Gipuzkoa Basket

El cuento de la Fonteta

Jorge Gutiérrez lucha con Guillem Vives por el balón en el partido del sábado en Valencia./EFE
Jorge Gutiérrez lucha con Guillem Vives por el balón en el partido del sábado en Valencia. / EFE

La falta de liderazgo y de capacidad de anotación, claves de la derrota del GBC en Valencia ante un rival que supo aprovechar bien sus debilidades

BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

Contra equipos que tienen más calidad hay que hacer partidos completos en defensa -Gipuzkoa Basket lo hizo-, pero también en ataque. Los donostiarras, que en trece visitas a la Fonteta no conocen la victoria, defendieron bien, pero su ofensiva solo puso en problemas a los valencianos durante los 10 minutos del primer cuarto. El dato de que Delteco anotó 28 puntos en el primer periodo y 34 en el resto del partido dice mucho de cómo Ponsarnau cocinó su triunfo.

Inicio al ritmo de Pérez. Las dudas iniciales de los taronjas las supo aprovechar a las mil maravillas Dani Pérez, que mantiene el gran nivel que está desplegando esta temporada. 16 puntos de los 28 del primer cuarto fueron producidos por el base catalán a través de sus canastas y asistencias. El problema del Gipuzkoa Basket empezó después.

El jugador más valorado del equipo hasta la fecha jugó el primer cuarto entero y los tres primeros minutos del segundo. Después entró Jorge Gutiérrez. Son dos jugadores con estilos diferentes, uno más generador y otro más vertical. Pero si el azteca no está al nivel que la Liga Endesa requiere, el rival lo aprovecha.

Ponsarnau seguro que ya lo sabía, pero al ver que el Gipuzkoa Basket solo funcionaba en ataque con Dani Pérez en pista, colocó a Sam Van Rossom encima de él. El belga es un jugador tan intenso y pegajoso que fue su sombra durante el resto del partido, asfixiando al base del conjunto donostiarra.

Problemas en ataque. En el segundo y tercer cuarto Delteco anotó 18 puntos a través de ocho canastas, con porcentajes de 6 de 15 en tiros de dos y 2 de 15 en triples. No tiró ningún tiro libre. Es en estas situaciones cuando más urge que un jugador se eche el equipo a las espaldas. Sin embargo, por ahora, ese jugador no existe en la actual plantilla. Burjanadze lo intentó, pero no estuvo acertado en el tiro. Salvó también muestra carácter e intención de liderar al equipo, pero los triples que sí metía en pretemporada no los está metiendo en liga. Y Nevels está siendo muy irregular. Y eso que el equipo está hallando tiros en buena posición.

Acelerón taronja y fin. A pesar de la baja producción ofensiva, Delteco estaba uno abajo en los instantes finales del tercer cuarto (47-46). Es en esa fase del partido en la que hay que apretar todavía más, pero Valencia Basket también lo interpretó así y dio el acelerón decisivo y letal. Entre el último minuto del tercer cuarto y los cuatro primeros del último, el marcador pasó de un 47-46 tras una canasta de Gutiérrez al 67-48.

El juego de los taronjas está prácticamente intacto respecto al que ganó la ACB hace temporada y media. Las lesiones de muchos de sus jugadores han evitado la continuidad en el juego y los resultados, pero a la mínima que encuentran la armonía entre su intensa defensa y el juego rápido en transición al rival le puede caer un saco de puntos y sentenciar el partido, tal y como le pasó el sábado al GBC, que revivió su habitual cuento de la Fonteta.

 

Fotos

Vídeos