Al GBC se le atraganta el último minuto

Nevels, momentos antes de llevarse el tapón de Radovic en una jugada clave del partido de ayer en Zaragoza. /
Nevels, momentos antes de llevarse el tapón de Radovic en una jugada clave del partido de ayer en Zaragoza.

Mejora su imagen de forma notable pero desperdicia una ventaja de doce puntos y cae tras encajar un parcial 9-0

Raúl Melero
RAÚL MELERO

El cuento iba perfecto hasta el minuto 39. El príncipe aparecía, daba un beso a la doncella y se iban a casar. Pero en este juego, en este cuento, hay que llegar hasta el minuto 40. Y ahí todo se torció. El Delteco vencía por nueve a falta de cuatro minutos, por seis a falta de tres. Y entró en el último minuto ganando. Hasta ahí llegó el cuento de hadas. Fue incapaz de anotar ningún punto en los últimos tres minutos de partido. Ni un tiro libre, y cayó de la peor de las maneras.

La imagen, eso sí, fue completamente diferente a la del domingo pasado, con lo que ahora las cosas se deben ver de otra manera. Aunque perder partidos así debe doler mucho y el viaje de regreso desde la capital maña habrá sido de los de silencio sepulcral

Valdeolmillos volvió a confiar en Jorge Gutiérrez para comandar al equipo sobre la pista. Si el domingo se midió a Popovic, en esta ocasión le tocó otro jugador con miles de muescas, Bo McCalebb. No entró mal en el partido el Delteco aunque las pérdidas por ambos equipos fueron al tónica habitual. Un triple de Salvó dio la primera ventaja a los donostiarras, 5-11 (min.6) lo que obligó a Fisac a pedir tiempo muerto. El equipo de Valdeolmillos estaba completando un partido serio e incluso la ventaja aumentó tras dos tiros libres de Bobrov.

Sin embargo, las faltas empezaron a caer del bando guipuzcoano. Bobrov se fue al banquillo con dos y después Burjanadze también se cargó con faltas. Gracias a los tiros libres, con Radovic como protagonista y el primer triple de Berhanemeskel, el Tecnyconta le dio la vuelta al marcador 19-15 (min.9). En el segundo periodo el Delteco no empezó con buen pie. Sekulic mantuvo a flote a su equipo para igualar el vendaval de Alocén, autor de seis puntos. Las faltas seguían cayendo al lado del GBC. Corbacho tuvo dos triples librados pero no los conectó. Se fue al banquillo. Valdeolmillos volvió a confiar en Gutiérrez. Las tornas cambiaron con el mexicano, el buen hacer de Sekulic y la actividad de Garrett Nevels.

Ahora las faltas cambiaron de bando. Gutiérrez, Bobrov y Nevels acertaron desde el 4,60 y punto a punto la desventaja del GBC se fue acortando hasta llegar al 35-34 con el que se llegó al descanso. El cuadro maño lanzó la friolera de 21 tiros libres en la mitad de tiempo.

A punto de caramelo

En la reanudación se vio al mejor GBC. El intercambio de golpes fue precioso, pero los triples empezaron a entrar -cuatro en este cuarto para los donostiarras- y el Delteco se puso a mandar el choque. Dani Pérez cogió el timón y empezó a repartir juego para Bobrov, Nevels y Sekulic. Un 2-12 de parcial intranquilizó a Fisac que tuvo que pedir tiempo muerto con 45-54 (min. 26) después de un triple de Pérez. La ventaja incluso aumentó hasta los doce 47-59, tras otro triple del barcelonés, éste cuando terminaba la posesión. El Zaragoza estaba grogui.

Sin embargo el Tecnyconta despertó. El sopapo previo del GBC no lo envió definitivamente a la lona. El cuadro maño no quería que hubiera un final feliz para el GBC y respondió con un 10-0 que dejaba todo para el último cuarto. Y la verdad es que el cuento pintaba de maravilla, sobre todo por cómo empezó con un 0-6 de parcial. Respondió el Zaragoza y apareció Corbacho para anotar su primer triple con el GBC, 61-68 (min. 35). El cuadro maño debía apretar, aunque Sekulic con un fantástico trabajo mantenía arriba a los donostiarras. A falta de dos minutos y medio se llegó con tres arriba para el GBC, ventaja que se esfumó. Bobrov erró un tiro fácil, Fran Vázquez no perdonó, Salvó falló un triple liberado y McCalebb puso al Tecnyconta por delante 74-73 con medio minuto por jugar.

Nevels asumió responsabilidades y se llevó un tapón de Nedovic y Okoye se colgó para ponerse 76-73. Quedaban seis segundos. Llegó la bola a Bobrov que incomprensiblemente dio el balón a un rival y ahí terminó el partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos