Gipuzkoa Basket

Probar por una vez a qué sabe el agua de La Fonteta

Nevels bota el balón en Illunbe. / MIKEL FRAILE
Nevels bota el balón en Illunbe. / MIKEL FRAILE

El Delteco, sin Barro, visita a un Valencia en urgencias a quien nunca ha ganado en su difícil pista (20.30 horas)

Raúl Melero
RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

El choque de hoy es de los de llevar traje impoluto, pulcro, inmaculado. Prohibidos los lamparones. No tiene pinta de que el GBC pueda sacar adelante el encuentro de esta noche en La Fonteta (20.30 horas, Movistar Plus) ante el Valencia, sin rozar la excelencia. Hoy se necesita el traje de los domingos, aunque sea sábado.

La empresa es complicadísima. El GBC parte como teórica víctima ante los taronjas por varias razones. Nunca, en sus doce comparecencias -diez de Liga y dos de playoff- ha ganado en la Fuente de San Luis. Es una cancha maldita. Se enfrenta a un equipo bien armado, con grandes jugadores y que muchos de ellos ganaron la Liga hace dos temporadas. También se junta la necesidad perentoria del Valencia de sacar el partido adelante. El miércoles pasado, Jaume Ponsarnau salvó una situación comprometida al ganar al Partizán de Belgrado (61-69) en la Eurocup. Sin embargo, la herida que dejó la derrota por 34 puntos ante el Tenerife la semana pasada sigue latente en la capital del Turia y el targarí se juega el puesto ante su exequipo. Si el Delteco logra vencer, las horas del catalán al frente del banquillo valenciano estarían contadas.

El equipo de Valdeolmillos, con dos triunfos, necesita una campanada inesperada que tenga un doble efecto. Aumentar la autoestima del grupo para demostrar que es competitivo y sería un golpe de efecto para los rivales, ya que ninguno espera esta noche un 'dos' en la quiniela. Un hipotético triunfo esta noche sería un paso de gigante para la escuadra guipuzcoana.

Valdeolmillos se ha llevado a Valencia a todos sus jugadores, con la excepción de Mouhamed Barro, lo que debilita sobremanera el juego interior. El granadino echará mano de Xabi Beraza para completar la rotación de los pívots. Ponsarnau también contará con varias ausencias. Antoine Diot y Joan Sastre no serán de la partida, aunque el exentrenador del GBC cuenta con un ramillete de jugadores de primer nivel. Will Thomas y Bojan Dubljevic, son los jugadores que están sujetando al equipo naranja. Su versatilidad, pueden jugar de espaldas, de cara al aro, el pick and roll y amenazar desde fuera, será el principal quebradero de cabeza del Delteco. Puede que hasta sea beneficioso que los interiores donostiarras sean móviles y no muy pesados, porque habrá que recorrer muchos kilómetros tras los dos mejores jugadores del Valencia.

El GBC solo tendrá a Sekulic como pívot puro, y después se repartirán los minutos Burjanadze, Bobrov, Salvó y el citado Beraza. Otros nombres propios a vigilar por parte donostiarra son el tirador Matt Thomas, el base belga Sam Van Roosom, Abalde, Tobey o Doornekamp.

El GBC debe pensar que para todo hay una primera vez y la de hoy puede ser una buena oportunidad de romper un maleficio que data desde 2007. Fue un 12 de mayo, cuando visitó La Fonteta por primera vez y cayó por 90-68. Hoy será la decimotercera. No es partido para supersticiosos.

 

Fotos

Vídeos