Vela

Beñat y Beñat, listos para debutar

Ilusión. Beñat López y Beñat Lizaso, en el muelle de San Sebastián, con las embarcaciones de la clase 420 a su espalda./JUANTXO LUSA
Ilusión. Beñat López y Beñat Lizaso, en el muelle de San Sebastián, con las embarcaciones de la clase 420 a su espalda. / JUANTXO LUSA

Los donostiarras, de 14 y 15 años, afrontan a partir de hoy la Copa de España de vela clase 420 en La Concha

BEÑAT ARNAIZ

Desde hoy hasta el domingo San Sebastián acoge la Copa de España de vela en la clase internacional 420. Un total de 98 tripulaciones provenientes de diez comunidades autónomas y de dos países -de Portugal y Alemania- navegarán en las aguas donostiarras mañana y el fin de semana. Sesenta tripulaciones participarán en categoría Open, que abarca a las embarcaciones masculinas y mixtas. Además habrá 38 botes en categoría femenina. De San Sebastián saldrán los campeones de España en categoría absoluta, sub-19 y sub-17.

La clase 420, el barco doble más popular en Europa para los jóvenes, es la antesala de la clase olímpica 470 y el siguiente paso del Optimist, embarcación de un único tripulante y dirigido a niños de entre 6 y 15 años. Tiene las mismas características que el 470, pero con un tamaño de 50 centímetros menor.

Las inscripciones, mediciones y sellado del material serán a lo largo del día de hoy y a las 20 horas el Ayuntamiento acogerá la ceremonia inaugural en el Salón de Plenos.

Mañana y el sábado se celebrarán seis pruebas clasificatorias y el domingo los participantes competirán por el trofeo, que lo recibirán los tres primeros de cada categoría. Esta Copa de España es una competición estratégica para configurar los equipos preolímpicos que prepararán su asalto a los Juegos de Tokio en 2020.

Tocayos y en el mismo barco

Los Juegos Olímpicos les queda muy lejos a dos donostiarras que debutarán en esta Copa en un escenario que conocen al dedillo. Beñat Lizaso (15 años) y Beñat López (14 años) forman pareja en una de las casi cien embarcaciones que saldrán al agua. Competirán en sub-17 y aunque no se ponen ningún objetivo clasificatorio concreto, quieren el máximo. «No tenemos ninguna referencia de competiciones anteriores ni de rivales. Primero queremos ver el nivel que hay, que nos han dicho que es muy alto y luego ya veremos».

Esta será la primera competición a gran escala en la que participen en la clase 420. Hasta ahora lo habían hecho de manera individual en Optimist, y este año han dado un salto al competir en la Liga Vasca. Asumen su falta de experiencia con naturalidad y están en esta Copa para aprender. «Nos quedan dos y tres años más en la categoría sub-17 y por tanto tenemos tiempo para mejorar y aspirar a más cosas».

Por una parte, dicen, competir en San Sebastián tiene su punto de emoción al hacerlo delante de la familia y los amigos, pero también tiene sus desventajas. «Lo bueno de competir fuera es que tenemos todo el día para estar con el barco. Siendo aquí tenemos que compaginarlo con las clases en la ikastola y no podemos entrenar tanto».

Los competidores que han venido de fuera llegaron el fin de semana pasado y han tenido tiempo para preparar la Copa, mientras que los deportistas locales, como es el caso de los 'dos Beñat', han tenido que cumplir con sus obligaciones académicas. «Entrenamos los fines de semana. Los sábados casi todo el día, desde las diez hasta las cinco y el domingo hasta el mediodía».

A pesar de ser el primer año en el que son compañeros, los tocayos ya se conocían al coincidir en el Optimist con el Real Club Náutico de San Sebastián. «Nos conocimos en el club y a partir de ahí empezamos a quedar más entre nosotros». López es el patrón, el que lleva el timón y la vela mayor, mientras que Lizaso se encarga de la vela de proa y de otra que se despliega, además de los pesos para que el barco pueda ir plano. La comunicación entre los dos en el mar «es normalmente buena», afirman entre risas. «Más que órdenes, tenemos que estar atentos y tratar de dar información sobre el estado del viento, por ejemplo».

En un futuro a medio plazo, un0o de los objetivos que tienen es hacer «una regata europea», dice Lizaso. «Participar en una regata grande, a poder ser fuera de casa», complementa López. Hasta ahora la mayoría de regatas han sido en Palma o Alicante. Pero antes de nada queremos hacerlo bien en casa. A ver qué tal se nos da».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos