Gipuzkoa Basket

El Delteco GBC se aferra a la Liga Endesa con defensa y una rotación más amplia

Garrett Nevels intenta robar el balón a Colton Iverson durante el partido del sábado. / EFE
Garrett Nevels intenta robar el balón a Colton Iverson durante el partido del sábado. / EFE

El parón de febrero cimentó un equipo más sólido |

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZ SAN SEBASTIÁN.

El Gipuzkoa Basket que se está viendo en la cancha después del parón de febrero poco tiene que ver con el de las anteriores jornadas. Los guipuzcoanos han tenido una muy notable mejoría que les está permitiendo competir, ganar partidos y tener unas esperanzas para permanecer en la ACB que antes no existían. Ese periodo de mejora se podría extender a la segunda parte del encuentro en Gran Canaria, aunque ese día también influyó mucho el pobre estado del conjunto claretiano.

Las buenas actuaciones han provocado que los de Valdeolmillos hayan sumado por primera vez este curso dos victorias consecutivas -tres triunfos en las últimas cinco jornadas teniendo en cuenta el de Gran Canaria antes del parón- han llegado después de partidos muy completos en defensa, el paso adelante de varios jugadores importantes y la ampliación de la rotación con la llegada de las dos incorporaciones.

Dani Pérez, Garrett Nevels, Miquel Salvó y Beqa Burjanadze han sido unos fijos en los quintetos iniciales propuestos por el técnico nazarí, pero hasta ahora, excepto el base, que ha sido el mejor jugador durante muchos meses, ha sido ahora cuando han aumentado sus prestaciones en la cancha. La selección de tiro del norteamericano está siendo mejor, y aunque no ha tenido grandes cifras anotadoras, sus porcentajes han mejorado considerablemente -58% en tiros de dos-.

La mejora en la selección de tiro de Nevels, el gran nivel de Salvó y el liderazgo de Burjanadze claves

Su volumen de lanzamiento ha disminuido en gran parte porque ahora sí que hay más argumentos ofensivos. Miquel Salvó ha vuelto a ofrecer su mejor versión, y tras muchas semanas de desacierto, el catalán está en un gran momento de forma y de baloncesto. Lleva cinco partidos anotando diez puntos o más con un acierto del 74% en tiros de campo, incluido el 4 de 7 en triples. Ha olvidado de esta manera la racha de un tiro de tres convertido de veintitrés intentos realizados que tuvo durante once encuentros; y en las tres últimas victorias promedia 18 créditos de valoración.

Más fondo de banquillo

Pero el que ha cogido el toro por los cuernos ha sido Beqa Burjanadze. El georgiano, tras estar mucho tiempo parado por las lesiones, vuelve a disfrutar y a demostrar que es un jugador de muchísimo nivel. Es el alma de este Delteco GBC y lidera tanto en lo espiritual como en lo deportivo, con actuaciones como las de hace una semana de 30 puntos o la del domingo, que a pesar de no estar acertado en el tiro robó cinco balones y recibió ocho faltas.

Las llegadas de Matic Rebec y Nick Zeisloft han supuesto añadir dos hombres de garantías a la rotación. El esloveno ha dado aire a Dani Pérez en el puesto de base, da una marcha más al equipo y ofrece una variante mucho más vertical que la que puede ofrecer el de L'Hospitalet de Llobregat. El norteamericano, por su parte, además de meter de manera excelente desde lejos -12 de 21-, también ha presentado dotes para poner el balón en el suelo y sumar de dos.

Valdeolmillos completa su rotación con los minutos de Sekulic, Barro y Bobrov, ya que los de Van Lacke y Corbacho están siendo últimamente eventuales. Todo esto ofrece una mayor intensidad durante muchos más minutos, clave para el buen hacer defensivo. Después del parón, en los partidos que el GBC ha competido durante todo el choque, ha encajado 67 puntos ante el Valencia, 65 el Breogán y 60 el domingo en Tenerife.