Mal estreno del GBC ante el Fuenlabrada (60-76)

Partido entre el GBC y el Fuenlabrada en Illumbe. /J.M. LÓPEZ
Partido entre el GBC y el Fuenlabrada en Illumbe. / J.M. LÓPEZ

Raúl Melero
RAÚL MELERO

La frase que acuñó Fray Luis de León a su vuelta a la universidad tras pasar cinco años en prisión puede valer perfectamente para recordar lo que se escribió en la previa del partido. 'Decíamos ' que el debut del Delteco Gipuzkoa Basket en la Liga tenía mucho valor pese a ser el primer partido de la temporada. Y aquí estamos 24 horas después con mal cuerpo y peores sensaciones tras un pésimo partido donde no hubo ni acierto, ni defensa, ni igualdad en el luminoso.

No por ser el primero era menos importante porque el Montakit Fuenlabrada se presentó en Illunbe sin Eyenga, Marc García y Lucas Nogueira solo hizo la rueda de calentamiento. A esto hay que sumar que su mejor jugador, Marko Popovic, solo anotó un triple en todo el partido. Así que con el paso de las horas, da más rabia que el Delteco GBC no pudiera aprovechar la oportunidad de sacar adelante el partido.

El equipo donostiarra estuvo muy mal, no solo en una, sino en muchas facetas que son el compendio de un partido de Liga Endesa. Algunos vieron una prolongación del último partido amistoso donde también se cayó con claridad ante el Bilbao, una escuadra de LEB. El nefasto porcentaje de tiro fue una de las causas que enterró todas las posibilidades. Ocho puntos en el primer cuatro, con solo tres canastas en diez minutos. Veinte al descanso. Pero es que después no se pudo remontar el vuelo. El Fuenlabrada, llevando la practicidad más absoluta como batuta, se llevó un partido sin apenas mancharse el traje. Se fue impoluto de Illunbe.

Es solo el primer partido, pero debe ser un aviso a navegantes. Este equipo endosó no hace mucho 30 puntos en un cuarto al Burgos y es imposible que a sus jugadores se les haya olvidado meter.Sin embargo, hay partido en dos días y otro en cinco. Conviene recuperarse cuanto antes, y si es posible ganando, mejor. Porque el tiempo pasa muy rápido y las dudas que generó la escuadra de Sergio Valdeolmillos se deben disipar cuanto antes.

Las Claves

Desacierto:
Los porcentajes en el tiro fueron la tumba del GBC. 42% de dos, 20% (4 de 20)de tres y 50% (8 de 16) desde el tiro libre. Solo 60 puntos a favor.
Sin referentes:
Jugadores que tienen que ser vitales y que deben llevar el peso anotador se quedaron en 6 puntos: Corbacho, Gutiérrez (2) y Sekulic (4).
Rebote de ataque:
El GBC no cerró su aro desde el inicio.

El granadino situó en el quinteto inicial a Jorge Gutiérrez, inédito hasta en los encuentros de pretemporada. Al mexicano se le notó sin ritmo, aunque hizo un buen trabajo defensivo sobre Popovic en los tres minutos que pasó sobre la cancha. Después se fue al banco y no volvió a jugar hasta el último periodo. El primer acto de partido fue, quizá, el peor de los cuatro. El Delteco hizo ocho puntos con solo tres canastas en juego: una de Dani Pérez, un triple de Salvó y otra de Garret Nevels.Además firmó un discretísimo uno de cuatro desde el tiro libre, con Mou Barro como protagonista, otro dato preocupante.

Las opciones de liderar el luminoso se esfumaron porque el Gipuzkoa Basket dejó pescar al Fuenlabrada en su propio aro: 16 rebotes para los madrileños, siete de ellos en ataque. Valdeolmillos fue variando quintetos sin que ninguno le diera cierta fiabilidad. Por lo menos el partido estaba en el aire ya que el 'Fuenla' tampoco encontró una clara vía de anotación.

Se enciende la luz roja

En el segundo cuarto Sekulic vio aro aunque desesperó al respetable sin poder levantar balones que les surtían los bases del Gipuzkoa Basket cerca del aro rival. Los cuatro puntos del montenegrino fueron pocos ya que Clark hizo cinco puntos y Tomás Bellas y Llorca pulsaron por primera vez la luz roja en el seno del Delteco: 13-23 (min. 16).El GBC caía por diez puntos y no quedaba otra que apretar los dientes.

Vyacheslav Bobrov puso algo de energía en el tramo final antes de llegar al descanso pero se diluyó como arena en la mano. Tras su triple acercó al GBC, 18-26 (min. 18), sin embargo el final de cuarto fue el más cruel posible: Álex Llorca yLuka Rupnik, éste cuando quedaban cinco segundos para irse a los vestuarios, anotaron dos triples que dejaron helado al público y al propio GBC que se fue perdiendo por catorce (20-34).

Se suele decir que en algún momento hay que reaccionar. Que no todo puede salir mal. Que seguro que van a entrar los tiros. Que se va a controlar el rebote. Será en otro partido porque el tercer tiempo fue un intercambio de canastas que solo beneficiaban al Fuenlabrada. Un triple de Salvó en tres minutos y medio fue la puesta en escena del Delteco y como el cuadro madrileño seguía a lo suyo, Valdeolmillos tuvo que pedir tiempo muerto. Un amago de reacción, que culminó otra vez con Bobrov colgándose del aro un par de veces pero que al no cerrar el aro propio fue baldío. Otro ataque de furia que llevó la firma de cinco puntos de Fede Van Lacke, 37-50 (min. 28) fue la última bala en el cargador de Delteco GBC. Se quedó a merced de su rival.

Porque entre el fin del tercer cuarto y el inicio del último, el de la verdad, el equipo de Agustí Julbe hizo un 0-8, con Rupnik, Llorca y Paco Cruz como anotadores que pusieron una diferencia insalvable para el Gipuzkoa Basket. El equipo de Valdeolmillos luchó contra los elementos. Apareció otra vez por la pista Gutiérrez para estrenarse por lo menos, Burjanadze tiró de orgullo para hacer cinco puntos casi seguidos, pero la renta no bajó. Incluso subió hasta los 24, 48-72 (min. 34) en pleno festival del Fuenlabrada que, lejos de sufrir por las bajas, se dio un paseo triunfal. Entre Barro y Bobrov hicieron la labor de maquillar cuando la defensa madrileña era inexistente y el personal desfilaba por las bocanas de Illunbe. Maiza no pudo cambiar el sino del encuentro y Corbacho se fue con cero puntos. Muy poco para plantar cara a un equipo que llegó a Illunbe con bajas pero que fue del todo práctico.

Dicen que ante un descalabro lo mejor es jugar cuanto antes. Lo tiene en bandeja el Delteco porque el miércoles debe visitar a un viejo conocido: Porfirio Fisac y su Tecnyconta Zaragoza, que viene de una clara derrota ante el Baskonia. Habrá que tomarse el choque muy en serio porque ya sabemos cómo se las gasta el segoviano y cómo apretará a sus hombres en su estreno en casa a orillas del Ebro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos