Resumen 2018

Año cero para el VAR

Santiago Jaime Latre revisa una jugada con el VAR durante el Real Madrid-Leganés. /Gabriel Bouys (Afp)
Santiago Jaime Latre revisa una jugada con el VAR durante el Real Madrid-Leganés. / Gabriel Bouys (Afp)

El videoarbitraje se presentó a lo grande en el Mundial de Rusia y en los últimos seis meses ha terminado siendo usado con gran éxito en España y 'contratado' para la Champions a partir de octavos

JACOBO CASTROMADRID

Había quienes afirmaban haberlo visto en otras ligas y otros que aseguraban que cambiaría el fútbol. Incluso unos pocos, antes de que se usase en algún partido del que fuesen espectadores, ya manifestaban que sería un elemento que destrozaría el deporte rey. Pero la realidad es que poco o nada se sabía en España del VAR antes de 2018. Algún Mundial de Clubes en el que se había probado, algún partido amistoso de la selección, pero pocos lo conocían o eran capaces de explicar su manera de funcionar. Sin embargo, con la llegada de 2018, alcanzó también una especie de 'VARmanía' a España.

Todo empezó cuando en marzo se anunció de manera oficial que el VAR entraría en funcionamiento en la Liga a partir de la temporada 2018-2019. A partir de ahí se iniciaron unos meses de especulaciones sobre si los árbitros estaban preparados para usarlo, sobre si se formaban o no de manera correcta, sobre quién iba a ser más beneficiado y quién más perjudicado por su aparición. Un debate intenso pero con una base muy inestable, ya que casi nadie sabía exactamente cómo o cuándo se utilizaba.

Y como si de un curso de formación se tratara, en junio llegó el Mundial de Rusia para mostrarle, a todos aquellos que no conocían en qué consistía el videoarbitraje, cómo se aplicaba. Y como todos los nuevos inventos, ninguno es perfecto desde el principio. A decisiones positivas, como el gol concedido a Iago Aspas ante Marruecos que envió como primera de grupo a España a octavos de final, se combinaron otras desastrosas, sobre todo desde el punto de vista disciplinario, con varias agresiones que tras ser revisadas por el árbitro principal se saldaron sólo con una amarilla. El punto más alto de esas dudas sobre el VAR llegó en la final del Mundial cuando no se revisó el primer gol francés, en el que Paul Pogba, pese a no marcar, intervino en la jugada desde una posición de fuera de juego.

Dudas

Aún con las dudas de lo ocurrido en Rusia, el videoarbitraje hizo su estreno en la Liga española en agosto. A partir de ese debut se han vivido más de cuatro meses en los que, en líneas generales, este nuevo modelo de arbitraje ha sido aceptado forma positiva por la mayoría de entrenadores, jugadores y aficiones. Los parones tras algunos goles, las esperas tras una posible jugada polémica, las carreras de los colegiados a la banda para revisar jugadas, los tiempos añadidos de siete u ocho minutos y, sobre todo, el gesto de los árbitros cada vez que acuden al videoarbitraje se han convertido en algo normal en el fútbol español. Sin embargo, la posibilidad de revisar las jugadas no sólo ha sido vista por el lado positivo, sino que ha servido para que muchos carguen más sus argumentos a la hora de atacar a los árbitros tras cometer errores. Porque, pese a que hay más justicia, los árbitros siguen equivocándose.

A este uso, en algunas ocasiones incorrecto, de la herramienta, se une el desconocimiento por una gran parte de la afición y de los equipos de su uso exacto. La frase «el VAR no lo ha revisado», completamente falsa, ya que todas las jugadas son chequeadas, se ha convertido en un clásico en la boca de quienes atacan la labor del videoarbitraje. Por otro lado, las continuas alusiones a que el VAR debe «rearbitrar» jugadas, cuando su labor es ayudar a los colegiados ante situaciones que no hayan podido ver o en las que hayan visto algo distinto a lo que ha ocurrido, siguen estando a la orden del día.

Pero pese a todas las críticas, 2018 se cierra con la noticia de que la Champions, la competición de clubes más importante del mundo, también incorporará el videoarbitraje a partir de octavos de final. Una noticia que muestra a las claras el éxito que está teniendo pese al poco tiempo que lleva en funcionamiento. Ahora ya nadie se imagina un fútbol sin VAR. 2018 fue su año de presentación en España para el gran público. Una herramienta que ha venido para quedarse y cambiar la vida al fútbol y a todos sus aficionados.

 

Fotos

Vídeos