Gipuzkoa Basket

«Me voy a quedar el tiempo que sea necesario»

«Me voy a quedar el tiempo que sea necesario»

Ignacio Núñez trabaja para dotar al club de una fortaleza económica que le prive de pasar las penurias de las últimas temporadas

Raúl Melero
RAÚL MELERO

El aspecto económico preocupa y ocupa a Núñez, quien arroja algo de luz al futuro financiero del GBC.

- Por su currículum usted es un hombre acostumbrado a tratar con empresas de carácter internacional y con muchos ceros en sus cuentas. ¿Tiene alguna varita mágica que reporte dinero en el GBC?

- No hay varitas mágicas. Sí te digo que estamos haciendo las tareas para que la magia llegue y tiene que llegar trabajando. Estamos hablando con todo el mundo a nivel federación, a nivel ACB, de alguna agencia internacional de patrocinios importantes, temas de digitalización... Mi objetivo es hacer un club grande en Gipuzkoa.

- ¿Se ve capaz de incorporar algún sponsor incluso internacional?

- No hay patrocinios imposibles siempre que el proyecto sea atractivo. Tenemos que ser capaces de que un equipo en Gipuzkoa, en una cuidad como San Sebastián, atractiva para mucha gente y conocida internacionalmente, en un deporte de élite como es el baloncesto, se vincule a este territorio aplicando unos valores, sí podemos hacerlo atractivo.

- Los últimos años demuestran que no es fácil encontrar firmas que aporten enormes cantidades.

- Tenemos que apostar por hacer algo diferente a los demás porque si yo apuesto por equipararme con el Baskonia, no llego. Tengo que encontrar mi modelo en la ACB y como somos tan pequeños, debemos aprender a ser ágiles, a movernos antes que los demás y hacer algo que nadie haya hecho con anterioridad.

- Tenerife y Andorra tienen ligados los patrocinios a un claro perfil turístico. ¿Puede el GBC sacar provecho de que Gipuzkoa es un gran destino de ocio?

- Donostia es conocida internacionalmente por el turismo, por la gastronomía, por el Zinemaldia y muchas más cosas, es un referente. Tenerife es un magnífico ejemplo para explicar cómo han trabajado año a año cada vez teniendo un presupuesto un poquito mayor.

- Dijo en su presentación que al club le convenía que la presidenta o presidente residiera en Gipuzkoa.

- Eso sería señal de que hemos hecho las cosas bien relativamente rápido. Lo razonable es que una persona que viva aquí lleve las riendas del club. Dicho lo cual, me voy a quedar el tiempo que sea necesario para que el proyecto sea sostenible y por mí no va a quedar para que el club crezca en riqueza y visibilidad.

- El día de Breogán el aspecto de las gradas fue mejor que otras jornadas.

- Quiero más, me parece muy poco 3.400. Me alegro mucho de la gente que estuvo en Illunbe y del partido que vieron. Pero necesitamos más. Que esa gente sean nuestros embajadores y que animen a amigos, conocidos y familiares a que vengan a los partidos.

- A la gente le preocupa cómo está la deuda. ¿Qué nos dice de ese aspecto?

- Hay que valorar muchísimo que estemos en la ACB, en la segunda Liga más importante del mundo. Hay que ponerlo en valor y hay que estar orgullosos. Que un equipo tenga una deuda de dos millones de euros no es un problema, el problema son los pocos ingresos de los que disponemos. El problema no es que la deuda sea descomunal, hay sociedades que dan pérdidas, el tema es cómo trabajamos en el modelo de ingresos.