Gipuzkoa Basket

Sólo con el acierto no es suficiente

Dani Pérez penetra ante Albert Sabat. /ACB PHOTO
Dani Pérez penetra ante Albert Sabat. / ACB PHOTO

Un buen GBC cae ante el Obradoiro en un choque donde no pudo igualar la puntería gallega. Un mal tercer cuarto, 30-20 de parcial, condena a los de Valdeolmillos que tuvieron opciones hasta el minuto final de partido

Raúl Melero
RAÚL MELERO

El Delteco se quedó a un paso de continuar con la sonrisa que dejó su primer triunfo la semana pasada. Le faltó un poco, quizá porque llegó al tramo de la verdad con desventaja de diez y llegó a ponerse a tres a falta de un minuto, pero perdió sus opciones después de una defensa blanda y una pérdida de balón. El equipo está, no hay duda, pero le falta un ramalazo de 'killer'. De nueve de área. Los tres choques que han ido parejos -el de Zaragoza, el de Tenerife y el de ayer- se fueron por el sumidero.

Las estadísticas que figuran en la parte superior de la página dicen que el choque fue igualadísimo, apenas hubo diferencias en los porcentajes. El Delteco lanzó muy bien, pero su rival también, y el equipo de Valdeolmillos no tuvo esos minutos de frenar el ataque gallego, se agarró al partido hasta el final pero terminó mordiendo el polvo a orillas del Sar. Las meigas del triple ayer sonrieron al Obradoiro.

El empate con el que se llegó al primer cuarto, fue fruto del intercambio de golpes. Primero dio el GBC con cinco puntos seguidos de Garrett Nevels. La ventaja donostiarra llegó hasta los seis puntos, 2-8 (min. 4), después de un triple librado de Dani Pérez. Se levantó el Obradoiro y quien puso el despertador fue Nacho Llovet con seis puntos, que unidos a un triple de Obst y dos tiros libres de Pozas, dieron la vuelta al luminoso 14-11 (min. 7). Sin embargo, el Delteco, por fin esta campaña, se vino arriba desde más allá del arco. Jorge Gutiérrez aprovechó que le pasaron un bloqueo por detrás para anotar un triple y Corbacho metió otro para dejar el marcador en empate, 17-17, al final del primer cuarto.

El cuadro de Valdeolmillos llegó a los primeros diez minutos con un espectacular 5 de 9 en triples.

Contagiado por este nivel de acierto, Miquel Salvó puso los seis primeros puntos del segundo acto de partido para estirar al GBC. El catalán, quien ayer sopló 24 velas, hizo catorce puntos solo en este cuarto y fue el gran protagonista para que el Delteco llegara arriba al descanso. También fueron destacables los dos triples que anotó Burjanadze, así como una gran acción de Gutiérrez, aunque su ardor defensivo le llevó al banco.

El choque fue un toma y daca contínuo. El belga De Zeeuw, dio un empujón al Obradorio cuando a mitad de periodo, el GBC se tiró a abrir una brecha en el marcador y después los puntos gallegos llegaron desde las muñecas de Singler y Brodziansky. Si los donostiarras anotaban un triple, el 'Obra' le respondía casi en el siguiente ataque. Eso sí, las faltas perjudicaron al equipo de Valdelomillos, que en los dos primeros cuartos estuvo mucho tiempo en el bonus y con varios jugadores -Bobrov, Van Lacke, Gutiérrez y Sekulic- cargados con faltas.

El tren se escapa

Quedaba por ver si tras el paso por los vestuarios, la eficacia en el tiro iba a seguir en la misma línea o si las defensas se iban a imponer. Y el partido siguió con un nivel de acierto enorme. Parecía que era grosero anotar de dos. El triple volvió a marcar el devenir del encuentro, con un claro protagonismo de Andreas Obst y Kostas Vasileiaidis por el bando gallego. El alemán entró en racha con diez puntos casi consecutivos y el griego penalizaba cualquier despiste en defensa.

Solo Dani Pérez, excelente otra vez, mantuvo a flote a la nave donostiarra que no quería naufragar. Hizo nueve puntos y asistió con inteligencia. Se llegó con mucha igualdad hasta el tiempo muerto de la televisión, 60-58 (min. 27) pero el Obradoiro vio el aro con facilidad mientras que el GBC no anotaba tan fluido como minutos antes y empezó el periodo de la verdad con desventaja de ocho tantos, 70-62.

Apareció el belga De Zeeuw para dar la máxima al equipo entrenado por Moncho Fernández (75-64). El ataque donostiarra estaba atascado. Los tiros no entraban y lo peor, en defensa no había buenas sensaciones. El resto de apartados como rebotes o pérdidas, la cosa estaba muy igualada, pero el Delteco debía apretar el acelerador para volver a entrar en partido. Y lo hizo, pero se quedó a las puertas del triunfo. Los detalles marcan y esta Liga castiga mucho. Eso le ocurrió al GBC.

Último arreón

Con más corazón y rabia que juego, el Gipuzkoa Basket se fue metiendo poco a poco en partido. Un par de acciones seguidas de Sekulic y Salvó cortaron al buena racha del Obradoiro que, por fin, acabó con su idilio desde el 6,75. Curiosamente el equipo santiagués no volvió a anotar un triple en los últimos nueve minutos de partido. Ya había hecho antes doce.

Valdeolmillos concedió el timón de mando a Dani Pérez, pero el brazo ejecutor para que el GBC legara con vida al final del partido fue Nevels. El californiano conectó dos triples, el primero, con la mano de Singler encima y el segundo después de una gran movimiento de balón esperando en la esquina para dejar el choque en el aire, 81-77 (min. 37). Después, Pérez solo aprovechó un tiro libre.

Las muñecas se encogieron en ambos equipos y fue Llovet quien dio lq distancia de seguridad pero que poco le duró al 'Obra', ya que Nevels, otra vez, metio un tiro, 83-80 a falta de un minuto exacto. Había que defender, no quedaba otra. Lo hizo bien el GBC aunque el final de la posesión estuvo blando y Brodziansky anotó fácil. Dani Pérez en el siguiente ataque perdió el balón y Pozas se fue solo hacia la canasta dajando el partido resuelto, 87-80, con veinte segundos por jugarse y ya sin opción de darle la vuelta.

Las claves

Triples:
Con el triple el GBC dominó el partido al inicio, Dani Pérez lo mantuvo después y Nevels a punto estuvo de darle la vuelta. El mejor día en el tiro.
Tercer cuarto:
Más que el 30-20 favorable a los gallegos en este periodo, el GBC llegó con desventaja de ocho puntos y no pudo llevar el partido igualado, como había hecho hasta ese momento.
Tiros libres:
En partidos cerrados, estar acertado desde el 4,60 es primordial. El GBC tuvo bonus a favor los dos últimos cuartos, pero no lo pudo aprovechar y fue menos veces a la línea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos