Gipuzkoa Basket

Preparados para iniciar el despegue

Preparados para iniciar el despegue

Ignacio Núñez habla de «empezar un tiempo nuevo» que se afronta «con mucha ilusión» y con la total intención de «abrirse a Gipuzkoa»

Raúl Melero
RAÚL MELERO

El Real Club de Tenis de San Sebastián fue el escenario de la puesta de largo del Delteco Gipuzkoa Basket para esta temporada 2019/20. La presentación institucional se ha convertido en un acto ya clásico desde el 2001, año de fundación del club, y es la forma de poner cara y ojos a los nuevos jugadores que van a defender la camiseta del GBC durante este curso. El preludio del inicio de la temporada, que será dentro de diez días en la pista del Covirán Granada. La nave donostiarra está en la rampa de despegue y solo falta acelerar y que ponga el morro hacia el cielo. Ojalá que sea la ACB.

Empieza un nuevo proyecto, un reto mayúsculo para el club que preside Nacho Núñez, en una categoría distinta a la del año pasado y que tiene un doble propósito: deportivo y social. Por un lado la misión, como siempre en deporte profesional, es ganar partidos. Cuantos más mejor porque no existe un signo de salud más sobresaliente que las victorias. El GBC ha ascendido las tres veces que ha jugado en la LEB -2006, 2008 y 2017- pero lejos de ser una presión extra, debe ser un espejo donde mirarse. Qué se hizo bien en aquellos años y cómo adecuarlo a esta temporada, al 2019.

Por otro lado está el desafío social. Recuperar adeptos para la causa. La pretensión del presidente era seguir en Illunbe, pero finalmente la casa del Gipuzkoa Basket volverá a ser el Josean Gasca. Fidelizar a la gente, crecer en el número de socios, llevar al equipo a la provincia, ganar espectadores de fuera del área de Donostialdea y crear una cultura de baloncesto reconocible deben ser los puntos de apoyo del nuevo proyecto. El baloncesto interesa y gusta. Es el segundo deporte con más fichas en el territorio y lo que hace falta es encauzar bien los canales de comunicación, llegar a toda esa gente y ofrecer un buen producto.

El Gasca es un buen lugar para crecer, así lo fue en la última campaña que el GBC jugó en la LEB donde solo perdió un partido, aunque hay que ir pensando en hacer algo porque es una instalación con más de cuarenta años de antigüedad. La gran cita, y primera de la temporada, será el domingo 6 de octubre a las seis de la tarde, fecha del primer encuentro en casa ante el Coruña.

En términos deportivos y simplificando hasta la extenuación, se puede decir que el Gipuzkoa Basket tiene un buen equipo. Muchos analistas y entendidos sobre la Liga LEB coinciden en ello. Parte en el ramillete de favoritos para ascender por varios aspectos: historia, trayectoria y presupuesto. Sobre el papel el GBC es un conjunto de gatillo fácil. Tiene jugadores con mucho talentos y parece que con muchos puntos en sus manos. Lo han demostrado en los equipos de donde proceden.

Solo repite de la pasada temporada Xabi Oroz, el capitán, quien también tuvo que salir cedido a mitad de campaña hacia Granada para disponer de minutos. Los otros once jugadores son nuevos, aunque dos de ellos han crecido y debutado en la élite gracias al club donostiarra: Mikel Motos y Julen Olaizola. El azkoitiarra y los donostiarras son los tres jugadores locales. Los que conocen los entresijos del club y los que debutaron en la ACB con el Gipuzkoa Basket. Su importancia va más allá de los fríos números que hagan sobre la pista. Van a ser los principales referentes de esos cientos de niños y niñas que pretende la directiva que se sumen al proyecto. Su trayectoria en la LEB les avala como jugadores importantes en la competición y deberán demostrar el peso que tienen en el equipo.

Un equipo de gatillo fácil

Del resto de jugadores, los puntos emanan de las muñecas, sobre todo, de tres de ellos: Reed Timmer, Johnny Dee y Davis Rozitis. Los dos primeros exteriores y el letón como faro en la pintura. Timmer viene de promediar más de 17 puntos en la segunda alemana y Dee logró el ascenso con el Betis haciendo 12 puntos en solo 22 minutos. El primero es un desatascador, el segundo un tirador nato. Los puntos se les caen de las manos. Rozitis es el faro que todo equipo con aspiraciones necesita en la LEB Oro. Sus 2,13 de estatura están llamados a ser el referente en la pintura. Se mueve bien, es muy coordinado, cambia tiros en defensa y todo lo que le llega cerca del aro va a la cazuela.

Alex Murphy y Adam Sollazzo son debutantes en la Liga y apuntan a ser titulares. Murphy, después de estar medio año parado por una fascitis plantar, quiere demostrar su valía, que le llevó a firmar por un equipo de Eurocup. Sollazzo llega avalado por su experiencia en Europa. Es un 'tres' todo terreno que hace de todo sobre la pista. También será importante en la rotación interior Karamo Jawara, quien conoce la Liga, hizo grandes números una categoría por debajo y es un jugador que seguro gusta a la grada.

Los dos elementos jóvenes del plantel responden a los nombres de Biram Faye y Lazar Mutic. El primero, cedido por el Gran Canaria, es un interior de 2,08 que está en pleno proceso de maduración y que viene de ser uno de los mejores pívots de la LEB Plata. El bosnio, sube dos categorías -jugaba en la EBA- y deberá mostrar cada jornada el crecimiento que le ha dado entrenar con el UCAM Murcia.

El duodécimo pasajero, y no por ello el menos importante, sino todo lo contrario, es Mikel Úriz. Su apellido es historia del GBC y con que comparta un poco de la sangre que corre por las venas de su hermano Ricardo, se va a meter a la grada en el bolsillo. Va a ser el seguro de vida, la extensión de Nicola en la pista, el jockey perfecto para el purasangre que pretende ser el Gipuzkoa Basket. Conoce la Liga, sabe cómo hay que afrontar los partidos y también que el premio que hay a final de temporada es enorme.

Todos estos jugadores estarán en manos de Marcelo Nicola, el nuevo guía de la nave guipuzcoana. El de Rafaela debuta en la competición, pero acumula más de diez años de experiencia en banquillos de todo el continente, incluida la ACB. Deberá dar la razón al excelente ojo clínico que han tenido los responsables del GBC a la hora de contratar al entrenador, con una excepción, y ser el aglutinador de todo el área deportiva. Su suerte, será la del club los jugadores y los aficionados que cada quince días se acerquen al Gasca. Abróchense los cinturones, que el GBC despega.

JugadorAlturaPuesto
1 Johny Dee1,83Escolta
5 Alex Murphy2,04Ala pívot
6 Lazar Mutic2,00Alero
7 Xabi Oroz1,93Alero
8 Karamo Jawara2,03Ala pívot
9 Mikel Motos1,95Escolta
11 Mikel Úriz1,80Base
12 Reed Timmer1,85Base
14 Julen Olaizola2,02Pívot
15 Davis Rozitis2,13Pívot
23 Biram Faye2,08Pívot
43 Adam Sollazo1,99Alero

«Nunca quejarse, trabajar duro y entregarse siempre»

El acto de presentación se llevó a cabo íntegramente en la terraza exterior del Tenis. El día acompañó y la vista de la bahía fue el objeto de las capturas de móvil, antes de que comenzara la presentación. Decenas de personalidades del mundo del deporte, la política y la cultura de la sociedad guipuzcoana quisieron estar al lado del primer acto del GBC en esta temporada 2019/20.

Los jugadores fueron apareciendo uno por uno aplaudidos por el público que se dio cita en la ceremonia. Antes de los discursos, el Orfeoi Txiki, interpretó tres temas, que maridaron de forma perfecta con el atardecer de la capital guipuzcoana.

El primero en tomar la palabra fue Eneko Goia, alcalde de Donostia, quien mandó «fuerza y ganas» para la temporada venidera. «Llega un tiempo para reorganizarse y mirar al futuro y espero que en la LEB Oro sea una temporada de oro». Después fue el turno de Denis Itxaso, diputado de Deportes, alguien que ha seguido muy de cerca la trayectoria del GBC en las últimas temporadas y comentó que «el GBC ha tenido que poner el contador a cero, pero que existen valores como la ambición que nos van a hacer vivir tardes de gloria en el Gasca, creo que la afición al baloncesto tiene motivos para estar esperanzada».

Marcelo Nicola se limitó a comentar que «estamos con muchas ganas de empezar. Llevamos un mes entrenando duro y aún nos quedan dos partidos para ajustar cosas y que lleguemos al inicio liguero en las mejores condiciones. Veo al equipo con muchas ganas».

Y el que puso el corolario a la puesta de largo del Gipuzkoa Basket fue su presidente, Ignacio Núñez. El máximo mandatario del club guipuzcoano, tras los agradecimientos, hablo de «afrontar con total ilusión, con mucha ganas la temporada y es un tiempo nuevo para nosotros». La expansión al territorio es fundamental ya que «queremos y necesitamos estar cerca de Gipuzkoa en una labor de acercar al territorio, es una labor que debemos hacer».

Lanzó un mensaje a los jugadores en inglés, diciendo que «no olvidéis que representáis a este territorio. Un tierra que nunca se queja, trabaja duro y siempre se entrega». Resaltó que el club «tiene deuda cero con la Diputación» y quiso poner en valor «la honestidad, el trabajo y el rigor con la que ha trabajado el club para tomar decisiones con responsabilidad, que nunca son fáciles».