Gipuzkoa Basket

El GBC, sin opción en Madrid

Bobrov intenta impedir la entrada a canasta de Jeffery Taylor. /EFE
Bobrov intenta impedir la entrada a canasta de Jeffery Taylor. / EFE

Los de Laso han dado un severo correctivo al conjunto de Valdeolmillos, que ha caído 104-71

Raúl Melero
RAÚL MELERO

La misión del GBC es volver el año que viene al WiZink. Aunque sea un día para pasar un mal rato. Como esa visita al dentista. Es lo que tiene estar en la Liga Endesa. Que hay un montón de tiempo para disfrutar, que el nivel de la competición es alto, pero los equipos pequeños deben visitar al Madrid, al Palau, al Baskonia y pasar un mal trago.

El GBC volverá al WiZink, pero no estarán Laso y sus chicos. Sino el Estudiantes. Será el día de San Sebastián o la víspera. Y ahí el Delteco deberá demostrar si es un equipo con mimbres para pelear por salvar la categoría. La jornada, con la derrota prevista, deja a los de Valdeolmillos como colistas empatados a dos triunfos con el Breogán, Gran Canaria y Estudiantes, aunque los colegiales tienen un encuentro menos.

Los 33 puntos de diferencia son la realidad entre un equipo de Euroliga, con quince jugadores y que da descanso a tres de sus mejores hombres, frente a una de las escuadras que va a pelear por eludir el descenso. Pero algo parecido le ocurrió al Valencia, que cayó el sábado por 34 puntos ante el Tenerife. O el Fuenlabrada que cayó por 50 ante el Baskonia O el Murcia que perdió por 44 puntos también frente a los vitorianos, misma distancia que se llevó el Zaragoza del Palau, 99-55.

Es algo que puede estar en el guión y es muy difícil volver con una alegría de un sitio como el WiZink Center. Porque puede pasar lo de hoy, o estar en partido y perder por veinte en un acelerón del rival, o puedes jugar el partido del año y perder por dos puntos. Solo el Andorra ha conseguido ganar a los blancos este curso y, como le ocurre en fútbol a la Real, visitar al Madrid o Barça es un ejercicio de impotencia más que una oportunidad de escribir un episodio con letras de oro. Los datos y la hemeroteca no engañan.

A partir de aquí Valdeolmillos deberá rearmar a su equipo, porque el calendario es durísimo y tendrá que pescar algún triunfo algún día inesperado. La semana que viene los donostiarras viajarán a La Fonteta antes del parón por los encuentros internacionales. Después esperan Murcia, Andorra, Barcelona y Unicaja para cerrar el año. Y hasta el final de la primera vuelta Breogán, Manresa y Estudiantes.

Inicio esperanzador, pero...

Que Pablo Laso haya dejado fuera a Sergi Llill, Rudy Fernández y Anthony Randolph, ya era una declaración de intenciones. El exentrenador del Gipuzkoa Basket tiene un fondo de armario parecido al zapatero de Imelda Marcos. Ya el quinteto que ha puesto en liza, ha sido para entender que el partido no se lo iba a tomar a la ligera, aunque extrañamente, el GBC ha jugado mejor ante los teóricos titulares madridistas.

La dupla Dani Pérez-Bobrov ha sido de lo mejor en el inicio del choque. El base asistiendo y dirigiendo a través del pick and roll y el ucranio colgándose del aro y metiendo todo lo que le llegaba a las manos. Así, el Delteco ha aguantado hasta el 11-11 (min. 5). Ya para ese minuto, el cuadro de Valdeolmillos se ha encontrado en bonus. Un mal endémico que ha sufrido y que le ha ocurrido en otros encuentros. Y sí, los tiros libres ante un equipo que falla muy poco desde el 4,60 son importantes.

El Gipuzkoa Basket no ha podido aguantar el primer tirón del Real Madrid. 11-0 de parcial con Felipe Reyes y Campazzo como protagonistas que ha tenido la guinda de un triple de Jaycee Carroll. Se puede decir que hasta ahí ha llegado el GBC aunque un ramalazo de rabia con un triple de Corbacho tras tres rebotes de ataque y una canasta de Gutiérrez han apretado el luminoso. Un espejismo, ya que el WiZink Center se ha dispuesto a comprobar el potencial merengue con la segunda unidad -Yusta y Causeur- como estilete. El equipo donostiarra se ha llevado otro sopapo en los primeros minutos del segundo acto y la distancia ha llegado a los diecinueve, 37-18 (min. 13).

Una canasta de Dani Pérez ha sido la única anotación guipuzcoana en los primeros cinco minutos del segundo cuarto. Y otra vez el Madrid ha metido la sexta marcha para encadenar otro parcial 10-0 con Prepelic, Taylor y Tavares en pista. Las diferencias han merodeado los treinta puntos antes del descanso y después, Sanadze se ha echado al equipo a la espalda, con la ayuda de Van Lacke atrás y un par de canastas de Sekulic.

En la segunda mitad, el partido no ha tenido ninguna historia y el Delteco ha amagado con rebajar las distancias aunque se ha quedado en un 2-10 de parcial, justo en el momento en el que Bobrov ha castigado los 2,20 de Tavares sacando al caboverdiano fuera de al zona. No ha habido continuidad y dos triples de Carroll y Campazzo han vuelto a poner los casi treinta puntos de ventaja en el marcador.

El Madrid ha campado a sus anchas, solo ha perdido 6 balones en 27 minutos -lo que demuestra el flojo nivel defensivo guipuzcoano- y Laso ha dado minutos a los jóvenes Garuba y Pantzar. Por el GBC, Maiza y Oroz han terminado en pista en un final de choque que ha sido un mero intercambio de canastas.

Más del Real Madrid 104 - Delteco GBC 71

 

Fotos

Vídeos