El GBC aguanta hasta el descanso pero cae en Vitoria

El GBC aguanta hasta el descanso pero cae en Vitoria

El conjunto dirigido por Valdeolmillos sucumbe ante el Baskonia por un contundente 85-66

raúl melero
RAÚL MELERO

No hubo campanada en el Buesa Arena. Y el Delteco estuvo bastante lejos de darla. La escuadra guipuzcoana apenas dio durante quince minutos el nivel necesario para derrotar a un equipo de los quilates del Baskonia, con lo que el resultado puede ser lógico habida cuenta de la diferencia presupuestaria entre unos y otros.

Acaba la primera semana de competición con un rosco para los donostiarras, que han evidenciado lo que se venía mascando: no todos sus jugadores están al cien por cien y a medida que se vayan poniendo a tono irán llegando, esperemos, los resultados. La gran pregunta es si hasta que eso suceda no habrán pasado demasiadas jornadas. Parece que Sekulic ha cogido el tono, Gutiérrez está aún falto pero va sumando y debe ser el referente del equipo. Nevels ya ha metido 22 puntos y falta que Burjanadze dé un paso adelante para ser ese jugador competitivo que demostró ser en Andorra.

Para algunos eso es mucho; para otros está muy cerca. Como proclama Valdeolmillos, «hay que ganar ya» y habrá que esperar al domingo que viene contra el Tenerife para ver si la primera victoria sube al casillero del GBC. Esta semana, con todos los días por delante para entrenar, debe ser aprovechada para limar «los pequeños detalles» que según el entrenador granadino faltan para redondear el equipo. Conviene ganar cuanto antes porque los nervios y la intranquilidad no suelen ser buenos compañeros de viaje. Este club tiene una cátedra en eso durante sus once temporadas en la ACB.

Más

Remontada a base de triples

El partido empezó cuesta abajo. Pero para el Baskonia. Un 14-4 de salida con tres de tres en los triples y un Delteco que solo vio aro por medio de Bobrov. Varias pérdidas de balón y las rápidas transiciones de los locales complicaron el asunto desde el inicio y Valdeolmillos paró el partido con menos de cuatro minutos jugados. No cambió mucho la cosa, solo la entrada de Garrett Nevels, autor de los siete puntos restantes en el primer cuarto, fue de lo mejor del GBC aunque los puntos por parte baskonista seguían cayendo de su lado. La desventaja de trece puntos era más dolorosa ya que el cuadro donostiarra lanzó seis tiros más a canasta en este periodo.

Una canasta de Shengelia puso el 27-13 que fue el despertar para el Delteco. Quizá los mejores minutos de lo que se lleva de campeonato, por su nivel de acierto y al entidad del rival. Gutiérrez, Nevels, Corbacho, Salvó y Sekulic fue el quinteto que hizo temblar a los de Pedro Martínez.

Un 5-19 de parcial con cinco triples (Corbacho, Gutiérrez, dos de Nevels y Salvó) empató el choque a 32 (min.17) y la esperanza comenzó a fraguarse en la expedición donostiarra. El Baskonia se tuvo que poner serio tras un tiempo muerto solicitado por Pedro Martínez. Poirier volvió a hacer de las suyas por dentro y Voitgmann, desde fuera, pero el GBC lo peleó con otro triple de Alberto Corbacho, una canasta de Nevels y un tiro libre de Burjanadze para dejar un 40-38 al descanso cargado de optimismo para el Delteco. Sin embargo, el vendaval ofensivo del segundo cuarto, 27 puntos, fue un espejismo. De ahí hasta el final del partido los de Valdeolmillos anotaron solo 28 tantos. Trece en el tercer periodo y 15 en el cuarto. Y en este deporte sin unos niveles de acierto mínimos, los partidos se esfuman. Más si el rival tiene la alcurnia de ser un equipo de Euroliga como el Baskonia con una plantilla plagada de estrellas.

Solo hubo continuidad para pelear el choque hasta el 52-47 (min.25) tras un matazo de Bobrov, quien no anotaba desde el minuto dos y que ya no hizo ningún punto más. Un parcial 16-4 con solo una canasta en juego, obra de Sekulic, y tan solo dos tiros libres anotados para Van Lacke y Burjanadze, fueron demasiado poco para el vendaval gasteiztarra. Apoyado en las numerosas faltas que le cayeron al GBC, el Baskonia puso la directa para escaparse y cerró el cuarto con un triple de Hilliard para poner el 68-51.

Un pequeño amago de reacción por parte del Delteco Gipuzkoa Basket dejó la desventaja en catorce, 73-59 (min.34), pero a partir de ahí el Baskonia no tuvo piedad del GBC y comenzó a cobrar ventajas que rondaron los veinte puntos con Huertas, Shengelia y Poirier como jugadores más prolíficos en ataque. Hasta que un triple de Miquel Salvó cerró el encuentro y dejó la diferencia en el 86-66 final.

Tras tres encuentros en una semana, ahora hay siete días para engrasar la máquina y recibir el domingo al Tenerife (17.00 horas) en las mejores condiciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos