Sudáfrica, el primer rival de España