Atletismo

Lyles encabeza la nueva generación de oro en el primer Mundial tras Bolt

Noah Lyles, tras ganar los 200 metros en la Diamond League en Bruselas, el 6 de septiembre. /AFP
Noah Lyles, tras ganar los 200 metros en la Diamond League en Bruselas, el 6 de septiembre. / AFP

Warholm, Ingebrigtsen, McLaughlin, Hassan, Duplantis, Yulimar y Cheruiyot son otras de las estrellas jóvenes del campeonato que arranca este viernes, entre polémicas, en Doha

MIGUEL OLMEDAMadrid

Hace ya tiempo que el atletismo aprendió a vivir sin Usain Bolt. El adiós del jamaicano en Londres 2017 no fue idílico –bronce en el 100 y lesión en el 4x100- y tampoco reversible, por mucho que surjan rumores de su regreso. En dos años desde su retirada de las pistas se le ha buscado heredero continuamente, aunque Noah Lyles, el elegido para ocupar el trono de la velocidad y también para ser el icono de este deporte, se empeña en desmarcarse de la leyenda. El estadounidense quiere escribir su propia historia reescribiendo las reglas: celebra las victorias a golpe de 'moonwalk', luce calcetines animados sin repetir modelo, tiene un single con un grupo 'indie' y planea grabar un disco de rap para Tokio 2020. Y corre sin levantar el pie del acelerador. Con 22 años ya es el cuarto de la historia en 200 metros.

Lyles no es la única estrella incipiente en Doha, como Bolt no es la única leyenda que ya no estará en el Mundial que arranca este viernes y que amenaza varios récords. Los 400 vallas resultaban indescifrables desde la retirada de Edwin Moses y la salvajada (46.78) de Kevin Young en Barcelona 1992, pero hay tres jóvenes que amenazan ya la plusmarca del nortamericano. Son Abderrahman Samba (46.98 en 2018), Rai Benjamin (46.98 en 2019) y Karsten Warholm (46.92 en 2019), tres portentos que todavía no se han enfrentado en una carrera. En las vallas femeninas, Dalilah Muhammad batió el récord del mundo este verano, pero es a Sydney McLaughlin, estrella en la pista y también en las redes sociales con la veintena recién estrenada, a quien el público jaleará en el Khalifa Stadium.

Subiendo de distancia, Jakob Ingebrigtsen, que acaba de cumplir 19, buscará reeditar el doblete 1.500-5.000 que ya logró el verano pasado en el Europeo de Berlín. No lo tendrá fácil el noruego en ninguna de las dos, pues tendrá que competir con el keniano Cheruiyot (23 años) en el 'milqui' y los etíopes Barega (19), Telahun Bekele (20) y Gebrhiwet (25) en el 'cinco'. Todos ellos buscan el primer oro de sus carreras aprovechando la lesión de Manangoi y la retirada de las pistas de Mo Farah, ahora centrado en el maratón tras seis oros mundiales y cuatro olímpicos. El mismo doblete que Ingebrigtsen, pero en mujeres, querría conquistar la neerlandesa Sifan Hassan (26), pero el calendario se lo impide. Es la plusmarquista mundial de la milla y europea de 5.000, pero ambas finales se separan por tan solo unos minutos, por lo que tendrá que decir a última hora. Primero se centrará en amarrar el 10.000, que igualmente sería su primer título en un gran campeonato.

García Bragado, dos récords en uno

En los concursos Yulimar Rojas buscará reeditar su oro en triple y batir el récord mundial de Inessa Kravets, que en Andújar hace tres semanas se le quedó a nueve centímetros. Solo tiene 23 años, cuatro más que Armand Duplantis, el último prodigio de la pértiga. Lleva saltando en la apañada colchoneta del jardín de su casa desde casi antes de empezar, y es el más joven de la historia en franquear 6.05 metros, el año pasado en Berlín. Hace poco firmó con Puma, que está aglutinando al talento joven tras Bolt: Warholm, De Grasse, Echevarría… El cubano de 21 años, que ya ganó el oro en el Mundial de pista cubierta con 19, es favorito para hacerlo ahora al aire libre en la longitud, donde busca emular los cuatro que tiene su ídolo Iván Pedroso y también convertirse en el primer hombre que alcance la barrera de los nueve metros.

Y frente a la juventud de la pista, experiencia para la marcha. Jesús Ángel García Bragado, que cumplirá 50 años en menos de un mes, disputará su decimotercer Mundial en 50 kilómetros, un récord tanto de longevidad como de participaciones. Espera que las tablas le ayuden a sobrevivir a la temperatura y humedad extremas que amenazarán las pruebas de ruta hasta última hora. Lo mismo ocurre con el francés Yohann Diniz y la portuguesa Inés Henriques, que defienden sus oros de Londres uno con los cuarenta ya cumplidos y la otra a punto de celebrarlos.

La polémica no escapa al Mundial de Doha, acechando ya desde la elección de la sede, pasando por lo tardío en el calendario, que ha derivado en una temporada atípica y extra larga, y terminando en las condiciones climáticas que pueden poner en riesgo la salud de los deportistas. No sucederá en el interior del Khalifa Stadium, refrigerado con aire acondicionado, aunque el cambio brusco de temperaturas puede suponer un problema.

España, con Ortega y otras dos buenas opciones

Las opciones de España por las medallas pasan por las piernas de Orlando Ortega, más fuerte que nunca en los 110 vallas tras ganar en Bruselas su segunda Diamond League. Es el tercero del ranking mundial, pero también el que llega más en forma, sin ceder ni una derrota desde primeros de junio. También en teórica posición de podio han volado a Doha Javier Cienfuegos en el martillo y Julia Takacs en los 50 kilómetros. El lanzador extremeño, tercero, está enrachado tras batir tres veces consecutivas su propio récord de España; mientras que el rendimiento de la marchadora de origen húngaro, más cómoda sobre esta distancia que en los 20 kilómetros, es una incógnita por el calor y la humedad que le acompañarán durante las cuatro horas de competición.

Un escalón por detrás andan Fernando Carro, cuarto en los 3.000 obstáculos con su récord nacional del pasado 12 de julio; Ana Peleteiro en triple salto, en un concurso en el que todo puede pasar tras la favorita Yulimar Rojas; y María Pérez, quinta con su marca del curso pasado (la que le cuenta en la clasificación) en 20 kilómetros marcha. El objetivo de la delegación española, compuesta por 38 atletas, es mejorar los cinco puestos de finalista logrados en Londres 2017. Entonces, el combinado dirigido por Ramón Cid, ahora sucedido por Pepe Peiró, no consiguió ninguna medalla.