Gipuzkoa Basket

La dura profesión de ser telonero entre tanta estrella

Sekulic, Nevels y Sanadze, en Illunbe. / AYGÜES
Sekulic, Nevels y Sanadze, en Illunbe. / AYGÜES

El GBC visita al temible Real Madrid en su casa (12.30 horas) con la ausencia de Barro y la novedad de Xabi Oroz en la convocatoria

Raúl Melero
RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Y vaya por delante que, en ocasiones, el público da el mismo trato al telonero que a la estrella del cartel. Pero ya me entienden. El Delteco tiene este mediodía (12.30 horas, Movistar Plus) uno de esos partidos difíciles por todos los lados. No hay punto cardinal que ayude. Dada la situación clasificatoria del GBC, cualquier resultado que no sea el triunfo -y vaya si es complicado conseguirlo- se puede considerar como un borrón. Si se pierde por muchos puntos, porque no ha habido opción. Y si se compite y se pierde por poco, porque se ha escapado el triunfo. Quizá por eso Valdeolmillos aseguró en la previa que le da mucho valor al partido.

Entrar al WiZink Center es como hacerlo a un gran teatro. Con sus asientos acolchados y sus cerca de 13.000 plazas de aforo, se ha convertido en el lugar de disfrute en el centro de Madrid. El antiguo Palacio de los Deportes de la Comunidad, donde jugadores como Petrovic, Sabonis o Arlauckas, devolvieron al Madrid la grandeza ochentera, resulta un edificio imponente. Más por dentro que por fuera. Aunque nada tiene que ver con el OAKA o la Sala Pionir de Belgrado, el calor pasa de la pista a la grada. Y no al revés.

Algo de rock and roll

En un lugar destinado a los conciertos, el Delteco GBC no quiere ser un mero telonero. La lógica dice que la banda de más caché, el Madrid, se llevará la gran ovación y que el equipo pequeño está destinado a arrancar algunos aplausos, dejar un par de buenos temas, pero que los focos apuntarán a los Llull, Randolph, Carroll y compañía.

Cierto que hace un par de días tocó Dani Martín, y que en breve pasarán por ahí Pablo Alborán o Serrat. Sin embargo el GBC tendrá que sonar a algo que se le parezca a Miguel Ríos o Rosendo, próximos inquilinos del WiZink. Tendrá que poner un poco de rock and roll al partido porque a intercambio de piezas, es decir de canastas, puede salir trasquilado.

Tendrá que moverse con la rapidez de Angus Young de lado a lado del escenario y sacar la lengua, si hiciera falta, al más puro estilo Gene Simmons de los Kiss. La banda de Valdeolmillos debe sonar redonda y sin fisuras como la E Street Band que acompaña al sempiterno Bruce Springsteen. De todo le va a hacer falta al Delteco si quiere hacer historia este mediodía en el WiZink. Meter una velocidad más como los temas de Los Ramones, que apenas duran dos minutos y medio, o quizá algún jugador deba asumir una mayor responsabilidad como los solos de guitarra de Jimmy Page.

En un partido de este tipo ante un súper equipo, la mentalidad debe ser pétrea, Metallica, y no se puede descuidar ningún aspecto. Estar bien delante y atrás. Clavar los acordes, las entradas y que todo suene como un gran grupo. El show debe ser redondo. Como eran los de Queen.

Si ya de por sí es complicada una empresa de este calibre, la ausencia por lesión de Mouhamed Barro lo hace más complejo. Solo estará Sekulic como 'cinco' nato y el GBC deberá de jugar muchos minutos sin referente interior. La baja del senegalés activa a Xabi Oroz para el partido, protagonista involuntario de una polémica avivada por su entrenador sobre las pocas oportunidades que ha tenido el escolta este año. Valdeolmillos, en una entrevista a Radio Euskadi, dijo que no entendía tanta extrañeza por la ausencia de Oroz cuando es un jugador todavía en formación. Patinazo del entrenador granadino.

El que no se olvida de sus orígenes es Pablo Laso para quien enfrentarse al GBC es siempre especial. «Es un sitio en el que estuve cuatro años y me siento muy orgulloso del trabajo que hice allí. Cogí al equipo en LEB y lo ascendimos a la ACB. Cuando lo dejé para venir al Real Madrid, estaba ya asentado en la Liga», comentó. El técnico gasteiztarra señaló que al GBC «las victorias en las últimas semanas les han hecho creer y crecer en confianza. Vienen en buena dinámica».

 

Fotos

Vídeos