Gipuzkoa Basket

Beqa Burjanadze: «Después del partido me dolía todo el cuerpo menos la rodilla»

Beqa Burjanadze, ayer en Illunbe./AYGÜES
Beqa Burjanadze, ayer en Illunbe. / AYGÜES

El georgiano ha vuelto a vestirse de corto 17 meses después de una grave lesión y confiesa que esta travesía «ha sido muy dura»

Raúl Melero
RAÚL MELERO

Beqa Burjanadze (Tbilisi, Georgia, 1994) se siente otra vez jugador tras pasar un drama de año y medio sin poder jugar por una grave lesión de rodilla. Volvió el sábado pasado en un amistoso con su nuevo equipo, el GBC. Sus palabras suena a liberación y esperanza de poder disfrutar otra vez «del deporte que amo», como dice. El guerrero del Cáucaso está preparado para librar muchas batallas durante la temporada y solicita el apoyo del público. «Ni se imaginan lo que nos ayudan y motivan si vienen a Illunbe», proclama.

- ¿Fin del calvario?

- Tal cual. La luz al final del túnel, como quieras decirlo. El sábado tuve una grandísima sensación al saltar a la pista y poder estar con mis compañeros.

- ¿Cómo fueron sus sensaciones?

- Me encontré genial en la pista. Acabé el partido con dolor por todo el cuerpo menos en la rodilla, que es lo más importante. Ha sido duro para mí readaptarme, pero ese es el proceso natural que debo hacer.

- Llegan a Mallén y ven que la pista no es de madera.

- Siento decir esto porque los organizadores no tienen la culpa, pero la pista estaba fatal.

- ¿Tuvo miedo o dudas de jugar? Porque Faverani prefirió no hacerlo por precaución.

- Tenía tantas ganas de jugar que ni lo pensé, de verdad. Pero es cierto que la pista no era la adecuada.

- ¿Se acordó el sábado pasado de mucha gente?

- Sí, por supuesto. Ha habido un montón de gente que me ha acompañado en este duro camino. De hecho, he escrito un post en redes sociales agradeciendo a toda la gente que ha estado apoyándome durante estos 17 meses. Sobre todo he marcado a cuatro personas: Lander e Igor, preparador físico y fisio del GBC, y también al fisioterapeuta de la selección de Georgia y al del Andorra, David de Toro. A estas cuatro personas se lo debo todo.

- En año y medio, ¿cuántos días de sufrimiento?

- Muchos. Es muy duro. Ha habido cosas buenas, también. He tenido una niña y han pasado cosas buenas, pero es como un analgésico, algo que me hacía sentirme sin dolor. Luego la vuelta a la realidad era dura. Pisar la pista, volver a sentir dolor. En los últimos 17 meses he tenido días de entrenar bien, estar contento porque no tengo dolor y al día siguiente hacer lo mismo y no poder aguantar el dolor. Todo eso hay que controlarlo y saber llevarlo bien.

- ¿Tantas vueltas le da la cabeza?

- Un montón, sí. Sobre todo cuando mi mujer estando embarazada se tuvo que ir a Georgia y me quedé solo en casa en Andorra. No podía compartir el dolor y el sufrimiento con nadie y todo eso daba vueltas en mi cabeza. Me hacía un montón de preguntas. Quizá ha sido lo peor.

- ¿Y ahora qué?

- A romper el aro si se puede (ríe). Ahora me siento jugador otra vez, pero tengo que readaptarme. Coger confianza y tener sentimientos de jugador de baloncesto, todo forma parte de un proceso. Luego espero que todo vaya genial

-¿Qué nos dice del equipo?

- Creo que vamos por el camino correcto. Tenemos mucha ambición y hambre. En los partidos hemos estado ahí, incluso jugando mal. Y eso nos hace pensar que todavía tenemos muchas cosas por mejorar. Que estemos compitiendo bien y todavía tengamos mucho margen de mejora, creo que habla bien del grupo. Nunca bajamos los brazos y siempre luchamos.

- Muchos les dan como candidatos al descenso, pero está en sus manos demostrar que no es así.

- Eso es. Siempre pienso que tenemos que ser realistas pero con mucha ambición como te decía antes. Trabajo diario y no pensar en el descenso sino tratar de mejorar el resultado del año pasado.

- Fueron trece victorias. Un reto complicado superarlo, ¿no?

- Sí, sí lo sé. Pero en lugar de pensar en repetir el resultado del año pasado me pregunto, ¿qué jugador o equipo o quiere dar un paso adelante el siguiente año? Siempre se puede mejorar y nosotros vamos a por ello, a ver si lo conseguimos.

- ¿Siente que los rivales se han reforzado y esto que dice puede tener una dosis mayor de dificultad?

- El nivel ha subido. Viendo cómo han fichado los equipos de abajo, el nivel de la Liga es mejor y es muy bueno para la competición y para nosotros porque ahora vamos a tener más retos. Todos los partidos se convierten en finales para nosotros, en todos los partidos necesitamos que la gente venga y nos apoye.

- Eso es importante, ¿verdad?

- Es que la gente ni se puede imaginar el plus que nos da y cómo nos podemos motivar.

- ¿Tiene ganas de ver Illunbe repleto de gente?

- El otro día estaba viendo las fotos que hay colgadas a la salida de los vestuarios con Illunbe lleno. Como lo vea así, creo que me voy a volver loco porque debe de ser una pasada. Me encantaría vivirlo en directo, además de la motivación que nos puede dar una cancha así.

- ¿Espera que sea un gran año?

- Por supuesto, tanto para el equipo como para mí.

Más

 

Fotos

Vídeos