Gipuzkoa Basket

Timmer: «Vengo a hacer ganar al equipo»

Reed Timmer posa en su presentación junto a la consejera del Gipuzkoa Basket Irune Biurrun y el director comercial de Hyundai Oarso Car Koldo Biurrun /
Reed Timmer posa en su presentación junto a la consejera del Gipuzkoa Basket Irune Biurrun y el director comercial de Hyundai Oarso Car Koldo Biurrun

El base estadounidense ha sido presentado como nuevo jugador del GBC

DV

Reed Timmer llega al Gipuzkoa Basket para ser decisivo y «hacer ganar al equipo». Así lo ha asegurado el base estadounidense en su presentación como nuevo jugador del equipo guipuzcoano.

Timmer completará completará en Donostia su segunda temporada en el baloncesto europeo tras hacer sus cuatro años de formación universitaria en su país natal. Respecto a la Leb Oro, ha destacado que es una competición «muy buena con equipos muy competitivos». Tenemos que llegar a un buen final de temporada y para eso tenemos que trabajar todos juntos y todos los días», ha explicado. En este sentido también ha querido lanzar un mensaje a la afición ya que considera que su apoyo es «totalmente imprescindible» para ganar partidos.

Timmer es un jugador zurdo que ve el aro como una piscina. Así lo acreditan sus más de 15 puntos en la universidad de Drake y los 18,5 que hizo la temporada pasada en las filas del Walter Tuebingen de la Pro A alemana, la segunda división del país teutón. Posee un excelente tiro de tres y además no duda en penetrar porque los defensores se le pegan, sabedores que desde fuera puede masacrar a cualquiera.

Los números del jugador nacido un 22 de agosto de 1995 en New Berlin, Wisconsin, son espectaculares. Fue el máximo anotador de la Pro A alemana con 18,5 tantos por encuentro de los 30 que disputó. No le valió al equipo de Tuebingen para entrar en los playoff por el ascenso. Eso sí, el recuerdo que dejó en los seguidores de los Walter Tigers fue imborrable ya que hizo 33 puntos en el último encuentro ante el Hamburgo, para una victoria por 104-100.

Además, Reed Timmer es toda una leyenda en la universidad de Drake, situada en el estado de Iowa, donde se convirtió en el máximo anotador de la historia del centro con 1.998 puntos anotados en sus cuatro años.