Pese a ello, saliendo al contraataque y con un par de zambonbazos de Seri, el Bidasoa-Irun cambió el 1-2 inicial por un 5-2.

El tiempo muerto visitante cortó la escapada y el Guadalajara devolvió el parcial, aumentado. Márquez hizo tres de los goles del 0-5 que puso el 5-7 en el luminoso, máxima renta alcarreña de todo el partido. La local se produjo poco después, con un 12-8 al que se llegó con otro parcial, de 5-0. Todavía faltaba por apuntar el último gran parcial del partido, otro 0-5 con el que el Guadalajara se fue a vestuarios con un gol de renta.

En la reanudación cambió sobre todo el protagonismo de las porterías. Mientras Hombrados se traía nueve paradas del primer tiempo (una de penalti) y sumó tres más, Ledo engordó su hoja de servicios añadiendo once intervenciones a las seis de la primera mitad.

Su acierto fue clave y en él se basó el buen arranque del primer tiempo, no permitiendo gol foráneo hasta el minuto 7. El 12-13 del descanso cambió por un 16-14 que dio paso a la fase más igualada del encuentro, la de todos los empates posibles desde el 17 hasta el 23, con ventajas mínimas para unos y otros.

La última machega fue un 21-22 que con dos goles de Zabala –¡vaya vaselina a Hombrados!– y dos más de Rodrigo Salinas cambió al 25-23 a falta de poco más de tres minutos. El Bidasoa-Irun tuvo balón para ponerse tres arriba pero los que llegaron fueron los goles contrarios, el 25 a falta de 38 segundos.

En ese tiempo el Bidasoa-Irun actuó calmado, casi renunciando al ataque, porque prefería sumar un punto que perder el balón y el partido. Al final Seri lanzó y detuvo Hombrados. Los jugadores lo celebraron, conscientes de que están cada vez más cerca de Europa.