«Ha sido muy duro psicológicamente»

«Ha sido muy duro psicológicamente»

ANA VEGA

Una vez más Jaime Caballero ha puesto a prueba su resistencia física y psicológica y ha superado el nuevo reto que se había propuesto. El nadador de ultrafondo ha cruzado en un tiempo récord de 22 horas y 39 minutos el lago más largo de Europa, el lago Leman que tiene una longitud de 72 kilometros. Pero en un 'más difícil todavía' Caballero se había propuesto nadarlo como nadie lo había hecho antes, en forma de parábola y alargando la distancia hasta alrededor de 80 kilómetros.

"Lo peor han sido las últimas horas pero sorprendentemente también las 3 o 4 primeras". Caballero y su equipo partían el domingo desde la localidad suiza de Villeneuve hacia las tres de la tarde bajo la persistente lluvia y el riesgo de tormentas. "Pero eso ya estaba previsto. Lo malo ha sido el viento, que no era muy duro pero sí muy incomodo para nadar. El lago parecía una freidora", relata el nadador.

La llegada tenía lugar casi un día después en Ginebra, pero "los últimos kilómetros han sido un infierno. Ves el famoso jet d'eau desde muy lejos y crees que ya estás llegando pero lo que yo creía que eran 5.000 metros se ha convertido en cuatro horas. Muy duro físicamente pero sobre todo psicológicamente".

Con un hilo de voz debido al esfuerzo, y emocionado por lo logrado, Jaime explica que En esta ocasión el frío no ha sido un problema ya que el agua estaba a unos 20 grados pero hay que tener en cuenta que iba 'a pelo', sin neopreno ni ninguna otra ayuda externa. "no he sentido frío-explica el nadador- pero me estaban midiendo la temperatura corporal y llegado a estar a 34 grados lo que es bastante bajo".

Jaime agradece a todo su equipo el apoyo prestado y destaca la labor del doctor Arratibel que "no me ha dejado saltarme ningún avituallamiento y eso ha ayudado a que haya llegado bien físicamente".

El donostiarra se muestra muy satisfecho además de que sus esfuerzos sirvan paradas visibilidad a distintas dolencias. El nadador, que acostumbra a realizar sus retos para recaudar fondos para investigar sobre la ELA, se prestó encantado a este nuevo reto propuesto por la Fundación Suiza para la investigación de la Diabetes.

El donostiarra partió este domingo por la tarde de la localidad suiza de Villeneuve y llegaba alrededor de las dos de la tarde de este lunes a Ginebra tras cruzar a nado y sin ninguna ayuda externa (neoprenos etc) el lago Leman.

Como siempre, el reto de Jaime Caballero va unido a un objetivo solidario y esta vez consiste en concienciar a la población sobre la enfermedad de la diabetes. Según explicaba el nadador hace pocas semanas antes de partir hacia Suiza, el año pasado conoció a un piloto de coches suizo que padece esta enfermedad y «al saber la labor que hacía con el ELA me propuso hacer algo parecido para concienciar sobre su dolencia. Crucar el lago Leman era algo que tenía en mente hace tiempo por lo que la ocasión de juntar ambos objetivos parecía perfecta».

La Fundación Suiza para la investigación de la diabetes ha solicitado a Jaime Caballero que realice la prueba pasando cerca de los puertos de Vevey, Lausanne y Nyon, en los que se han colocado puestos para informar a la población sobre la diabetes y en los que se permitirá a la gente hacerse una medición de la glucosa. Además, el deportista guipuzcoano ha llevado pegado al cuerpo un parche que mide sus niveles de glucemia. El doctor Arratibel, que siempre acompaña al nadador en sus largas travesías, aprovechará estos datos para hacer un estudio sobre la capacidad de aguante de un deportista en situaciones extremas.