Gipuzkoa Basket

Sanadze: «Es un vestuario con orgullo y carácter»

Duda Sanadze, en el entrenamiento de ayer en Illunbe./MIKEL FRAILE
Duda Sanadze, en el entrenamiento de ayer en Illunbe. / MIKEL FRAILE

Duda Sanadze tiene cuatro partidos para demostrar que puede ser el que ayude al Gipuzkoa Basket a salir de la delicada situación actual

BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

Duda Sanadze (Tbilisi, Georgia, 1992) ha sido el último jugador en llegar al Gipuzkoa Basket. Lo hizo el pasado viernes y firmó por un mes, por lo que su participación, de momento, se limitará para cuatro partidos más: Gran Canaria, Obradoiro, San Pablo Burgos y Real Madrid. En su debut del pasado domingo en Badalona estuvo 16 minutos y 59 segundos sobre la pista, en los que anotó 7 puntos con una serie de 3 de 6 en tiros de campo.

En el mal partido que hizo el equipo en líneas generales, a Sanadze se le vio falto de ritmo. Y es normal. El 11 de noviembre de 2017 se lesionó la rodilla en un partido de la Lega con el Pistoia ante el Reggio Emilia y fue cortado el 7 de diciembre. En todo este tiempo, tan solo había jugado cinco partidos con la selección. «Ahora mismo solo me concentro en ganar y en adaptarme rápido para ayudar al equipo», transmitía ayer en los instantes previos a que el equipo realizase el segundo entrenamiento de la semana de cara al partido del domingo ante el Gran Canaria (17.00 horas) en Illunbe.

El alero de 26 años y 1,96 metros de estatura estudió en la universidad de la ciudad californiana de San Diego, y jugó para el equipo de allí, los San Diego Toreros. En su primer año no participó en ningún encuentro. En los próximos tres, disputó 91 partidos con promedios de 11 puntos y 29% de triples. El georgiano se describe como un jugador que «puedo aportar en muchas facetas, pero destaco por tirar bien».

Valdeolmillos declaró en la previa al partido del Joventut que ya se habían fijado en él (en Sanadze) durante la pretemporada, pero al tener la plantilla cerrada no pudieron ficharle. Ahora, con la lesión de su compatriota Burjanadze, que no juega desde el partido del Baskonia, el club sí que ha podido incorporarle. «Llegué a San Sebastián diez-doce días antes para aclimatarme a la ciudad, al equipo y al cuerpo técnico lo antes posible y finalmente firmé el contrato».

Al ser el último en llegar al Gipuzkoa Basket, puede ser el hombre que pueda ver con más frescura y perspectiva la situación actual del equipo y el estado anímico del vestuario. «Después de cinco derrotas, obviamente, la plantilla no está contenta, pero estamos trasladando esas ganas de conseguir la primera victoria a los entrenamientos. El entreno del lunes fue muy bueno y creo que estamos mejorando en muchos aspectos». Sanadze define al grupo al que se ha unido recientemente como uno «con orgullo. Nuestro propio carácter nos va a llevar a no relajarnos y estamos deseando que llegue el fin de semana para conseguir la primera».

Descolocados tras Badalona

Un mensaje repetido por varios jugadores de la plantilla era que la semana de preparación del partido frente al Joventut había sido buena, y que el equipo iba confiado de poder luchar la victoria, y eso hace que el resultado final de Badalona haya «descolocado». El discurso de Valdeolmillos, más allá de incidir en la regularidad del juego y en la defensa, está siendo estos días el de no perder la calma. «El entrenador incide en que no nos presionemos más de lo debido y en que mantengamos la cabeza alta. Está haciendo un gran trabajo porque los entrenamientos están siendo buenos, pero nos queda reflejarlo en los partidos. La semana pasada fue muy buena en cuanto a entrenos pero después ante la Penya no lo demostramos. Y por eso el entrenador estaba bastante decepcionado».

En cuanto al partido de este domingo, Sanadze admite que Gran Canaria es un buen equipo, «pero creo que en casa podemos ganar a cualquiera. El talento lo tenemos. Necesitamos ser físicos y luchar por cada balón de cada posesión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos