Balonmano

El Bidasoa no puede fallar en su camino hacia la Copa Asobal

Adrián Crowley animando a su equipo en Artaleku. / F. DE LA HERA
Adrián Crowley animando a su equipo en Artaleku. / F. DE LA HERA

Los irundarras, segundos con 17 puntos, reciben esta tarde en Artaleku al penúltimo clasificado, el Alcobendas (20:15 horas)

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

La calculadora echa humo en el vestuario del Bidasoa-Irun. Los irundarras están a un paso de poder conseguir algo que no logran desde hace veintidós años, disputar la Copa Asobal, y no quieren dejar pasar por alto esta oportunidad. Los cuatro primeros al término de la primera vuelta jugarán este torneo el fin de semana del 15 y 16 y a falta de tres jornadas para llegar al ecuador, los irundarras son segundos con 17 puntos y tienen tres de renta sobre el quinto clasificado. Como dijo Jacobo Cuétara en la rueda de prensa previa al choque de hoy, «lo estamos tocando con los dedos».

Los de amarillo van a recibir esta tarde en Artaleku, a partir de las 20.15 horas, al Alcobendas, el penúltimo clasificado. Con seis victorias de seis encuentros como locales, los bidasotarras cuentan con los dos puntos que se van a poner en juego. A partir de ahí, empezarían las cábalas. Por ejemplo, si el Logroño pierde en Guadalajara hoy mismo y tenemos en cuenta que el Huesca hará lo propio dentro de dos jornadas contra el Barça, la clasificación para la Copa Asobal estaría en el bolsillo.

Pero lo primero es lo primero y eso es ganarle al conjunto madrileño. Lo cierto es que no hacerlo sería un gran tropiezo para los de Irun, algo totalmente inesperado, pero hay que tener en cuenta que el Alcobendas, a pesar de haber sumado solo seis puntos, ha sido capaz de imponerse al Granollers, que es cuarto, y al Guadalajara, al que el Bidasoa solo ganó por uno el sábado pasado.

Eso sí, el rival de los guipuzcoanos ha sumado todos los puntos que tiene en su casillero como local. Lejos del pabellón Amaya Valdemoro, los alcobendenses cuentan todos sus partidos por derrotas.

Para el encuentro de hoy, en el que Gurutz Aginagalde se debería estrenar como presidente en el palco de Artaleku, Jacobo Cuétara no podrá contar con Jon Azkue y tiene a Sergio de la Salud, Rudy Seri y Xoan Ledo con molestias, aunque todo hace indicar que los tres últimos podrán ayudar al equipo.

200 partidos de Crowley

El Bidasoa-Alcobendas será especial para Adrián Crowley, que ha sido convocado y podrá tener minutos tres meses después de haber sufrido un ictus. El extremo irundarra estuvo un mes parado y luego tuvo que empezar una nueva pretemporada, pero ya lleva dos semanas entrenando con normalidad con el resto de sus compañeros y hoy volverá a las pistas.

Crowley cuenta que «los médicos me dijeron que estaría unos tres meses de baja y que en cuanto recibiera el alta me tenía que mover por sensaciones. Llevo un tiempo entrenando bien y, junto al doctor Ricardo Jiménez y a Jacobo Cuétara, he decidido volver para esta jornada. Sigo notando algún problema de visión en el ojo, pero solo cuando lo pienso, de lo contrario, no me doy ni cuenta. No me impide para nada y he venido realizando ejercicios específicos para la visión y va todo bien».

El jugador del Bidasoa, que ha sido padre recientemente, cumplirá el día de su vuelta su partido número 200 en la Liga Asobal. Debutó con el equipo de Irun en el año 2006 contra el Barça en Artaleku y también vistió las camisetas del Portland San Antonio y el Almería, donde estuvo media temporada cedido.

El jugador irundarra no esconde que «cuesta creer que justo vaya a volver después de haber sufrido un ictus para jugar mi partido 200. Lo hubiera jugado en la jornada dos, pero me quedé en 199. Tengo muchas ganas de volver a jugar, además el equipo está muy bien y apetece. Viendo los partidos desde fuera se sufre mucho y ya tengo ganas de estar en el banquillo y poder salir aunque sea para lanzar un penalti o poder participar unos minutos. Además, nos estamos jugando la Copa Asobal».

 

Fotos

Vídeos