Unai Núñez, amonestado por una dura entrada