Gipuzkoa Basket

El Delteco necesita un antidepresivo

Un tanto del partido. /ACB MEDIA / DAVID GRAU
Un tanto del partido. / ACB MEDIA / DAVID GRAU

Un apagón en minuto y medio condena a un frágil GBC, que termina a merced del Joventut y sigue sin poder ganar

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

Una sola jugada resume el estado de depresión en el que se encuentra el GBC. La última del tercer cuarto. Balón a favor, con 1,7 segundos por jugarse. Valdeolmillos pide un tiempo muerto ya que acababa de recibir un triple de Dawson que dejaba un inquietante 63-52. Se traza la jugada en la pizarra y en el saque de fondo desde propia canasta, Dani Pérez pierde el balón. El Joventut tiene ahora la bola y debe sacar desde el mismo punto, es decir, en la propia canasta del GBC. Una sencilla jugada acaba en mate de Birgander. 65-52. El partido cuesta arriba y las caras de los jugadores denotan que no ha habido ni un atisbo de coordinación defensiva. A priori, uno de los fuertes de este equipo.

Las buenas sensaciones de la pasada jornada ante el Tenerife se debieron quedar en Illunbe. La imagen del equipo este domingo en el Olímpico fue muy mala. El Delteco perdió por varias, o muchas, razones. Hizo 25 puntos en los primeros diez minutos y 39 en los treinta siguientes, un atasco ofensivo considerable. Solo un jugador (Barro), llegó a la decena de puntos, mientras que en el Joventut, cinco jugadores lo superaron. Los apagones que sufre el equipo son gravísimos y acaba muy tocado después de encajar parciales. El rival de este domingo, que venía de anotar 67 puntos de media por encuentro, metió 88 para el jolgorio de su afición. Laprovittola y Dimitrijevic camparon a sus anchas y de su mano y cabeza llegó el triunfo para los de Carles Durán. Es un resultado que deja muy tocado al GBC, quien incomprensiblemente se fue del partido en el minuto 28 de encuentro.

92 segundos fatales

El cuadro de Valdeolmillos perdía por 4 y había levantado 12 puntos de desventaja. Miquel Salvó, jugando este domin go poquísimo al 'cuatro' que es donde realmente hace daño, anotó dos tiros libres para meter a su equipo en el encuentro. Pues bien, llegó apagón total. En apenas 92 segundos el partido se fue al garete. Un parcial 12-3 difícilmente explicable. El festival del Joventut empezó con un triple de Morgan. Una canastas de Nico Laprovittola, que no aprovechó el adicional, y otra de Dawson precedieron a un triple de Dani Pérez, un vergel en el desierto verdinegro. Y llegó después el triple de Dawson a falta e 1,7 segundos para acabar el cuarto y a renglón seguido la jugada anteriormente comentada. Esos doce puntos al término del tercer periodo fueron una losa insuperable para el GBC, que durante ese cuarto sintió poder hacer más. Pero la opción de pelear por el partido se diluyó como un azucarillo. Pasó en los últimos tres minutos ante el Zaragoza y en la prórroga contra el Tenerife

Habrá que abrigarse porque llega un invierno realmente duro. Gran Canaria en Illunbe, visita al Obradoiro, Burgos en la capital guipuzcoana y dos salidas consecutivas frente al Real Madrid y el Valencia antes del parón del 1 de diciembre por las ventanas FIBA, son el menú que tiene por delante el Delteco. Y hay que lograr triunfos.

Más sobre el Joventut 88 - GBC 64

El partido comenzó con un 0-7 para el Delteco tras una antideportiva que recibió Van Lacke, un triple de Bobrov y una canasta de Miquel Salvó. Ya saben que la sonrisa y la alegría duran poco en casa del pobre. En lugar de disfrutar, de venirse arriba, la diferencia le duró un suspiro a los donostiarras y enseguida llegó el 5-7 en el marcador, tras un par de acciones de Birgander y Luke Harangody.

Eso sí, el GBC dominó en la mayor parte del primer cuarto. En cuanto se acabó la inspiración cerca de canasta, apareció Alberto Corbacho para anotar dos triples que mantuvieron a flote a los de Valdeolmillos. Sekulic fue el jugador que mejor vio el juego y Dani Pérez estuvo intermitente en la dirección. Sin embargo, la salida de Dimitrijevic y Conor Morgan por parte del Joventut fue capital. Entre ambos hicieron los últimos diez puntos en apenas dos minutos y medio, para poner por delante a los suyos. Aunque lo peor estaba por llegar.

Caída y auge

El estado de depresión de los donostiarras llegó en el segundo acto y encajó un 12-2 de salida con Dimitrijevic como capitán general en la pista. Ni Dani Pérez ni Gutiérrez pudieron frenar al macedonio que jugó e hizo jugar. Los puntos caían del bando local y una canasta de Barro fue la única producción ofensiva del Delteco.

Las claves

Final del tercer cuarto
Minuto 28: 53-49. Pero un 12-3 de parcial en apenas minuto y medio enterró cualquier opción de triunfo para el Delteco GBC.
Pérdidas
Sin el control del partido es mucho más difícil mandar. El GBC perdió la batalla por el rebote (35 a 30) pero además se dejó 19 balones en ataque.
Puntos
Cinco jugadores del Joventut (Dawson, Dimitrijevic, Ventura, Morgan y Birgander) alcanzaron diez o más puntos. En el GBC solo Barro llegó a la decena de tantos.

Hubo un ramalazo de rabia por parte de Van Lacke y Salvó para bajar de los diez puntos 40-31 (min.15), que se esfumó cuando una mala defensa terminó con un triple de Dawson. La brecha en favor del Joventut estaba hecha y así se quedó hasta el descanso porque el final del periodo fue un intercambio de canastas. Salió Nevels, pero el californiano no fue el de otros días, quizá mermado por su estado físico.

La alegría ofensiva del Joventut se paró en la reanudación y el Delteco lo aprovechó. Sin grandes alardes, únicamente jugando con sentido y estando bien atrás. Una antideportiva de Gutiérrez sobre Laprovittola parece que espoleó a los guipuzcoanos que encadenaron un parcial 2-10 para meterse de lleno en el partido. Fede Van Lacke abrió la lata desde el triple y le siguieron Bobrov, Dani Pérez y los tiros libres de Barro y Salvó.

«El Joventut nos ha pasado por encima y no hemos tenido opción de triunfo»

Sergio Valdeolmillos realizó un ejercicio de sinceridad en la sala de prensa del Palau Olimpic de Badalona tras la derrota de su equipo. El granadino dijo estar «preocupado», que el Joventut «nos pasó por encima» y que en ningún momento su equipo «tuvo opciones reales de pelear el partido con los verdinegros». Si el entrenador del Delteco Gipuzkoa Basket confiesa estar intranquilo, como para que no lo estén los responsables, dirigentes, jugadores y aficionados después de cinco jornadas sin conocer el triunfo y encajando una derrota por 24 puntos contra un equipo que en la previa se dijo ser «de la Liga del Delteco GBC».

El técnico del conjunto donostiarra valoró la derrota diciendo que «la verdad es que me voy bastante preocupado. Veníamos de competir bastante bien los últimos partidos y teníamos bastantes esperanzas de poder ganar después de una muy buena semana de entrenamientos. Pero hemos visto un equipo con una energía muy diferente a la que hemos tenido nosotros».

Antes de explicar cuestiones más tácticas, Valdeolmillos reconoció que el Joventut «mostró mucha ambición de ganar el partido, que realmente nos ha pasado por encima y que en la inmensa mayoría de las acciones del juego nos ha ganado la batalla. En balones por el suelo, en rebotes defensivos y tengo la sensación de que hemos empezado bien el partido pero en ningún momento hemos estado con opciones de plantarle cara al Joventut».

De hecho, el entrenador del cuadro donostiarra no atisbó esperanza ni tras el parcial de 2-10 en el tercer cuarto, que les puso con desventaja de cuatro puntos. «Ha habido un momento en el tercer cuarto que nos hemos puesto cuatro abajo pero no daba la sensación de que tuviéramos opciones reales de disputar el partido», dijo el andaluz. Valdeolmillos, quien apenas destacó algún aspecto positivo de su equipo, volvió a repetir la diferencia de contundencia entre el Joventut y el Delteco a la hora de emplearse en la cancha. «El Joventut ha tenido mucha más energía que nosotros. Posiblemente ha habido un momento que hemos estado algo mejor pero viendo la globalidad del partido, el Joventut ha estado mucho más metido y ha dado la impresión de que hemos venido a ver qué pasa».

El partido daba la impresión de que se había vuelto a cerrar pero se llegó a ese fatídico minuto 28, cuando el Joventut hizo un punto y aparte y ya cogió una ventaja insalvable para el equipo de Valdeolmillos. En el último periodo nuevamente Dimitrijevic llevó el mando de las operaciones del Joventut en ataque bien secundado por Marko Todorovic, quien emergió en los momentos importantes del partido. Junto con la clase y talento de Laprovittola, la diferencia se fue agrandando y el GBC caía por diecisiete, 73-56 (min. 33). Esos últimos siete minutos fueron un camino de espinas para el Gipuzkoa Basket, que lejos de poder recortar la distancia, esta fue en aumento hasta llegar a los 24. Los hombres llamados a ser referentes en ataque no estuvieron nada afortunados. Entre Nevels, Sekulic y Bobrov hicieron 9 puntos. Un antidepresivo ya. Hace falta sonreír.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos