Gipuzkoa Basket

Los gladiadores del GBC saltan a la arena

La plantilla al completo junto con el cuerpo técnico del Delteco GBC, esta semana en Illunbe. / ARIZMENDI
La plantilla al completo junto con el cuerpo técnico del Delteco GBC, esta semana en Illunbe. / ARIZMENDI

Arranca el undécimo curso en la élite para los donostiarras que lucharán por dejar como sea a dos equipos por detrás

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

La Liga Endesa abre el telón esta noche (21.30 horas) con la disputa del Barcelona-Gran Canaria en una atípica primera jornada que se celebrará en cuatro días distintos. El estreno para el Delteco Gipuzkoa Basket será el domingo en Illunbe (12.30 horas) con el Montakit Fuenlabrada como enemigo. Los gladiadores saltarán a la arena con la intención de seguir en pie y contentar al público. Así era en la antigua Roma. Y así es en el Donostia Arena actual.

Porque de un tiempo a esta parte, el GBC trabaja en dos vértices muy claros. Por un lado conseguir la permanencia a toda costa. Y por otro intentar fidelizar a los seguidores. Que cada vez haya más gente en las gradas. Intentar que se parezca a lo que se vivió hace una década y quitar algún que otro día las lonas que cubren el anillo superior del recinto donostiarra.

La plantilla que salte a la pista el próximo domingo será muy distinta al que la temporada pasada logró unas excelentes trece victorias en la liga regular. Sergio Valdeolmillos debutará en el banquillo de Illunbe al igual que las ocho incorporaciones que ha realizado el GBC. Todos menos uno, Vítor Faverani, podrán estrenarse ante el público donostiarra.

No hay novedad en la hoja de ruta del Delteco. Hasta que no haya un espaldarazo económico para que se pueda dar un salto cualitativo y cuantitativo, hay que cruzar los dedos para dejar dos equipos atrás. No queda otra, aunque siempre se sueña con hacer una temporada rutilante.

El repaso de la trayectoria del GBC en la Liga Endesa es sencillo. El 'boom' de los primeros años, con cerca de 8.000 socios -sí, frótense los ojos porque así era-, la consolidación con Pablo Laso, tocar casi el cielo con Sito Alonso y después, coincidiendo con un enorme bajón en los presupuestos, una travesía por el desierto de las desilusiones que acabó con tres descensos en cuatro años. El club bajó, se reinventó en la pista con Fisac, subió y el año pasado el curso fue de sobresaliente, con los recursos que había. Sin embargo 365 días después, el equipo está en la misma casilla de salida.

Plantilla renovada

Ocho jugadores nuevos. Tres con un denominador común: que llegan de severas lesiones. Es el caso de Burjanadze y Faverani y otro, Jorge Gutiérrez, con una reciente intervención no grave. Los responsables del equipo tienen claro que son jugadores que, si no tuvieran esos problemas, sería imposible contratarles. Confían en que su rendimiento, si no es inmediato, esté cerca. Otros dos que debutan en la Liga y que se les espera un gran rendimiento: Garrett Nevels y Vyacheslav Bobrov. Puntos y fuerza y en ambos casos espectáculo.

También dos veteranos que conocen la Liga y que deben tirar del carro. El megaespecialista Alberto Corbacho, jugador determinante desde detrás del 6,75 y Blagota Sekulic, un jugador curtido en mil batallas y otrora pieza clave en equipos de Euroliga. Más los que repiten del año pasado -Dani Pérez, Salvó, Van Lacke, Oroz y Maiza- componen la plantilla que va a pelear por cumplir el objetivo de la permanencia por un lado y de enganchar a cuantos más fieles a Illunbe, por otro.

No será fácil ninguna de las dos premisas. Económicamente el Delteco está en la última fila de la parrilla. Los principales enemigos serán los dos recién ascendidos -Breogán y Manresa- y los equipos que cuentan con menos recursos. Aunque lucenses y manresanos han incorporado a jugadores de primer nivel como Norel, Kinsey y Redivo por parte celeste y Toolson, Renfroe o Doellman en los catalanes.

Atendiendo a la última clasificación liguera, el Joventut y el Zaragoza podrían tener papeletas para pasar problemas. Sin embargo los verdinegros se han hecho con un jugador total como Quincy Miller, aunque no ha jugado ningún minuto en la pretemporada, y tienen dos grandes tiradores como Mathias y Morgan. Además han logrado la incorporación de un jugador de gran nivel como es el poste montenegrino Marko Todorovic. En el caso de los maños Porfi Fisac cuenta con ilustres veteranos como McCalebb, Seibutis y Fran Vázquez o jugadores que conocen la Liga como Nemanja Radovic.

De las teóricas escuadras que pueden navegar por la segunda parte de la clasificación está el Obradoiro y el Burgos. Los gallegos han perdido muchísimo arsenal (Matt Thomas, Pustovyi, Radovic y Bendzius), pero el equipo que entrena Moncho Fernández suele tener ojo clínico en las incorporaciones. En el caso de los burgaleses, parece que este año han dado un paso adelante. La enorme marea azul les da casi 1,8 millones de euros en abonos y ese dinero se destina para poder firmar a hombres de primera fila como Deon Thompson, Fitipaldo, Kravstov o Jaramaz.

Como sucediera el curso anterior, más de la mitad de los equipos van a disputar competición europea. Un campeonato que suele deleitar a paladares exquisitos, como los equipos más poderosos, pero que puede pasar factura al que no esté preparado. Ya le sucedió al Bilbao Basket y los hombre de negro terminaron en descenso. La FIBA Championship la van a disputar el UCAM Murcia, el Iberostar Tenerife, el Fuenlabrada y el Movistar Estudiantes. Quizá los dos últimos puedan tener problemas ya que no disponen de los recursos de murcianos y tinerfeños.

Los focos a los entrenadores

El resto de escuadras parecen un peldaño por delante. Real Madrid, Baskonia, Barcelona y Gran Canaria disputarán la Euroliga. La segunda competición, la Eurocup, será para Valencia, Unicaja y Andorra. En suma, once equipos de la ACB doblando competición. A priori, estos últimos serán los que peleen por hacerse con el botín más goloso de esta temporada 2018/19. Si bien, las sorpresas suelen darse y casi siempre se cuela algún equipo no esperado en las quinielas. El Real Madrid es el principal favorito al título. Ya ha ganado la Supercopa y echar una mirada a su larguísima plantilla infunde respeto. La era post Juan Carlos Navarro empieza en Can Barça con el ánimo de reverdecer viejos laureles. El Baskonia siempre estará ahí acompañado, unas veces de Unicaja otras de Valencia o el siempre competitivo Gran Canaria.

Los entrenadores entran esta campaña en juego ya que en los dos últimos minutos de partido tras tiempo muerto pueden elegir de dónde sacar. También podrán elegir qué jugada revisar en el instant replay. Empieza el gran espectáculo del baloncesto y los gladiadores del GBC quieren ganarse al respetable.

 

Fotos

Vídeos