Gipuzkoa Basket

La del sábado en Illunbe, una cita marcada en rojo

Garret Nevels lleva el balón hacia la canasta. / ACBPHOTO/UNAI MURILLO
Garret Nevels lleva el balón hacia la canasta. / ACBPHOTO/UNAI MURILLO

El Delteco GBC recibe al Burgos (20.30 horas) en un choque vital para las opciones de permanencia del equipo donostiarra

Raúl Melero
RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Los marcadores, también conocidos popularmente como 'fosforitos' no suelen engañar. Con uno de esos rotuladores, la plantilla del Delteco GBC ha marcado en fucsia fuerte el próximo sábado. Ese día el triunfo no debería salir de Illunbe. Llegará el Burgos (20.30 horas) en una tarde en la que el balón naranja será protagonista en la capital guipuzcoana. El IDK recibe a las seis al Cadí La Seu, con lo que el plan del baloncesto es muy apetitoso para la jornada sabatina.

En lo que a los chicos se refiere, el choque ante el cuadro castellano no es una final. Entre otras cosas porque después del partido restarán 26 jornadas más. Sin embargo es de una importancia máxima, habida cuenta del saldo que lleva ahora mismo la escuadra de Valdeolmillos y que los dos siguientes encuentros antes del parón por las ventanas FIBA son lejos de la capital guipuzcoana ante el Real Madrid y el Valencia Basket. Las dos únicas canchas donde el Gipuzkoa Basket no ha conseguido ganar nunca en su andadura en la Liga Endesa.

Puntos vitales

Los jugadores, así como los responsables y técnicos del Delteco Gipuzkoa Basket, tienen interiorizado que es un choque que no se puede escapar. El equipo no está lejos del triunfo. Ganó con solvencia al Gran Canaria y peleó durante muchos minutos de partido en Santiago. Varias malas lecturas defensivas propiciaron que el GBC se viera diez puntos abajo y que el choque se les pusiera cuesta arriba. Pero tuvieron arrestos para volver a meterse en partido y se colocaron tres puntos por debajo a falta de un minuto.

De los últimos cuatro encuentros, salvo los últimos doce minutos de Badalona donde el equipo se diluyó, en el resto -Tenerife, Gran Canaria y Obradoiro- ha competido y peleado por el triunfo. En este tramo de encuentros el Delteco ha cuajado buenos minutos de baloncesto y ahora tiene que pelear por extenderlos lo más posible. Será fundamental para doblegar al Burgos el sábado que viene. El cuadro que entrena Diego Epifanio llegará, acompañado de su fiel hinchada, y por una estadística que para los supersticiosos suele ser gafe en un partido de estas características: los castellanos no han ganado todavía lejos de su feudo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos