Gipuzkoa Basket

Gaizka Maiza, un rayo de luz en mitad de la oscuridad

Maiza bota el balón con la mano izquierda. / ACBPHOTO/U. MURILLO
Maiza bota el balón con la mano izquierda. / ACBPHOTO/U. MURILLO

Sus once puntos, con tres triples, en treinta minutos de juego, resaltan una actuación que estuvo empañada por dos pérdidas

Raúl Melero
RAÚL MELERO

La actuación de Gaizka Maiza el sábado pasado ante el Tecnyconta Zaragoza debe ser un rayo de luz en la absoluta oscuridad en la que se ha convertido, hasta el momento, esta temporada. El jugador de Ibarra estuvo sobre la pista 30 minutos, hizo once puntos con tres triples, capturó un rebote, dio dos asistencias y perdió cuatro balones para un total de 7 créditos de valoración. En otro apartado estadístico, el más menos donde se calcula el balance del equipo mientras un jugador está sobre la pista, el base del GBC tuvo un +9, el mejor de todo su equipo.

Sin duda que se trata de una gran noticia en el clima de depresión que vive el club por sus nefastos resultados deportivos. Hasta el sábado, Maiza había jugado 43 minutos. Y frente a los aragoneses jugó media hora de una tacada.

«En la ACB pasa todo muy rápido», dijo en este periódico la temporada pasada cuando tras su cesión al Iraurgi de Azpeitia volvió al GBC y disputó los últimos encuentros a las órdenes de Porfirio Fisac. Y vaya si es verdad. Maiza vivió en sus propias carnes lo que es tocar el cielo con los dedos y quemarse en el averno en el mismo partido.

Y es que su salida en la cancha sorprendió a propios y extraños. Porque en los últimos cuatro encuentros, no había pisado el parqué ni un segundo. Y el primer relevo en la rotación en el puesto de base era siempre Jorge Gutiérrez por el base catalán.

Sustituyó a Dani Pérez a falta de tres minutos y 49 segundos para terminar el primer cuarto y medio minuto después clavó un triple en carrera que obligó a Fisac a parar el partido con 17-13 en el luminoso. Fue el primer estallido de júbilo del público en un tarde que fue larga, que tuvo sus picos y valles y que acabó como las seis jornadas anteriores, es decir, con derrota.

Del blanco al negro

El choque que realizó Maiza fue completísimo. No fue todo un paseo militar porque con él en pista, el Delteco GBC recibió parciales en contra con lo que rectificar la marcha del encuentro. Se midió a otro joven valor como Carlos Alocén, nacido en el año 2000, y Fabio Santana, quien vive su primera experiencia con minutos importantes en la ACB. No lo hizo ante un gran jugador como Bo McCalebb porque el macedonio de pasaporte cayó lesionado en el primer cuarto.

Una penetración del de Ibarra en el segundo cuarto puso la máxima en todo el partido para el GBC. No se lo pensó. Mientras el tráfico y los bloqueos se sucedían por un lado de la cancha, Maiza cogió la directa y se tiró hacia el aro para poner el 25-19.

En el tercer periodo, cuando peor pintaba la cosa con 31-41 para los maños, dio la asistencia para que Corbacho anotara su único triple del encuentro. Lideró el parcial 16-4 de su equipo y además le puso la guinda con un triple que volvía a poner por encima al cuadro donostiarra, 46-45.

Hizo su tercer triple en el cuarto de la verdad y jugó los momentos en los que el partido se decidió. Sin embargo, en el periodo extra, vivió la crudeza de la competición. Maiza se había instalado en el cielo baloncestístico con su actuación. Tres triples, once puntos, asistencias, dominio del juego... Sin embargo, se dejó por el camino dos balones en el periodo extra que dejaron al Delteco sin opción. Por supuesto que es una mala noticia pero qué mejor que ver a un jugador salido de la cantera guipuzcoana disputando los minutos de la verdad.

Resulta sintomático que el jugador forjado en el TAKE de Tolosa fue uno de los más destacados del equipo de Valdeolmillos en una de las tres victorias que ha conseguido la escuadra donostiarra, la primera ante el Gran Canaria. Aquel día, el de Ibarra hizo cuatro puntos, pero estuvo sobre la pista en el momento del despegue del Delteco, que cogió veinte puntos de ventaja.

Después, los minutos han estado contados para Maiza que jugó siete ante el Madrid, con el partido ya resuelto; uno ante el Valencia y el último cuarto entero frente al Barcelona, con el envite también de claro color blaugrana. Su gran choque ante el Tecnyconta, ¿habrá sido flor de un día?

Más

 

Fotos

Vídeos