Lucha

Beraun, donde se amontonan las medallas

Aquel Jueves Santo el club estaba a rebosar de luchadores entrenando. Luchadores de muay-thai. Luchadores de jiu-jitsu. / FOTOS: LOBO
Aquel Jueves Santo el club estaba a rebosar de luchadores entrenando. Luchadores de muay-thai. Luchadores de jiu-jitsu. / FOTOS: LOBO

El Nature Fight Club, comandado por David Zapata y Otavio De Paula, es un club de lucha con un campeón en cada centímetro cuadrado de tatami |

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Se lucha bien en Beraun. Se lucha de frente y por derecho en Errenteria. Allá, en el Team 'Látigo' Boxing Club se entrena Sebastián López para su nueva cita con la gloria. El 12 de junio en Nantes disputará el Campeonato de Europa del supergallo ante Georges Ory. Y lo hará ni siquiera un año después de abarrotar en octubre el polideportivo de Galtzaraborda con motivo de la velada 'Night of Belts- Gerrikoen Gaua' donde se puso en juego la unificación de los cinturones de la Unión Europea y el Nacional.

Se lucha bien en Beraun, en Errenteria. El Club Boxeo Paco Bueno está a unos pasos, unas cuantas escaleras, unas pocas plazas del Nature Fight Club. El uno en la calle San Marko. El otro, en Aita Donostia, el Eroski del barrio y la línea E 05 de LurraldeBus siempre como referencia.

Se lucha bien en Beraun y Errenteria. En todas las modalidades de deporte de contacto y combate. El Nature Fight Club está especializado en wing -fight, muay-thai y Brazilian Jiu-jitsu, donde también tienen cabida la defensa personal, el 'grapling' y otras modalidades. Sin renunciar al noble arte del boxeo pero sí siempre a esa idea tan occidental de 'como te pago me tienes que convertir en el nuevo Bruce Lee en dos patadas y tres rodillazos voladores'. Pues no. Si precisamente David Zapata se inclinó por la tradición tailandesa del combate fue porque encontraba una calma, un respeto, un compañerismo especiales. También se sienten sobre otras lonas y entre otras cuerdas, pero quizás no tanto. El muay-thai responde, igualmente, a las inquietudes espirituales de muchos luchadores y les ayuda en un viaje hacia la superación. Desde bien jóvenes. El hijo de David, Gaizka, se proclamó muy recientemente en Guadalajara subcampeón de España.

Muay-Thai o 'el arte de las ocho extremidades', primo hermano tailandés de otros sistemas de boxeo indochino, como el Prodal de Camboya, el Tomoi de Malasia, el Lethwei de Birmania y el Muay Lao de Laos. Modalidad repleta de golpes con técnicas combinadas de piernas, brazos, pies, rodillas y codos, además de algunos barridos, sujeciones y lanzamientos.

Ritual

Cargada de ceremonial. 'Wai Khru Ram' se llama el ritual con el que todo combate empieza. También bajo los soportales donde se encuentra el Nature Fight Club: saludo con las palmas juntas. Respeto. 'Baile de guerra que saluda al maestro'. Respeta. Pero lucha. Y con la misma filosofía del Más Grande, de Muhammad Ali: 'Baila como una mariposa, pica como una avispa'.

Muay-Thai. En Aita Donostia, Beraun. David empezó con el judo. Ha viajado unas cuantas veces a Tailandia. Para ir depurando las maneras de combate que hoy se practica en el Nature Fight Club, entregado a la competición pero donde a nadie se le obliga a combatir por una medalla. A la vuelta de tanta travesía, el estilo que se respira en el tatami bajo los arcos de la plaza es el 'fimeu', forma de combate muy estilista que respeta (y aprovecha) la estructura física del luchador.

Nature Fight Club encierra , en los no demasiados metros cuadrados de sus instalaciones, dos clubes fabulosos, el Taen Tai Team, significando la palabra 'taen' el nombre de una avispa asiática que no tiene nada que ver con las que están acabando con nuestras abejas sino con una criatura voladora veloz y fascinante en su ataque, y el Taz Cóndor, el club de Jiu-jitsu brasileño comandado por el gran pionero Otavio De Paula que acumula 19 oros y una plata en sus andanzas por los campeonatos de este planeta y forma parte de la selección española. Se combate bien y fino en Beraun.