Trece hombres y un solo destino

El Delteco-GBC afronta con escasez de recursos una campaña que vuelve a ser un experimento. Parte con el objetivo de prolongar una temporada más la permanencia enla máxima categoría

La plantilla del GBC 2018/19./JOSÉ MARI LÓPEZ
La plantilla del GBC 2018/19. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Raúl Melero
RAÚL MELERO

Nueva temporada, nuevos retos. Y sin embargo, mismos objetivos. La plantilla al completo del Delteco Gipuzkoa Basket se presentó este lunes en sociedad en el Kutxaespacio de la Ciencia. A todas luces un buen lugar, donde los experimentos están a la orden del día y los avances en la investigación son la rutina que invade diariamente a los que allí acuden. El GBC de esta campaña vuelve a ser otro experimento. Realmente debe ser así todos los años. A eso está abocado el equipo donostiarra mientras el músculo financiero no le acompañe para confeccionar la plantilla.

Eso sí, no será un experimento con gaseosa. El entrenador, Sergio Valdeolmillos, se ha arropado de los jugadores que ha querido -y que ha podido contratar- y han sido muchas horas de trabajo en el José Antonio Gasca desde el 20 agosto. A partir de ahora, las sesiones se alternarán en Illunbe, ya que para muchos jugadores sus aros son desconocidos.

El GBC estuvo arropado este lunes por patrocinadores, colaboradores, personalidades institucionales, abonados, simpatizantes, fieles y amigos. Muchos rostros conocidos del baloncesto. No en vano se trataba de la presentación oficial del equipo masculino que juega en la categoría más alta.

El tiempo pasa y esta será la undécima temporada del Gipuzkoa Basket en la liga Endesa. Once años han pasado de aquella campaña en la que el deporte de la canasta se convirtió en un 'boom'. Han pasado muchos jugadores, no tantos entrenadores, cinco, y han pisado las tablillas de Illunbe muchísimas figuras a nivel mundial. El reto es que el próximo año se siga disfrutando del mejor baloncesto de Europa. No será fácil porque, presupuestariamente hablando, el Delteco parte en las últimas posiciones de la parrilla.

En sus diez apariciones anteriores en la Liga Endesa, el Gipuzkoa Basket solo ha quedo una vez por encima de los diez primeros. Fue en aquella inolvidable temporada 2011/12 con Sito Alonso llevando las riendas del equipo que terminó con el GBC jugando Copa y playoffs por primera vez en su historia. Así las cosas, el Delteco tiene todas las papeletas para volver a vivir en el alambre. Su presupuesto así lo dice y serán los jugadores junto con Sergio Valdeolmillos los que se encarguen de intentar demostrar lo contrario.

Nueve caras nuevas

El montenegrino Blagota Sekulic ha sido el último en llegar -su fichaje por el Delteco se hizo oficial en la mañana de este lunes- a la plantilla guipuzcoana. El 66% del equipo es nueva respecto al año pasado, algo que los rectores del equipo donostiarra no pretendían allá por el mes de mayo, pero se han tenido que adecuar al mercado.

Hoy hace cuatro meses el GBC pensaba que sus dos referentes interiores iban a seguir. Más cuando pidieron colaboración para organizar un campus y todas sus respuestas eran favorables a la continuidad. Sin embargo Henk Norel y Daniel Clark rechazaron las ofertas de mejora de contrato por parte del GBC y marcharon al Breogán y Fuenlabrada. A partir de ahí, Valdeolmillos tuvo que activar un plan para cambiar la composición del equipo sin los que se presuponían como el 'cuatro' y 'cinco' titulares.

Además del holandés y el británico han cambiado de aires Agbelese, Fakuade, Swing, Pardina y Chery. En total siete jugadores. Los que han llegado han sido el citado Sekulic, Faverani, Barro, Burjanadze, Bobrov, Corbacho, Nevels y Gutiérrez. A estos hay que sumar a Gaizka Maiza, que jugó los últimos partidos de la temporada pasada Así las cosas Sergio Valdeolmillos tendrá a su disposición a trece jugadores más los cedidos en el Juaristi ISB Beraza, Sanz y Azpeitia cuando lo estime.

No contar con suficientes recursos deriva en que muchas de las caras nuevas sean apuestas. Cuatro jugadores (Vyacheslav Bobrov, Jorge Gutiérrez, Garrett Nevels y Mouhamed Barro) debutan en la ACB. El mexicano llega avalado por sus buenas prestaciones en la Lega italiana y debe de ser uno de los referentes del equipo. Los otros tres están ante una gran oportunidad de hacerse con un hueco en una gran Liga, aunque es cierto que Nevels, al igual que Gutiérrez, jugó en Italia con el Reggio Emilia. El resto de incorporaciones son jugadores que conocen la Liga pero varios llegan con el hándicap de haber sufrido lesiones de gravedad. Burjanadze, Faverani, con la incógnita de su estado físico. Junto con Alberto Corbacho, Blagota Sekulic y Fede Van Lacke, son los que conocen la competición y tendrán asignado tirar del carro en los momentos duros del campeonato.

En el banquillo también habrá una cara nueva: Sergio Valdeolmillos. La temporada pasada el granadino vivió su primera experiencia como ayudante en el Baskonia donde se empapó de otras vicisitudes de la profesión. Vuelve, tres temporadas después a ser primer entrenador. En Granada mantuvo al equipo en la ACB cuatro temporadas consecutivas. Sin duda algo que se podría firmar ahora mismo. Quiere un equipo aguerrido, solidario, que conecte con al grada y que se empiece a contruir desde la defensa.

Trece hombres que solo tendrán un destino: dejar dos equipos por debajo en la clasificación. El show comenzará el día 30 ante el Fuenlabrada en Illunbe a las 12.30 horas y acabará en mayo de 2019. Ojalá haya tantos aplausos como en el curso pasado. Será buena señal.

 

Fotos

Vídeos