Gipuzkoa Basket

Norel y Clark no descartan seguir en el GBC

Norel y Clark, ayer en el Donosti Basket Camp. / J.M. LÓPEZ
Norel y Clark, ayer en el Donosti Basket Camp. / J.M. LÓPEZ

Norel y Clark coinciden en el campus que organizan en Donostia mientras deciden su futuro. El holandés tiene un año más de contrato mientras que el británico debe reunirse para concretar su probable continuidad en el club de Illunbe

Raúl Melero
RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Sonrientes, relajados y pasándoselo en grande. De esta guisa se encuentran Henk Norel y Daniel Clark, fundadores del campus Donosti Basket Camp, que se lleva desarrollando desde el lunes pasado en el polideportivo de Benta Berri y que terminará mañana. El holandés y el británico gozan rodeados de 54 niños y niñas de entre 9 y 15 años que pasan una divertida mañana con el balón naranja como principal aliado. «Somos los primeros en llegar y los últimos en irnos. Cuando los padres vienen a buscar a los críos, recogemos todo y nos vamos», relatan siendo éste el principal reclamo para los más pequeños de la casa. La idea surgió la temporada pasada dada la gran amistad que existe entre los dos jugadores interiores. Se empezaron a mover los hilos y con la inestimable ayuda de los entrenadores del GBC Bully Oyón y Sergio García y varios colaboradores del club, el campus tomó forma.

La gran pregunta que se hacen los seguidores del Gipuzkoa Basket es si seguirá la gran amistad que existe entre Norel y Clark la próxima temporada sobre el parqué de Illunbe. Y es tan sencillo como formulársela a los dos protagonistas. «No creemos que sea difícil seguir en el GBC», dicen mirándose uno a otro. Aunque obviamente sus casos contractuales son distintos.

Henk Norel tiene contrato con el club guipuzcoano a pesar de que sus números -13,9 puntos y 6,7 rebotes por partido que le otorgaron 19,5 créditos de valoración- garantizaron que fuera a tener muchas novias este verano. Sin embargo, el gigante de Gorinchem tranquiliza con sus palabras a los fieles del cuadro donostiarra. «La verdad es que no ha sonado mucho el teléfono de mi agente este verano», indica. «No han cambiado mucho las cosas desde la última vez que hablé. Lo más normal es que siga aunque todo puede pasar, porque esto es deporte profesional, pero creo que seguiré».

18 días clave

Norel tiene una cláusula en su contrato por la que si un equipo quiere hacerse con sus servicios deberá abonar una cantidad por su salida al GBC hasta el 30 de julio. A partir de esa fecha, el holandés será jugador del Gipuzkoa Basket a todos los efectos. Es decir, en los próximo 18 días se conocerá el futuro del poste holandés quien reconoce haber hablado ya con Sergio Valdeolmillos. «Sí, he charlado con él y me gusta que vaya a tener el mismo rol que el año pasado. Esto también lo valoro». El granadino dijo en su presentación que Norel «es un jugador fundamental» para el proyecto del GBC.

El caso de Clark es diferente. «Mi verano es más largo», confiesa entre sonrisas. Firmó por una temporada pero a él le gustaría quedarse en San Sebastián y el club desea que continúe. «Yo estoy encantado, la ciudad me gusta y no tengo ninguna queja del club». Sin embargo el de Greenwich quiere ser cauto y conoce a la perfección los entresijos del mercado. «Esto es un negocio y yo no tengo contrato, así que veremos qué pasa». Clark completó la pasada campaña uno de sus mejores años en la ACB, sino el mejor, con unas medias que se fueron hasta los 11,5 puntos con un 34% desde el triple y cinco rebotes. Todo eso le ha valido para que el nuevo técnico del GBC, Sergio Valdeolmillos, cuente con él como primera opción. «Obviamente me gustaría seguir, pero hay que ver las opciones que hay pensando en mi futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos