Un fin del Ramadán muy especial para Irán

Jugadores de Irán celebrando el gol/EFE
Jugadores de Irán celebrando el gol / EFE

El conjunto de Carlos Queiroz se llevó los tres puntos en el 'Aid al Fitr', la jornada que marca la culminación del ayuno sagrado

MELISA CABALEIROMadrid

El combinado iraní seguramente no esperaba un final de fiesta así. Tras un partido algo espeso, en el que Marruecos tiró del carro e Irán esperó para lanzarse a la contra, llegó la sorpresa. Corría el minuto 94 de la prórroga cuando un saque de esquina desde la izquierda, lanzado por Haji Safi, generó el autogol de Bougaddouz.

Ambos llegaban a este partido inaugural del grupo B -cuadro en el que también se encuentran España y Portugal-, tras cumplir desde el pasado 16 de mayo el mes de ayuno al que obliga el Ramadán. Mucho se ha especulado sobre la obligación de los futbolistas ante estas estrictas obligaciones religiosas, teniendo un Mundial a la vuelta de la esquina. Y es que, un total de seis países de mayoría musulmana participan en Rusia: Egipto, Irán, Senegal, Marruecos, Túnez y Arabia Saudí.

Hasta ahora, Arabia Saudí y Egipto, han sufrido sendas derrotas. El combinado saudí se llevó una goleada por parte de Rusia en el partido inaugural y tampoco puso demasiada oposición en evitar lo que parecía inevitable. Por su parte, el conjunto de Héctor Cúper aguantó el 0-0 hasta el minuto 89 en el que José María Giménez marcó y le robó los tres puntos (o al menos, el punto, si ese resultado se hubiera mantenido hasta el final) al Egipto de Salah, que tuvo que ver la derrota de su equipo desde el banquillo.

El cansancio entre los jugadores de Marruecos e Irán quedo patente sobre todo en la recta final del encuentro, en la que se lesionaron -no de gravedad- hasta tres jugadores (Omid, Amrabat y Benatia). Un fin del Ramadán, en el que, sin duda, la suerte ha mostrado su cara más amarga ante Marruecos y la fortuna ha sonreído a Irán.

 

Fotos

Vídeos