Segunda B

El Unión saca un buen punto en El Sardinero

Beitia trata de robar el esférico a un jugador del Racing ayer en El Sardinero./Roberto Ruiz
Beitia trata de robar el esférico a un jugador del Racing ayer en El Sardinero. / Roberto Ruiz

Los de Agirre empatan en casa del líder, el Racing, que tuvo en las botas de Barral el gol de la victoria en un penalti detenido por Txusta

OPTA SPORT

El Real Unión ha vuelto a mostrar su mejor cara, la que suele enseñar más a domicilio quecomo local. El conjunto txuribeltz ha cosechado su décimo empate esta temporada en Segunda División B como forastero, en esta ocasión en el estadio más complicado de la categoría, El Sardinero. Solo dos derrotas como visitante en este curso es el bagaje del equipo que ocupa la zona de 'playout', dato que habla muy a las claras que el problema no reside en los planteamientos cuando se juega fuera del Stadium Gal. Podía haber salido mal y salir goleado, pero no cabía otra y los jugadores fronterizos han ejecutado el sistema defensivo de Joseba Agirre, técnico en funciones hasta que Alberto Iturralde se haga cargo del equipo. El astigarratarra será presentado el lunes y dirigirá su primer entrenamiento con el Real Unión.

El Racing obtuvo la posesión del balón, pero el Real Unión, bien ordenado en todas las zonas del campo, se defendía cómodamente y pisando, de vez en cuando, la parcela racinguista. Las jugadas más peligrosas se hicieron esperar y todas cayeron del lado cántabro. En el minuto 23, Lombardo, de jugada individual, lograba zafarse de dos rivales mientras trazaba una diagonal hacia dentro para finalizar la acción con un disparo sobre la meta irundarra donde Txusta se lucía con una gran estirada y enviaba el esférico a córner por encima del larguero. En el 36, Castañeda ponía un pase en largo sobre el área unionista para que Sergio Ruiz intentase una vaselina sobre el meta irundarra, pero el guardameta visitante atrapó el esférico con seguridad.

0 Racing de Santander

Iván Crespo, Buñuel, Castañeda, Olarzua, Jordi Figueras, Mario Ortiz, Sergio Ruiz (Dani Segovia m. 77), Nico Hidalgo (Cayarga m. 67), Cejudo (Noguera m. 60), Lombardo y Barral.

0 Real Unión

Txusta, Garro (Sola m. 52), Etxabeguren, Esnaola, Estrada, Ceberio, Alan Eizmendi, Beitia, Senar, Eneko Eizmendi (Lizárraga m. 86) y Galán (Etxaburu m. 73).

Árbitro:
Ripoll Solano (colegio balear). Amonestó a los visitantes Eneko Eizmendi y Estrada
ncidencias:
Campos de Sport de El Sardinero. 6000 espectadores.

La ocasión más clara llegaría con el tiempo cumplido en una acción de Nico Hidalgo por la banda derecha. Su centro lo recibía Barral para, a la postre, ser derribado por Etxabeguren, decretando el colegiado del encuentro la pena máxima. El propio Barral lo ejecutó a media altura hacia el palo derecho de la portería fronteriza, pero Txusta evitó el 1-0 de forma prodigiosa con una gran parada.

En el inicio de la segunda parte, el Real Unión tuvo la ocasión que llevaba esperando desde el pitido inicial. Corría el minuto 53 cuando Eneko Eizmendi realizó una gran acción por banda izquierda. Llegó a línea de fondo para servir al punto de penalti a un Alain Eizmendi que disparó ajustado al poste de la portería racinguista marchándose el balón por fuera. No hubo más. Ni por uno ni por otro contendiente. Mientras el sopor y la incertidumbre se apoderaba de El Sardinero, la concentración y la confianza se incrementaban en las huestes visitantes.

Los de Irun se atrincheran

La posesión del Racing se agigantó a medida que fueron avanzando los minutos y el Real Unión se encontró más cómodoatrincherado en su parcela. Los cántabros fueron un quiero y no puedo en toda regla, con mucho pase y toque horizontal. El cuero viajaba de un lado a otro de forma intrascendente adoleciendo los locales de falta de profundidad y último pase, incapaces de superar un muro unionista que supo neutralizar los múltiples centros al área.

Y toda la culpa la tuvo la disposición irundarra con una buena presión en el medio del campo y manteniendo la calma suficiente para gobernar los compases de un partido donde el reloj se convertía en su principal aliado. Ni se inmutó cuando Joseba Agirre tuvo que relevar a un lateral como Garro, cambiando a Estrada de banda y sacrificando a Senar en labores defensivas. A destacar Ceberio, que no solo realizó un buen trabajo en la medular, sino que sobresalió en el aspecto defensivo, sobre todo cuando pasaba de jugar por delante de los dos centrales para a veces incrustarse entre ellos.

Tras este nuevo empate, el conjunto txuribeltz se mantiene en la decimosexta plaza de la clasificación –puesto de promoción de descenso– con 32 puntos. El próximo sábado (17.00 horas) el Real Unión recibirá en el Stadium Gal al Durango, colista de la categoría con 23 puntos. Se trata de un partido vital para los unionistas si quieren alejarse de los puestos de descenso. Solo vale ganar o ganar para los irundarras.