Balonmano

Victoria en más de una cancha

Rodrigo Salinas se eleva en suspensión para un lanzamiento. /LUSA
Rodrigo Salinas se eleva en suspensión para un lanzamiento. / LUSA

El Bidasoa gana y la derrota de Logroño le deja a un paso de la Copa Asobal

BORJA OLAZABAL

El Bidasoa-Irun no jugaba solo en Artaleku y ante el Alcobendas. También jugaba en Guadalajara, Cangas y Cuenca, donde tenían partidos tres rivales directos en la lucha por la Copa Asobal como Logroño, Granollers y Huesca, respectivamente. Los irundarras primero tenían que hacer los deberes, ganar a un equipo madrileño que aparece penúltimo en la clasificación de la Liga Asobal. Y el cuadro amarillo no tuvo problemas para lograr una nueva victoria como local, donde lleva siete de siete, y sumar los dos puntos en juego. En cuanto el partido estuvo sentenciado, los ojos se fueron a otras canchas.

El Huesca también ganó, lo hizo sin problemas en Cuenca. Pero Granollers y Logroño, no. Los vallesanos empataron en su visita al Cangas, una buena noticia, pero la explosión de alegría llegó unos minutos después. Les explico la escena. El entrenador del Bidasoa, Jacobo Cuétara, con un móvil en el pasillo de vestuarios mirando el resultado del Guadalajara-Logroño. 27-27 a unos segundos del final y... ¡Penalti a favor del Guadalajara! ¡Gol! El 28-27 significaba que la clasificación para la Copa Asobal estaba virtualmente en el bolsillo.

Con dos jornadas para que acabe la primera vuelta (se clasifican los cuatro primeros en el ecuador de la competición), el Bidasoa es segundo con 19 puntos. Por detrás el Ademar tiene 17 y el Granollers, 16. El quinto clasificado es el Huesca con 16 y el Logroño es sexto con 14. Los riojanos ya no pueden alcanzar a los irundarras, así que el único peligro es el cuadro oscense. El Bidasoa tendría que perder los dos partidos que le restan y el Huesca, ganarlos. Pero los aragoneses cerrarán la primera vuelta visitando al Barça. Está más que hecho.

Veintidós años después, el Bidasoa volverá a disputar una Copa Asobal. Y si le gana el sábado al Logroño en Artaleku, lo hará como cabeza de serie.

Rregreso y gol de Crowley

El partido contra el Alcobendas no tuvo demasiada historia. El Bidasoa fue muy superior y se impuso sin problemas. Para el minuto siete, los visitantes ya habían parado el encuentro con un tiempo muerto porque los locales ganaban 6-2. Ni el cambio de defensa ni el de portero de los madrileños variaron el rumbo del choque, que se fue al descanso con un claro 17-8.

Los de amarillo salieron muy relajados de los vestuarios y se encontraron con un inesperado parcial de 2-7 y un 19-16 en el marcador para el minuto diez de la segunda, pero el despiste general no se alargó más. Los bidasotarras subieron un punto su nivel defensivo, se volvieron a marchar en el marcador y acabaron ganando por diez: 29-19.

El máximo goleador del encuentro fue Leo Renaud, con siete tantos, pero el gol más celebrado fue el que marcó Adrián Crowley. El irundarra volvía tras superar un ictus. Jugó y marcó. Para él fue la ovación de la noche.

29 Bidasoa Irun

Rangel (p), Cavero (1), Zabala (3), Serrano (5), Barthe (4), Renaud (7, 1 p.), Rodrigo Salinas -siete inicial-, Ledo (ps), Crowley (1), Aldaba (1), Kauldi (3), Esteban Salinas (4), De la Salud, Tesoriere y Seri.

19 Secin Group Alcobendas

Patotski (p), Santiago López, Pelidija, De la Rubia (6, 1 p.), Ortega (1), Gimeno (3), Nieto (2) -siete inicial-, Patotski (ps), Martín, Catalina, José Alberto López (1), Velasco (1), Gutiérrez (2), Crespo (3) y Thorson.

Marcador cada cinco minutos:
4-1, 7-3, 9-4, 11-6, 13-6, 17-8 (descanso); 18-11, 19-14, 20-16, 23-17, 25-18 y 29-19.
Árbitros:
Jordi Ausás y Miquel Florenza. Excluyeron a los locales Barthe y Tesoriere y a los visitantes Pelidija y Nieto.
Incidencias:
1.500 espectadores en Artaleku

 

Fotos

Vídeos