No es vistoso, sí efectivo

BEÑAT ARNAIZ

Estas son las armas del Gipuzkoa Basket para salvar la temporada 2018/19. Ayer las vimos a pleno funcionamiento prácticamente durante los 40 minutos del partido. La idea de Valdeolmillos de construir el juego desde atrás se vio perfectamente reflejada. Mucha actitud defensiva y control del rebote que sirvieron para que después el equipo atacase con criterio, bajo la batuta de Dani Pérez y Gaizka Maiza. No será lo más vistoso, pero sí lo más efectivo.

Siempre será buena señal que, en una plantilla en la que no hay jugadores que puedan echarse el equipo a las espaldas -tipo McFadden en Tenerife o Renfroe en Manresa-, se sumen los más posibles a la causa. Los dos máximos valorados del partido, con 19, fueron un base y un pívot, tal y como Valdeolmillos pretendía en pretemporada a la hora de configurar la plantilla y su funcionamiento en la pista. Aunque seguramente le costaría imaginar que fuesen Dani Pérez y Mouhamed Barro, mientras el ex NBA Jorge Gutiérrez esperaba su momento en el banco.

Es más fácil confiar en el jugador extranjero que en el de casa. Así se ha visto en este inicio de temporada. Gaizka Maiza fue una de las sensaciones de la pretemporada, pero en liga no le llegó la oportunidad hasta ayer. Y como era de esperar, cumplió y demostró que puede tener minutos en la rotación. Más complicado parece el caso del capitán Xabi Oroz, que vio el partido en chándal al no estar convocado.

Gipuzkoa Basket tiene la oportunidad perfecta de revertir el mal inicio de temporada en el partido del sábado en Santiago y confirmar la premisa de la noticia de este periódico el jueves. Empezar la liga con 0-5 no es un drama.

Más del GBC 74 - Gran Canaria 63

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos