Balonmano

Aginagalde, el mástil de la bandera de Irun

Ídolo. Julen Aginagalde posa junto al presidente del Bidasoa, el alcalde y el concejal de Deportes de Irun y jugadores y jugadoras de la cantera del Bidasoa. / LUSA
Ídolo. Julen Aginagalde posa junto al presidente del Bidasoa, el alcalde y el concejal de Deportes de Irun y jugadores y jugadoras de la cantera del Bidasoa. / LUSA

El pivote de la selección y del Kielce polaco fue homenajeado en el ayuntamiento por los títulos logrados esta temporada |

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL

Julen Aginagalde lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a cerrar una temporada colmada de títulos. Ha ganado la Liga y la Copa en Polonia con su equipo, el Kielce, aunque esto casi no es noticia ya que el club en el que juega el irundarra es el más potente del país. Lo que sí mereció el homenaje que se le rindió ayer en el Ayuntamiento de Irun fue el campeonato de Europa conquistado con la selección española en enero. Era el único gran título que le faltaba.

El que es considerado mejor pivote del mundo fue recibido en los 'arkupes' de la casa consistorial por José Antonio Santano, alcalde de Irun, Pedro Alegre, concejal de Deportes, y José Ángel Sodupe, presidente del Bidasoa. Los cuatro se encaminaron hacia la sala capitular por la escalinata del ayuntamiento, en la que jugadores y jugadoras de la cantera bidasotarra hicieron pasillo al gran campeón. Y es que también se quiso reconocer el trabajo del balonmano base del equipo de Irun, que ha conseguido el campeonato de Euskadi y de Gipuzkoa en categoría cadete masculina y el de Gipuzkoa en infantil femenina.

Santano comenzó la recepción comentando que «Julen, una vez más, se acordó de Irun cuando ganó el Europeo y lo hace como nos tiene acostumbrados, colgándose del cuello la bandera de la ciudad. Es un gesto sencillo, algo que se ha convertido en un símbolo de sus victorias, pero que nos emociona a todos los irundarras. Julen siempre se acuerda de Irun e Irun también se acuerda siempre de él».

El alcalde irundarra añadió que «hay dos formas de triunfar y Julen ha elegido la correcta, la que no le separa del suelo. Sabe perfectamente dónde están sus raíces y eso es algo muy importante».

Tras los elogios de Santano, fue el homenajeado el que tomó la palabra. «Para mí es una suerte haber podido sacar la bandera de Irun un par de veces. Estoy orgulloso de ser irundarra y también de estos colores que vemos aquí delante, el amarillo y azul del Bidasoa. Estoy muy agradecido al ayuntamiento por este recibimiento y también al Bidasoa por estar aquí presente».

Último año de Sodupe

Alcalde y jugador hablaron de la bandera y fue precisamente eso lo que le regaló Santano a Aginagalde, un marco con la enseña de Irun. Julen es el mástil de la bandera.

En el acto también estuvo el presidente del Club Deportivo Bidasoa, que dedicó unas palabras al jugador y consiguió el sueño de todos los aficionados bidasotarras, volver a ver a Julen con la camiseta amarilla. Y es que ese fue el presente que le otorgó José Ángel Sodupe. El pivote del Kielce no dudó en ponerse la elástica.

Sodupe dijo de Julen que «es un producto 100% de la cantera del Bidasoa» y se dirigió a los cadetes y a las infantiles para decirles que «ojalá algún día algún otro u otra de la cantera del Bidasoa llegue hasta donde ha llegado Julen».

El recibimiento dejó también otra noticia que en los últimos meses había circulado sin confirmación por Artaleku. La presente legislatura, que acaba en verano de 2019, será la última con José Ángel Sodupe al frente del Bidasoa ya que el presidente no se presentará a la reelección.

 

Fotos

Vídeos