¿Qué significan los aros olímpicos?

¿Qué significan los aros olímpicos?

Los cinco aros de colores, que aparecen en todos los elementos olímpicos, se han convertido en un emblema de los Juegos Olímpicos

EL DIARIO VASCO

Los aros olímpicos son uno de los emblemas más importantes de los Juegos Olímpicos. Como la llama olímpica, son un elemento fundamental para la estética de los Juegos y difícilmente se olvidan. Los cinco aros de colores están presentes en todos los atuendos deportivos, regalos y souvenirs. Incluso los deportistas se atreven a tatuarse y llevar los aros marcados en su piel de forma permanente. Pero ¿qué significado tienen?

La explicación más extendida es que los cinco aros representan a los cinco continentes y, del mismo modo, cada color -azul, negro, rojo, amarillo y verde- corresponde con los rasgos de un territorio. El azul representa a Oceanía, que está rodeado de mares y Océanos, el verde corresponde a Europa porque es el continente con mayor diversidad de bosques y montes, el negro por África y sus gentes, el rojo recuerda a los indígenas americanos también llamados 'pieles rojas' y el amarillo por Asia tanto por su piel como por los desiertos que se extienden a lo largo del territorio.

Así, todos los continentes y todos los deportistas forman parte del conocido logo, aunque existe otra posible explicación para los colores. Pierre de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos modernos, escribió en 1913, para la 'Revue Olympique', que el año siguiente se utilizaría un símbolo cuyos colores corresponden con los de todas las banderas mundiales, sin excepción. «Los seis colores, con el fondo blanco de la bandera, así combinados representan a todas las naciones sin excepción. El azul y el amarillo de Suecia, el azul y blanco de Grecia o Argentina, los tricolores de Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Bélgica, Italia y Hungría, el amarillo y rojo de España, junto a las nuevas banderas de Brasil y Australia, y a las del antiguo Japón y la joven China. He aquí un emblema verdaderamente internacional, explicaba Coubertin.

Además, el círculo representa la continuidad, lo eterno y constante que no tiene principio ni final. El psicólogo Carl Gustav Jung añade que el círculo también se asocia con el ser humano. Los aros olímpicos también podrían representar a los deportistas, de orígenes muy diferentes, que se unen o entrelazan, como símbolo de fraternidad.

Significado viejo, uso moderno

Los Juegos Olímpicos tienen su origen en una tradición griega. En la antigüedad, se celebraban cuatro festividades diferentes dedicadas a los dioses Apolo, Poseídon, Hércules y Zeus. Estas festividades, o juegos, se celebraban cada cuatro años y estaban abiertas a todos los griegos que quisieran participar. Los juegos más grandes se dedicaban al rey de dioses, Zeus, en Olimpia. Con el tiempo, los deportes se fueron consolidando y los mismos territorios empezaron a mandar a sus mejores jugadores. Una tradición, con sus más y sus menos, que se ha manteniendo a lo largo de los siglos.

Pero, aunque los Juegos Olímpicos tengan un origen clásico, los símbolos y costumbres que también forman parte de ellos se han ido consolidando a lo largo de los últimos años. La primera bandera olímpica ondeó durante los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920, no obstante los aros no fueron introducidos hasta ocho años más tarde. Curiosamente, las medallas olímpicas -de oro, plata y bronce- también llevan los cinco aros olímpicos grabados, y estos aparecieron por primera vez en los Juegos Olímpicos de París de 1924.

 

Fotos

Vídeos