Gipuzkoa Basket

El Delteco GBC no puede con el Morabanc

Un momento del partido que ha enfrentado al GBC con el Andorra este domingo. / EFE
Un momento del partido que ha enfrentado al GBC con el Andorra este domingo. / EFE

Los de Porfi Fisac pierden (94-81) en un partido en el que Swing, Fakuade y Agbelese llegan a 15 puntos cada uno

RAÚL MELERO

Puede que muchos piensen que lo normal es perder. Sin Norel, con Chery desaparecido, muchos jugadores inexpertos con muchos minutos sobre la pista, malos porcentajes... Sí. Puede que lo normal sería perder ante el Morabanc Andorra porque además el equipo de Peñarroya está colándose en la clase alta de la ACB, este domingo se metió de forma matemática en los playoffs y dispone de jugadores que ahora mismo son inasumibles para el Delteco. Blazic y Jaime Fernández son un par de casos.

Sin embargo no conviene apagar el televisor, pasar a mirar otra cosa en la tablet o cambiar el canal. Porque la escuadra de Fisac es capaz de darle la vuelta a la situación más negra en un ramalazo. A más de uno le pasó seguro en Tenerife. Por eso cuando la renta del Andorra baja de los diez puntos, Peñarroya se arma un cabreo monumental y pide tiempo muerto para que no haya ningún desbarajuste. Porque a su rival en la lucha por colarse en los playoffs, el Iberostar Tenerife, le pasó. Porque al equipo que le ganó hace una semana, el Obradoiro, también le pasó. El GBC le levantó quince puntos de desventaja. Pero este domingo, tristemente para los intereses guipuzcoanos, no se repitió la historia. El Morabanc estaba avisado y tomó todas las precauciones necesarias.

El Delteco GBC perdió, entre otras causas, porque se dejó por el camino veinte balones. Es un número de pérdidas altísimo que obliga a estar acertado en el tiro. Pero en ese apartado también naufragó la escuadra guiada por Porfirio Fisac. 5 de 14 es un porcentaje muy malo. Hay que tener en cuenta que el Gipuzkoa Basket llevaba solo dos triples en los primeros treinta minutos de juego. Llegaron tres bombas en el cuarto final cuando el choque estaba prácticamente sentenciado. Un cóctel horrible para cualquier equipo. Muchas pérdidas y poca puntería desde fuera. Así las cosas, el equipo de Fisac se encomendó a meter cerca de canasta y eso no fue suficiente. Capturó ocho rebotes más que su rival, pero tiró menos tiros. El Andorra lanzó más de tres (33) que de dos (32).

La ausencia de Norel es capital para este equipo. Por eso las manos tienen que estar rojas de aplaudir después de los enorme triunfos ante el Tenerife, tras ir perdiendo por 22 punteos, y frente al Obradoiro en la prórroga sin su faro interior. La baja del pívot holandés se notó en demasía en el choque ante el Andorra y en el de Burgos. Quizá con él en cancha también se hubiera perdido. Pero con Norel en la pista, las cosas se ven de otro color para la escuadra de Fisac. Ojalá le podamos ver el domingo que viene ante el Joventut de Badalona en Illunbe.

Al son de Blazic

El arranque estuvo marcado por el hambre andorrano. Con Jaka Blazic como principal protagonista. El ex de Baskonia hizo él solito 14 puntos en el primer cuarto. En su calidad y descaro hacia canasta se empezó a cimentar el triunfo andorrano y la derrota donostiarra. Solo pudo estar a su altura Michael Fakuade. El de Chicago se erigió en contrapeso del esloveno a nivel ofensivo, aunque los andorranos nunca perdieron la cabecera en el luminoso. Un triple de Blazic puso la máxima en el acto inicial, 18-11, pero los puntos de Fakuade más una canasta de Oroz y otra de Clark sirvieron para que hubiera partido tras los diez primeros minutos, 23-18.

Cuatro minutos después la ventaja local era el doble, 33-23 (min. 14). Fisac paró el partido pero no sirvió de mucho porque un triple de Jaime Fernández y un mate de Diagné pusieron los quince puntos de diferencia. Ante eso había mucho que remar y el GBC, como es su estilo, no cejó en el empeño de acercarse en el marcador. Los puntos donostiarras llegaban en cuentagotas y una bajada en los porcentajes del Morabanc hizo que la renta de quince bajara coincidiendo con los primeros puntos de Kenny Chery.

Un dos más uno de Daniel Clark, quien arrastró problemas en la rodilla según su entrenador, abrió una pequeña puerta a la esperanza donostiarra. Pero Blazic y Jaime Fernández -los dos mejores jugadores del Morabanc- se encargaron de cerrarla. Nuevamente los quince de desventaja para la escuadra de Fisac. El Delteco no terminaba de jugar redondo. Llegó el segundo triple para el GBC obra de Oroz, pero atrás no se daba ese paso adelante para frenar en seco al Andorra y con un mini parcial entrar en el partido.

David Walker se unió a la fiesta local con siete puntos en el tercer cuarto. Una técnica a Fisac por la que Jaime Fernández metió un tiro libre, dio la máxima al Morabanc, 65-46 (min. 27). Para ese momento tres guipuzcoanos componían el quinteto del Delteco. Maiza al base, Oroz como escolta y Beraza de 'cuatro'. La buena noticia de la matinal. Maiza metió su primera canasta en la ACB y cumplió un interesante partido. Doce minutos para el de Ibarra, seis puntos y dos asistencias.

Más

Swing y Agbelese acompañaron a los tres jóvenes, quienes punto a punto rebajaron la ventaja a quince. Si no llega a ser por Shurna, autor de cuatro puntos, el GBC quizá se hubiera metido en partido un poco antes. Después casi lo logra.

Los últimos diez minutos eran la última bala que le quedaba al Delteco, pero enseguida el Morabanc no dejó lugar a la sorpresa. Un parcial 8-0 puso por primera y única vez más de veinte puntos entre uno y otro, 77-56, después de una canasta de Stevic. Sin embargo el GBC no se dejó llevar. No es de ese club. Poco a poco, con paciencia, posiblemente ayudado por una pequeña relajación andorrana, pero la desventaja fue cayendo. Triple de Swing. Una canasta de Agbelese. Un robo de Oroz. Otro triple de Maiza. Después de una canasta de Swing, el GBC se puso a once, 83-72, con más de tres minutos por jugarse. Un dos más uno de Iverson y un triple de Albicy devolvieron el partido a la realidad. Ventaja cómoda del Morabanc que celebraba su clasificación matemática para los playoffs por segundo año consecutivo. Un golpe de ardor de Van Lacke con seis puntos en un minuto dejó la diferencia en trece. No se dejaron ir, pero con tanto balón perdido... Faltó pegamento.

EFE

 

Fotos

Vídeos