Rugby

Ampo Ordizia enseña sus credenciales

Los jugadores aplauden a la afición, a la que quieren dar muchas alegría, tras un inicio de temporada esperanzador. / JOSETXO MARIN
Los jugadores aplauden a la afición, a la que quieren dar muchas alegría, tras un inicio de temporada esperanzador. / JOSETXO MARIN

El conjunto guipuzcoano rompió el partido en la segunda mitad

Iñigo Goñi
IÑIGO GOÑI

Ampo Ordizia comenzó con buen pie su andadura en la Liga Heineken y ha enseñado sus credenciales para esta temporada. Se impuso por 48 a 31 frente a la UE Santboiana en el partido disputado en Altamira, lugar en que la parroquia local pudo comprobar insitu el potencial de su equipo. Este año disfrutarán con el juego local y seguro que dará muchas alegrías a los aficionados. Desde el inicio puso su sello y, al igual que el año pasado, en la segunda parte rompió el partido. La tendencia de acabar los choques físicamente arrollando al rival se volvió a repetir a pesar de que en los últimos minutos los visitantes cerraron el partido con dos ensayos que les daba el punto de bonus ofensivo.

Ampo Ordizia salió a por todas con la intención de ganar el partido. Para el primer minuto, aprovechando un error de los catalanes, Julen Goia consiguió el primero de sus tres ensayos gracias a una internada entre dos jugadores del Santboi. El tres cuartos ordiziarras ha empezado la competición al máximo de sus prestaciones y marcando las diferencias desde el primer minuto, nunca mejor dicho. Eso sí, poco duró la alegría en Altamira puesto que a los pocos minutos los visitantes igualaron la contienda. La primera mitad fue un continuo carrusel de errores que el contrario no desaprovechaba. Error que cometía el Santboi ensayo de Ampo que llegaba y aprovechaba para puntuar y viceversa.

Huxford y de nuevo Goia eran los encargados de anotar sendos ensayos para los locales y un ensayo de delantera de los catalanes dejaba el marcador en un estrecho margen de siete puntos. Con el resultado de 24 a 17 para los ordiziarras se fueron los dos equipos al descanso. Una primera parte en la que los catalanes fueron mejores en las fases estáticas mientras que los locales fueron mejores en el juego abierto.

Los jugadores locales salieron mucho más concentrados y fruto de esa concentración llegó la superioridad demostrada en la segunda mitad. Un contundente 41 a 17 mostraba el marcador en el ecuador de la segunda mitad. Un cuarto ensayo de Álvarez Eulate daba el punto de bonus ofensivo y tras un golpe transformado por Cruz llegaba el quinto, de la mano de Lescano que sentenciaba el partido. Ampo era un vendabal imparable para el decano del rugby estatal, que impotente veía como la desventaja el marcador era insalvable.

Viendo esta superioridad, los entrenadores locales Garmendia y Marotias, decidieron dar minutos a los jugadores del banquillo para que estos pudieran entrar en la dinámica de la competición oficial. Después del carrusel de cambios, los visitantes se volcaron al ataque con la intención de obtener el bonus ofensivo. Faltando diez minutos para el final del partido, los catalanes consiguieron su tercer ensayo que rápidamente fue contrarrestado por otro conseguido por Julen Goia. Apenas quedaba tiempo de juego pero los catalanes gracias a esa superioridad en melé, consiguieron un ensayo de castigo que les otorgaba el punto bonus ofensivo.

El primer gallo de la Liga ya ha caído en Altamira en la primera jornada y además debutaron los fichajes Leauma y Engelbretch. El inicio sin duda ha sido esperanzador y todos esperan seguir por la misma senda.