Hinchas de las distintas selecciones viajan en el Transiberiano durante el Mundial

El cansancio del largo viaje en tren se nota en su voz y sus rostros. Pero no impiden a Akim y a Hervé arrancarse con unos cánticos de ánimo a su selección. Estos dos franceses han escogido el Transiberiano, la ruta ferroviaria más larga del mundo, para llegar hasta Ekaterimburgo, donde los "Bleus" disputan su segundo partido en el Mundial. Aseguran que su visión de Rusia ha cambiado con este viaje. "La seguridad, los servicios, la amabilidad. Nosotros, los europeos, pensamos que Rusia es peligrosa. Pero es una idea falsa. Porque la realidad es que se come bien, la gente es agradable y hospitalaria. Pienso volver con mi familia para hacer turismo, seguro. Es excepcional", aseguran.El rival de Francia en el próximo encuentro es Perú. De allí son Rocío y Luis. También han preferido trasladarse en tren frente a otros medios más rápidos. "Es una experiencia bonita ir mirando el paisaje y disfrutar de la naturaleza. Es muy agradable y muy diferente a nuestro país. Nosotros no tenemos estos bosques ni este tipo de árboles. Es muy diferente", dicen.Tras un día entero de trayecto, las dos parejas llegan a su destino. Como otros muchos hinchas, han querido sumar a la emoción de vivir un Mundial de fútbol, la experiencia de conocer a fondo el país donde se disputa. -Redacción-