Gipuzkoa Basket

El francotirador vuelve a Stalingrado

Corbacho lanza un triple en el entrenamiento de ayer./FRAILE
Corbacho lanza un triple en el entrenamiento de ayer. / FRAILE

Alberto Corbacho regresa a Santiago, donde se erigió en una figura desde el 6,75 durante sus seis campañas con el Obradoiro

Raúl Melero
RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

Vassili Zaitsev regresa al campo de batalla. Para los aficionados a las películas bélicas, 'Enemigo a las puertas' supone dos horas de entretenimiento y gozo donde se mezcla la acción y la historia. Un cazador de los Urales (Zaitsev) que en la derruida Stalingrado va acumulando bajas en el ejercito alemán y se convierte en un héroe.

Alberto Corbacho (Palma de Mallorca, 1984), en el baloncesto, encarnaría el papel interpretado por Jude Law. Es complicado imaginárselo con el uniforme del ejército rojo, pero su mano derecha es lo más parecido al Mosin-Nagant que empleó Zaitsev. El sábado (20.30. horas), el actual alero del Delteco GBC vuelve a la que fue su casa durante seis temporadas. La cancha donde ejecutó a multitud de equipos con su precisión desde la larga distancia. Esta vez, su punto de mira llevará la camiseta azul y su rival será el Obradoiro. «Siempre es especial volver a una ciudad donde he estado tantos años y donde he crecido como jugador y persona», comenta el jugador del GBC. «Tengo muchas amistades pero voy ahora con otro equipo y trataré de intentar ganar el partido».

Seis campañas a orillas del Sar y bastantes más triples conseguidos que bajas en el ejército alemán de Zaitsev. «El ambiente del Pazo es muy alegre y creo que va a ser un partido muy divertido», dice entre sonrisas, consciente de que el coqueto pabellón santiagués es una de las canchas más difíciles y ruidosas de la ACB. Sin embargo, esta vez, le tocará jugar de visitante. «Ya lo hice con el Baskonia, pero siempre es especial jugar en el Pazo».

Historia en el Fontes do Sar

Alberto Corbacho pasó seis temporadas defendiendo los colores del Obradoiro, con el que consiguió ascenso, permanencia y clasificación para los playoffs. El balear es historia viva del club gallego. Cada vez que una de sus bombas conectaba con la red, tras el 'chof' llegaba el estallido de júbilo de una grada entregada a la causa.

Corbacho conoce perfectamente la trampa que seguro prepara el técnico obradorista, Moncho Fernández. «Va a preparar el partido muy bien, eso seguro». El estilo de juego que emplea el cuadro de Santiago de Compostela es «similar» al que hacía con Corbacho en sus filas. El '33' del Gipuzkoa Basket espera un partido «donde hay que estar centrado los 40 minutos. Estar en defensa sólidos y con descaro en ataque, intentando correr para tener equilibrio en ataque y defensa».

Corbacho, con la camiseta del Obradoiro, ha anotado la friolera de 441 triples en la Liga ACB. Conoce cada muesca en las tablillas del parqué y hasta cómo suenan los aros cada vez que el balón impacta en ellos. Puede que hasta haya un duelo cinematográfico con Kostas Vasileiaidis, el otro francotirador del choque. «Kostas está en un gran momento de forma y tendremos que vigilarle de cerca», asegura Corbacho, quien ya coincidió con el griego en el concurso de triples de la ACB disputado precisamente en Santiago de Compostela.

Sus números

Nombre
Alberto Corbacho.
Edad
34 años.
Estatura
2,01.
Partidos ACB
203.
Temporadas ACB
Ocho.
Años en el Obradoiro
Seis.
Con el GBC
Nueve triples de 26 intentos.
Más triple s en un partido
Ocho.
Porcentaje de tres
37% (485 convertidos de 1.304 intentados).

Sus números en el GBC dicen que pasa una media de 19 minutos, con 4,5 puntos por choque y un porcentaje de triples del 35%. Ha metido nueve de los 26 que ha intentado, es decir, lanza un triple cada cuatro minutos y medio. A orillas del Sar, por ejemplo en la pasada temporada, lanzaba uno cada dos minutos y medio. Y en sus mejores campañas, se clavaba en la línea de tres una vez cada tres minutos de media por encuentro.

El pasado domingo puso a la gente de Illunbe en pie. Y lo cuenta como si nada. «Surgió así, se acababa el tiempo y la verdad es que no te das ni cuenta de dónde estás. Simplemente lanzas y fue un triple que nos hizo coger una ventaja buena». Dicho así parece un juego de niños, pero se refiere a un triplazo desde casi diez metros en los segundos finales de posesión que dio ventaja de 20 al equipo donostiarra. Corbacho no pone a la gente en pie con un mate. «Yo estoy preparado para ayudar al equipo. Cuantos más meta, mucho mejor». El francotirador vuelve al lugar donde se cobró más bajas, pero esta vez con otro uniforme.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos